Publicidad

Ni el más optimista de los espectadores hubiera afirmado a la media hora de juego que el partido terminaría con cinco goles. Pero los hubo, y cuatro de ellos anotados en una segunda mitad que empezó con el Paracuellos por delante gracias al tanto de Kevin poco antes del descanso. El filial franjirrojo igualó por medio de Boigues y lo hizo, también, a posteriori mediante Ilies para neutralizar la diana de Nabil, pero, un minuto después del 2-2, Kevin firmó su doblete y se llevó los tres puntos para Majadahonda.

Hubo que esperar 31 minutos para ver un remate, aunque ni siquiera llegó a las manos de uno de los porteros. Kevin bloqueó el disparo de Rubén de Tomás, novedad de última hora en la alineación de Dongil por la lesión de Aguirre en el calentamiento. Hasta entonces, el encuentro tenía al Rayo Vallecano «B» como protagonista con el balón en sus pies y a un Paracuellos que lo fiaba prácticamente todo a los desequilibrios que pudiera provocar un Álvaro Merencio que fue, una vez más, el jugador por el que pasó el juego constantemente.

Pese a que los de Manu Alcázar parecían llevar más peligro en sus aproximaciones, los locales gozaron de una situación muy clara en el ecuador del primer tiempo. Héctor Peña habilitó en profundidad a José Luis, que cayó al césped dentro del área, aunque, a juicio del árbitro vasco Carte Echeverria, que dio la sensación de que acertó, el portero visitante Diego Moreno llegó antes y barrió limpiamente el esférico. La jugada finalizó en saque de esquina.

De un córner, precisamente, pero a favor del Paracuellos Antamira, llegó el 0-1. Álvaro Merencio puso el servicio a la testa de Kevin de la Llave, que adelantó a su equipo con un testarazo perfecto. El gol se produjo en los minutos de mayor peligro del filial del Rayo Majadahonda hacia la meta vallecana de la primera mitad, porque Pantoja se tuvo que emplear a fondo para enviar a saque de esquina el lanzamiento de Cortés, que se rehizo de la jugada anterior en la que, con más espacio y en un contragolpe aparentemente claro, decidió mal al tocar para Merencio.

La segunda parte fue radicalmente opuesta, ya no solo por los cuatro goles, sino por una mayor actitud de los dos conjuntos a buscar la meta contraria. Sobre todo, por parte franjirroja de forma natural, ya que el resultado adverso le obligaba a dar un paso al frente. No obstante, la reacción inicial del Rayo se redujo a un zurdazo de Héctor desde fuera del área que atrapó Diego Moreno. Del bando visitante, Cañizares dio la réplica en un disparo detenido por Pantoja.

Dongil no terminaba de verlo claro e introdujo a Ilies por un apagado Rubén de Tomás. Dos minutos después, el 1-1 de Jesús Boigues, que cabeceó en plancha el centro de Iker Recio, al que el conjunto visitante dejó progresar con demasiada permisividad. Ilies no intervino en la jugada del empate, pero sí en los minutos posteriores, en los que el Rayo B se quedó al borde de dar la vuelta al electrónico. El delantero fue una amenaza por alto, puesto que peinó un córner al travesaño (el balón botó claramente fuera) y en el siguiente saque de esquina remató, también con la testa, a los dominios de Diego Moreno.

Sin embargo, cuando nada hacía presagiar el gol del filial majariego, este sucedió en la segunda jugada de otro córner. Iván Fernández colocó un centro templado a la zona de castigo que Nabil transformó en el 1-2 con otro gran cabezazo. De nuevo, le tocaba remar al cuadro de la franja, que volcó su juego, principalmente, por el flanco izquierdo, el de Vere, que ingresó en el descanso en lugar de Sergio. Un centro del ex del Torrejón lo remató fuera Gimeno, incorporado al ataque. Antes, Diego Méndez disparó arriba e Ilies volvió a imponerse por alto en una acción de estrategia, aunque sin éxito.

Finalmente, el Rayo B e Ilies encontraron el premio a la insistencia, aunque con una dosis de fortuna, porque Diego Moreno no pudo blocar el cuero y dejó el rechace a tiro de Iker Recio a merced de Ilies, que restableció el empate a placer. No obstante, la alegría franjirroja apenas duró un minuto, lo que tardó Kevin de la Llave en abrir a banda a Jaime Heras y rematar el centro del ‘3’ como si de un goleador nato se tratara. El golpeo fue perfecto, de primeras y prácticamente a bote pronto. El balón se alejó de Pantoja, que nada pudo hacer para evitar una nueva ventaja del Paracuellos.

La inercia del encuentro invitaba a pensar en, por qué no, más goles. Y se quedó cerca de lograrlo un Rayo Vallecano «B» que empujó hasta el pitido final. Sergio Gimeno mandó un libre directo ligeramente arriba y un testarazo fuera. Ilies, por su parte, no pudo aprovechar el fallo en cadena en el despeje de varios zagueros del Paracuellos Antamira. Carlos Pantoja, incluso, se incorporó al ataque para la última acción a pelota parada, pero la defensa visitante tiró la línea del fuera de juego lejos de la meta y abortó la posibilidad del 3-3. Tras tres jornadas sin vencer, los de Manu Alcázar regresan a la senda del triunfo y dan un salto importante en la clasificación, situándose en mitad de tabla a tan solo un punto de su rival en la mañana de este miércoles.

RAYO VALLECANO B Pantoja (A); Diego Méndez (A), Gimeno, Iker Recio (A); Boigues (Quivira, 73′), Manu Navarro, Arratia, Sergio (Vere, 46′); Rubén de Tomás (Ilies, 56′), Héctor (Asier, 73′), José Luis.
PARACUELLOS ANTAMIRA
Diego Moreno; Álex, Nabil, Kevin (A); Rojas, Tijan, Iván Fernández (A) (Acho, 89′), Álvaro Merencio (Heras, 67′); Javi Fer (A) (Facu, 67′); Cañizares (Solomon Gyesi, 75′), Cortés (Losada, 75′).
GOLES 0-1 Kevin (38′); 1-1 Boigues (58′); 1-2 Nabil (66′); 2-2 Ilies (85′); 2-3 Kevin (86′)
ÁRBITRO Asier Carte Echeverria
INCIDENCIAS Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, campo 4, unos 175 espectadores.
Los Importantes 2021/2022
RAYO B
PARACUELLOS
3. 3. Kevin
2. Ilies 2. Álvaro Merencio
1. Vere 1. Nabil
E: Ángel Dongil 1 E: Manu Alcázar 1
Á: Carte Echeverria 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí