Publicidad

de momento, el único refuerzo en ataque es Raúl Hernández. Cara conocida, por cierto, en Matapiñonera. El extremo militó en el Sanse en la temporada 19/20 y, tras su andadura en el Algeciras, vuelve al combinado blanquirrojo para aportar pólvora arriba.

La cosa va de reencuentros, porque Iván Pérez, exjugador sansero en la 18/19, también regresa a la zaga. El lateral izquierdo, que ha pasado un año sin mucho protagonismo en el Real Murcia, aterriza en Matapiñonera de nuevo. Allí seguirá compartiendo vestuario con el central Álvaro Moreno, que también vuela lejos del Enrique Roca en busca de un futuro mejor en Primera RFEF.

Además, la defensa del Sanse ha incorporado a Gonzalo Llenera, central procedente del Badalona.

Pase lo que pase, la meta blanquirroja estará bien cubierta, pues dos nuevos nombres llegan para defender al Sanse bajo palos. Miguel Bañuz, ya exportero del Andorra, fue el primero de ellos en hacerse oficial. El guardameta acumula experiencias pasadas como la participación en la selección sub-19.

El joven Ismael de Andrés, procedente del filial del Albacete, también estará bajo las órdenes de Marcos Jiménez a lo largo del próximo curso. Ya sabe lo que es jugar en equipos madrileños, ya que estuvo en Las Rozas y Getafe B.

Pero, al igual que la puerta de entrada de Matapiñonera se encuentra más que concurrida, la de salida también está funcionando. A las bajas de Cidoncha y Paredes -que ya se anunciaba a principios de junio- le han seguido otras tres más: Quizás la más sorprendente sea la de Felipe Reyes, el arquero recibió una oferta de renovación por parte de club; sin embargo, decidió no continuar. Tampoco lo hará Diego Simón, reclutado por El Ejido para -al menos- la próxima temporada. La última baja entre las filas del Sanse se hacía oficial este pasado martes: Manu Miquel se despedía en redes de equipo y afición para volver a «su casa», Don Benito.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí