Publicidad

en seis victorias consecutivas se quedó la marca de la RSD Alcalá esta temporada (al menos por el momento). Los de Jorge Martín de San Pablo, que curiosamente jugaron el mejor partido de los dos últimos meses, vieron frenada su espectacular dinámica frente a un Pozuelo con las ideas muy claras, y que acabó siendo un muro insuperable para los rojillos.

Ambos equipos afrontaron el partido con cuatro cambios en el once inicial, más por aquello de las rotaciones que otra cosa, puesto que ambos venían de ganar la jornada anterior. Lo que no variaron fueron sus esquemas habituales de juego. Los verdes, con cinco atrás y tres hombres en punta; mientras que los rojillos formaron con su ya clásico 4-1-3-2. El balón y el peso del partido correspondió, como era de esperar, a los alcalaínos. Una circunstancia prevista por ambos entrenadores, y que no le era ni desconocida ni incómoda para el cuadro local, que se defendía como gato panza arriba.
Ocasiones de gol se vieron pocas. El Alcalá tocaba y tocaba, tratando de amasar el cuero y teniendo paciencia, sabiendo que no era fácil superar la tela de araña tejida por su rival. En el centro del campo fluía bien el balón para los complutenses. Pero a la hora de superar la última línea, la situación cambiaba. Por dentro era misión imposible para los forasteros, y por fuera, cuando lograban desbordar, siempre acababa apareciendo un jugador vestido de verde para cortar la acción. Por alto, debido a la mayor corpulencia de sus futbolistas, ganaba también todo el Pozuelo; que también salía en vencedor en los duelos cuando los rojillos querían jugar directo.

Así pues, con el balón corrido, Christian nunca temió por su portería, mientras que a balón parado lograron los alcalaínos sus dos grandes ocasiones del primer tiempo. Ambos, dos saques de esquina a la derecha del cancerbero. En el primero, el meta metió una gran mano a remate de Santi Núñez en el segundo palo; mientras que en el segundo nada pudo hacer con el cabezazo de Alonso en el primer palo superada la media hora. Un tanto, que fue el del empate para los del Corredor, puesto que seis minutos antes Sanjurjo había adelantado a los suyos. En una de las pocas llegadas al área rival del Pozuelo en la primera mitad, Monzón soltó un centro chut que Aarón repelió como pudo. El balón suelto le cayó a su ex compañero Pradillos, que metió el pie a media altura buscando el tanto. Sin embargo, se topó de también con el cancerbero, que eso sí, ya con el tercer remate, obra de Sanjurjo en el segundo rechace, no pudo hacer nada.

Al descanso se llegó con empate a uno, y tras el mismo Monzón dejó su sitio a Del Amo, sin alterar el esquema, como tampoco se alteró el desarrollo del juego. El Alcalá tenía el balón y lo mimaba con paciencia, ante un Pozuelo bien pertrechado atrás, que además, rápidamente, se puso de nuevo por delante en el marcador. En una contra trenzada por al banda izquierda, Boriba corrió la banda hasta que le cedió el balón a Lele. Éste asistió a Salmerón, que se internó en el área y remató, repeliendo Aarón. Sin embargo, el balón le quedó muerto a Pradillos, que no tuvo más que empujarla para marcar prácticamente a puerta vacía, puesto que el cancerbero había quedado vencido en el suelo.

De nuevo por delante en el marcador, el Pozuelo cerró aún más líneas. Sabía Granero que lo más difícil estaba conseguido, y que si no cometían errores y no concedían espacios, tenían la victoria en su bolsillo. Ante el empuje del Alcalá, que pasó a jugar totalmente en campo contrario, los pozueleros mutaron a un 5-4-1, con el que no concedían un solo hueco a los cervantinos. Los de Jorge Martín de San Pablo tocaban y buscaban pacientemente espacio libre para penetrar y hacer daño, pero no lo encontraban. Por no conceder, el Pozuelo no les concedía los córner con los que hicieron daño en el primer tiempo. Y viendo que se le acababa el tiempo, el técnico toledano cargó con todo, metiendo todo el potencial ofensivo del que disponía en el banquillo, sin éxito. Y aunque al final, a base de tanto insistir los rojillos tuvieron algún remate esporádico, lo cierto fue que Christian no tuvo que intervenir en ningún momento para evitar el empate. Es más, casi acabando el partido, Óscar Saugar tuvo la sentencia, en un mano a mano que le sacó Aarón por bajo.

De este modo, el Alcalá vio frenada su escalada, perdiendo el segundo puesto conseguido el pasado domingo, aunque con más partidos disputados que sus rivales (los rojillos son los únicos que ahora mismo no tienen partidos pendientes). Por su parte, el Pozuelo se reengancha a la zona noble tras el tropiezo de todos los equipos que le precedían en la tabla, y sobre todo, se reencontró con la victoria en el Valle de las Cañas, donde no ganaban desde el veintiuno de Noviembre.

POZUELO Christian; Monzón (Del Amo 46’), Héctor (A), San José, Boriba, Sanjurjo; Óscar Saugar (Del Val 91’), Momprevil (A); Lele (Jaime 74’), Pradillos (Del Barco 79’) y Salmerón (Galo 65’).
ALCALÁ
Aarón; Huelves, Santi Núñez (A) (Favio 80’), Luis Enrique (A), Adri; Chato; Ángel (A) (Jaime 65’), Alonso (A), Pablo Rivero (Hervías 65’); Izan (Sanse 84’) y Dani Ponce (Tanque 80’).
GOLES 1-0 Sanjurjo (29’); 1-1 Alonso (35’); 2-1 Pradillos (50’).
ÁRBITRO Acevedo González. Amonestó al preparador físico visitante, Perdi.
INCIDENCIAS Valle de las Cañas, unos 100 espectadores.
Los Importantes 2021/2022
POZUELO
ALCALÁ
3. 3.
2. Sanjurjo 2. Alonso
1. Boriba 1. Ángel
E: Juanjo Granero 2 E: Jorge Martín de San Pablo 2
Á: Acevedo González 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí