Publicidad

en este 14 de febrero en que se celebra San Valentín, o lo que es lo mismo El Día de los Enamorados, se enfrentaron en los Campos Municipales de la Oliva en Majadahonda, el Paracuellos Antamira y el Moratalaz. Manu Alcázar situó a sus jugadores en un sistema de cuatro defensas, con dos laterales de mucho recorrido, trio de centro campistas, donde la manija del juego la llevaba Mayorga, con un Pitu que se desenvolvía en la línea media y en el ataque, mientras que arriba colocaba tres puñales con mucha movilidad a lo largo del encuentro. Jorge Vallejo alineó un póker en la retaguardia, aunque poco le duró, ya que antes del cuarto de hora se lesionó el central Pablo Sanz, siendo sustituido por Gudiño, en la medular tres futbolistas, con Vasco como organizador, al que a veces secundaba Ayuso, y la ofensiva tripleta atacante, algo desdibujada a lo largo del choque.

Los primeros diez minutos de partido, fueron de tanteo, y aunque el juego era dinámico, ninguno de los dos equipos lograba apoderarse del cuero, y tampoco creaban oportunidades de marcar gol. Sin embargo, cumplido el minuto trece, un pase en profundidad le llegaba a Pitu, el habilidoso jugador blanco, en el área driblaba a su marcador, se hacía hueco, y de sutil toque con su pierna zurda, lanzaba un disparo que se clavaba en la portería defendida por Yayo, colocando el 1-0 en el luminoso de La Oliva.

Tras el gol encajado el Moratalaz dio un paso adelante, queriendo hacer valer su clasificación en la tabla, y aunque tuvo más posesión de la pelota, no inquietaba el área de Diego, mientras que el Paracuellos Antamira, cuando hilvanaba jugadas siempre llevaba peligro al área foránea.

En el minuto veinte, en una pared entre Pitu y Álvaro por la banda izquierda, este ultimo se metía en el área, y con su pierna izquierda remataba a puerta, obligando a Yayo a realizar una parada poco ortodoxa, atrapando la pelota entre sus piernas. Dos minutos después Álvaro botaba una falta para los locales, y el posterior remate de Luis Enrique lo detenía fácil Yayo. Antes de llegar la media hora de juego, los filiales majariegos marcaron jugada por la izquierda, recibía Iván López en largo, se escapaba de su marcador, y le enviaba un pase a Adrián Montesinos, el lateral regateaba a dos contrarios, y frente a Yayo disparaba un derechazo que se paseaba por la línea de gol, saliendo el balón fuera pegado al poste derecho.

El Morata estaba algo desconcertado, aun así, pudo marcar de falta directa, que botó Luismi, pero su lanzamiento salió lamiendo el palo derecho de la portería defendida por Diego, en una de las pocas ocasiones de los visitantes. El Paracuellos Antamira estaba realizando un gran encuentro, dejando una grata impresión a los cerca de 100 espectadores que se dieron cita en Majadahonda, y casi siempre que profundizaban llevaban peligro al campo rival. Un libre indirecto que puso en juego Álvaro, le llegaba a Iván, que remataba según le venía la pelota, obligando al portero foráneo a realizar una gran parada, desviando el esférico a córner, a cuyo saque consiguió golpear de cabeza Víctor en el primer poste, reclamando el defensa local mano de un defensa, pero el arbitro no lo vio así, y señaló saque de esquina.

Cuando se disponían a sacar el córner, la bronca seguía en el área de Yayo, y tanto era así que el Sr. Claveria García mostró tarjeta roja a Ayuso, parece ser que por una presunta agresión de este jugador a un contrario. El partido que se había puesto muy cuesta arriba, concluyó en su primera mitad, y con mucho tiempo por delante, un gol en contra, y un jugador menos, los de Moratalaz lo tenían difícil, frente a un Paracuellos muy enchufado.

Francisco Javier Fernández Rodríguez puso el balón a rodar para disputar los últimos cuarenta y cinco minutos en el cuidado césped artificial del campo principal de La Oliva, y desde el principio se comprobó que los del campo del Urbis no estaban dispuestos a entregar la cuchara, apostando su míster por adelantar a su equipo, en una especie de cuatro, tres, dos, con los laterales jugando muy adelantados, para intentar paliar la baja de un efectivo, siendo Adnan el que se tenia que sacrificar jugando en la medular, pero apoyando a sus compañeros de la delantera. La presión de los de negro, logró un saque de esquina, que no creó problemas a Diego, pero a continuación la bola le llegaba a Yayo, quien fruto de la presión que también ejercían los de blanco, le entrego el esférico a Tass, que no se lo creía, y su tímido remate lo detuvo sin problemas el buen cancerbero del equipo de la Avenida del Dr. García Tapia.

Y cuando apenas se había cumplido el minuto cincuenta, en una indecisión de Gudiño, en pugna con el siempre presente Pitu, el mas listo de la clase dejaba pasar el balón dentro del área, para que le llegase a Iván López que remataria flojo a puerta, y aunque con suspense el balón se introducía entre los tres palos de la portería defendida por Yayo, al que le pilló el remate descolocado, 2-0, y un mundo por delante para la Escuela Deportiva de Moratalaz, que tenia que afrontar un resultado adverso con un jugador menos. Ahora sí que Pitu abandonó su posición el centro del campo, colocando el míster local cuarteto atacante, a ver si podía conseguir poner más tierra de por medio, y finiquitar definitivamente el partido, apostando por un descarado cuatro, dos, cuatro.

Cumplido el minuto 60, una jugada en que se disputaban el cuero F.J. Fernández y Gonzalo Valle, este ultimo entraba con la pierna en alto al delantero blanco, quien lanzaba un grito estremecedor, que llevaba al colegiado a mostrar cartulina roja al defensa morataleño, en una interpretación muy rigurosa del reglamento, según el jugador visitante, que asumía que era falta, pero que una tarjeta amarilla hubiera sido más justa. Y la media hora que quedaba al encuentro, se antojaba como tiempo «basura», ya que prácticamente el partido finalizó con esta expulsión, como así parecía que lo interpretaba el público que se dio cita en las gradas majariegas. Jorge Vallejo pasó a defensa de tres, colocando por delante de la misma a Palacios, que lo mismo defendía que atacaba en un desdoble que físicamente le podía pasar factura.

El tiempo transcurría con lentitud, y al mismo tiempo que el partido languidecía, con los visitantes sin apenas inquietar a Diego y los locales queriendo abrochar el choque con un tercer gol, y así pudo ser cuando Luis Enrique se animó a subir al área contraria, realizar un par de bicicletas delante de su marcador, y estrellar su golpeo en las botas de Gudiño. Lo pudo hacer también Iván López, cuando penetró por la derecha, disparó a puerta y desvió Yayo a córner. A punto de cumplirse el minuto noventa combinaciones por el ala izquierda de Acha que enviaría el cuero al centro del área, para que allí rematase a placer Mayorga, saliendo su disparo desviado, en una inmejorable ocasión de poner el numero 3 en el marcador, pero no pudo ser, y con parsimonia el juego terminó en el Campo de La Oliva, dejando al Paracuellos en el puesto noveno de la tabla clasificatoria con 18 puntos, y al Moratalaz en la quinta posición con 22.

PARACUELLOS ANTAMIRA Diego; Adrián Montesinos, Víctor, Luis Enrique (A), Acha; Mayorga, Pitu (Adrián 70´), Tass (A); Iván López (Álvaro García 78´) (A), Francisco Javier Fernández (A) (Camilo 78´) (A), Álvaro.
MORATALAZ
Yayo; Sergio G. Gavira, Pablo Sanz (Gudiño 14´ (A)), Gonzalo Valle (R), S. García Ortega (A); Luismi (Rida 81´), vasco (Palacios 46´), Ayuso (R); Adnan (A), Kheribi (Vargas 46´), Abel (Cristian 46´).
GOLES 1-0 Pitu (13´); 2-0 Iván López (50´)
ÁRBITRO Clavería García.
INCIDENCIAS La Oliva, unos 100 espectadores.
Los Importantes 2020/2021
PARACUELLOS
MORATALAZ
3. Pitu 3.
2. Álvaro 2.
1. Víctor 1. Ayuso
E: Manu Alcázar 2 E: Jorge Vallejo 1
Á: Clavería García 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí