Publicidad

Merecidísimo y sufrido empate del Sanse en su visita al Sardinero tras superar con nota muy alta un encuentro ante uno de los equipos más poderosos del grupo uno de la Primera RFEF. Aunque las estadísticas digan que el Sanse disparó dos veces a la madera, la realidad es que su mayor virtud fue el perfecto planteamiento defensivo. Un plan que radicaba en tener al Racing lejos del área sansera porque en la inmediaciones los montañeses mostraban, con poco, el peligro que tienen como locales. El Sanse supo defenderse lejos, casi siempre con el balón evitando pérdidas y que el partido se jugara en medio campo. Casi siempre funcionó, decimos casi siempre, porque enfrente estaba el segundo clasificado y un equipo con un potencial muy superior al de la mayor parte de los equipos de la división. Y cuando el entramado defensivo flaqueó, apareció un sideral Mañuz para blindar su portería y conceder al Sanse un punto que tiene que saber a auténtica victoria.

Salieron mandando los locales a los que el Sanse no tuvo reparo en ceder la posesión para buscar el espacio. La buena disposición defensiva de los madrileños no permitía que los cántabros tuvieran fluidez evitando que Mañuz tuviera demasiados problemas en su territorio. De hecho remate con peligro de verdad no contamos ninguno de los verdiblancos aunque el bullir de Camus y la calidad de Pablo Torre generara alguna situación complicada para la defensa sansera. Aún así la primera de  verdad estuvo en botas de Borja Martínez con un lanzamiento de libre directo que se envenenó hasta el extremo de irse a la madera.

Y la mejor fue sansera: una colada de Fer Ruiz por su banda acabó con pase atrás que remató pero con el infortunio de estrellar su disparo en la defensa. Con el transcurrir de los minutos las mejores opciones ofensivas fueron visitantes aunque, al igual que su rival al principio, faltó definición para sacar partido a buenas internadas. Claro que para el plan madrileño que la pelota estuviera en campo racingista era una magnífica noticia para evitar que los santanderinos tuvieran presencia en área visitante. De hecho hasta el descanso las mejores llegadas y el control del partido estuvo en botas de los de Marcos Jiménez.

La vuelta de vestuarios refrendó que el plan sansero de tener al Racing lejos del área era una buena idea porque en diez minutos los locales generaron más peligro que en toda la primera mitad. Aunque fueron los sanseros los que apuntaron (mal) primero con un lanzamiento de falta de Fer Llorente que repelió el travesaño con Parera batido. A partir de ahí, a sufrir. Bañuz tuvo que emplearse a fondo en una doble parada soberbia para evitar el uno a cero, luego Barreda estuvo listo, listo para adelantarse al remate de Cedric y mantener incólume su portería. A nadie le puede extrañar el sufrimiento ¡estamos en el Sardinero! Pese a todo el Sanse se rehizo, dio un paso adelante para sacar al Racing de su área y, de paso, intentar sorprender en alguna contra. Mucho más fácil contarlo que hacerlo porque los santanderinos son un gran equipo y más en casa.

Aunque se resintiera el espectáculo a los madrileños les convenía que no pasara nada. Más o menos consiguieron que Bañuz “se aburriera “un rato. Todo lo que el Racing consiguió fue un disparo de Justo que atajó bien el portero visitante y algunas jugadas a balón parado donde el evidente peligro era controlado por el buen trabajo de los centrales sanseros. En una de esas que se les escapó a los defensores apareció Mañuz para boicotear un remate de Pol Moreno que olía a mallas. Luego hubo un gol anulado a Harper por clara falta sobre el portero madrileño pero los de Marcos sufrían. El plan era el mismo de antes, alejar el balón, que el duelo se dirimiera en cancha del Santander porque si tenía que resolverse en área sansera… Pintaría muy mal. Con el tiempo cumplido el partido mutó en asedio: Bañuz volvió a evitar el gol con una parada brutal, acto seguido un despeje de Mario acabó en el larguero de su portería y finalmente el colegiado pitó el final para conceder a los madrileños un merecido empate.

RACING DE SANTANDER Parera; Mantilla, Pol Moreno, Satrústegui, Simón; Soko (Manu Justo 78′), Íñigo Sainz-Maza (A), Borja Domínguez, Camus (Bustos 61′); Pablo Torre (Yeray 83′) y Cedric (Harper 61′).
SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES
Miguel Bañuz; Fer Ruiz, Barreda, Juanra, Baro, Raúl Hernández (Carlitos 88′); Borja Sánchez (Mario González 88′), Fer Llorente, Borja Martínez; Jime (Dani Molina 63′) y Jauregui (Arturo 76′).
GOLES No hubo.
ÁRBITRO Iván Muñoz Pérez, comité valenciano.
INCIDENCIAS El Sardinero, unos 3000 espectadores.
Los Importantes 2021/2022
SANSE
3. Miguel Bañuz
2. Baro
1. Borja Martínez
E: Marcos Jiménez 3

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí