Publicidad

partido grande en Las Veredillas, que lució casi como en sus mejores ocasiones (lo que las limitaciones covid permitieron), para un derby del Henares que volvió a quedarse en casa. A pesar de su mal primer tiempo, los torrejoneros se alzaron con una holgada victoria ante su máximo rival, que una vez por debajo en el marcador se fue del partido.

Prácticamente en tinieblas (algún día el Ayuntamiento cumplirá su promesa de cambiar la deficiente iluminación del estadio), pero con un gran ambiente entre las dos aficiones que no paraban de animar, se disputó un buen partido de fútbol, que tuvo una mitad para cada equipo. En la primera dominaron los visitantes, a través de la posesión del balón y jugando en campo contrario; pero con nula profundidad y finalización. Los de Jorge Martín de San Pablo jugaban con mucho criterio el balón, y tenían sometido al Torrejón; que eso sí, vivía el partido plácidamente. A pesar de jugar con tan solo tres efectivos atrás, los de Alberto Martín no sufrían atrás. El Alcalá apenas lograba superar la zaga local. Y cuando lo hacía, el balón no encontraba rematadores. El balón pasaba mansamente por el área defendida por Nacho, que solo tuvo que intervenir en una acción de Malote que volvió a intentar el gol olímpico. El resto (poco), fueron disparos desde fuera del área que se les marchaban fuera a los complutenses, sin inquietar al meta. Aunque eso sí, mucho más tranquilo vivía Degre en el área contraria, que salvo en una falta de Doménech y un remate alto de Carlos Hernández, apenas tuvo compañía en el primer tiempo, salvo el de sus aficionados que gritaban desde la nueva grada (insuficiente) instalada en el fondo de Las Veredillas.

La segunda parte fue harina de otro costal, y eso que apenas dio tiempo a que se desarrollara el juego, cuando llegó la acción que cambió el devenir del partido. Con muchos de los aficionados retornando a su asiento, Doménech sacó la barita para marcar el gol de la jornada, y uno de los de la temporada. Parecía que su equipo iba a seguir sometido, hasta que convirtió un robo de balón en el gol de la jornada. Tras recibir el balón de una recuperación, desde el círculo central vio adelantado a Degre y no se lo pensó dos veces. En cuanto controló el balón, soltó un chut perfecto, con el que el balón dibujó una parábola, cayendo a tiempo y rozando el palo.

El gol fue un golpe muy duro para los alcalaínos, que tardaron en despertar. El partido bajó en enteros, con un Torrejón que trataba de arañarle segundos al crono cuando podía mientras su ventaja era mínima, y situando a sus dos carrileros (Fredy y Carlos Hernández) más a la altura de su defensa que en posiciones ofensivas como en el primer tiempo. La posesión de balón se equilibró, teniendo el Alcalá un atisbo de reacción con dos ocasiones prácticamente consecutivas que de Dani Ponce y De Pedro, que parecían darle emoción al choque.

Pero todo fue un espejismo. Aunque lo intentaban, los visitantes ya no movían el balón con tanta fluidez y precisión como al principio, y al contrario que el domingo anterior, parecieron desesperarse. Enfrente el Torrejón no tenía prisa, sabiéndose por encima en el marcador, teniendo ya poco más que ganar.

Mediado el segundo tiempo, llegó el segundo tanto torrejonero. En una cabalgada por la banda, Fredy en jugada personal se fue de dos adversarios, ganando la línea de fondo. Desde allí, le puso un caramelito raso a Dani Ro, que entrando en el primer palo, entre un defensa y el cancerbero, tocó lo justo el balón para hacer el segundo.

El 2-0 terminó de hundir a los alcalaínos. Los de Jorge Martín de San Pablo parecieron izar bandera blanca, ante un Torrejón que pareció no querer hacer más sangre, sobre todo pensando que venían de competir hace apenas tres días, y que el domingo toca más de lo mismo. Los franjiblancos tenían a su merced a su adversario, y a ocho minutos para el final redondearon la noche, en una muestra de lo que fue el Alcalá en los últimos minutos. Y es que tras un muy flojo despeje de la zaga, hasta tres jugadores locales tocaron cuatro veces el esférico entre la frontal y el área, ante una defensa rival que llegaba tarde a todos los intentos de corte de balón. Al final, el canterano Guti acabó rematando raso entre dos defensas. El disparo centrado llegó a tocarlo Degre, pero con poca contundencia lo que propició que el esférico entrara cerca del palo.

Con el 3-0 el partido prácticamente murió, agotando ambos entrenadores los cambios para dar algo de descanso de cara al partido del fin de semana. Y aunque Cuevas en el poco tiempo que jugó pudo hacer el cuarto, el marcador ya no se movería más, logrando así el Torrejón ampliar su pleno de victorias, lo que le hacen comandar la tabla junto al filial del Fuenlabrada; a costa de un Alcalá que, de momento, naufraga lejos de El Val, habiendo perdido en sus dos desplazamientos hasta la fecha.

TORREJÓN Nacho Esteban; Rubén, Balles, Benítez; Fredy (Cuevas 84’), Heras (A) (Guti 77’) (A), Dani Ro, Gonzalo Rodríguez, Carlos Hernández (A) (Jesús Rodajo 77’); Christian (A) (Mario 68’) y Fernando Doménech (Rodri 84’).
ALCALÁ
Degre; Huelves (Izan 71’), Jose Ángel (A) (Chato 71’), Luis Enrique (A), De Pedro; Favio; Ángel (Alan 76’), Malote, David Fernández (Hervías 71’); Garci y Dani Ponce (A) (Nico 86’).
GOLES 1-0 Fernando Doménech (47’); 2-0 Dani Ro (72’); 3-0 Guti (82’).
ÁRBITRO Delgado Benítez. Amonestó al técnico local, Alberto Martín.
INCIDENCIAS Las Veredillas, unos 500 espectadores.
Los Importantes 2021/2022
TORREJÓN
ALCALÁ
3. Doménech 3.
2. Dani Ro 2.
1. Freddy 1. Malote
E: Alberto Martín 2 E: Jorge Martín de San Pablo 1
Á: Delgado Benítez 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí