Publicidad

Informa: Isma Corregidor

Tablas de nuevo en el encuentro de ida del play off autonómico. Si en la primera eliminatoria los dos partidos finalizaron en empate, lo mismo ocurrió entre Moscardó y Leganés B. Además, el filial repitió guion, yendo por debajo en el marcador, pero empatando a un gol fuera de casa.

El primer enfrentamiento entre un equipo senior y un filial no cumplió con el prejucio que se puede tener de unos y otros. Mientras que el Moscardó fue el equipo que fue más a buscar al rival, el Leganés B fue el equipo que buscó la practicidad y tiró triquiñuelas (no se puede hablar de veteranía) para parar el partido. Y ya casi desde la previa, se podía prever que el partido no cumpliría con los estándares de un filial, al apostar Capdevila por una defensa de cinco; mientras que Poves repitió el once del pasado domingo en El Soto.

Como decimos, desde el inicio se vio a un Mosca más valiente, buscando la portería rival, teniendo premio muy pronto. Apenas habían transcurrido cinco minutos desde el pitido inicial, y con gente todavía entrando (y eso que el partido comenzó con retraso) el colegiado balear López del Amo señaló los once metros en favor del equipo local, por un claro derribo dentro del área. El penalti se encargó de transformarlo Cuevas, que, aunque no logró engañar a Garrido (el meta se tiró a su derecha), logró poner por delante a los de Usera, con un disparo ajustadísimo al palo.

Por debajo en el marcador, se podría pensar que el filial despertaría del letargo, teniendo que cambiar de idea en su planteamiento, pero no dio lugar. Capdevila apostó por dar continuidad y normalidad a lo planeado durante la semana, siendo el Moscardó el que tenía más el balón, el que llevaba la iniciativa, el que merodeaba más el área, y el que creaba peligro. En definitiva, los rojiblancos lo hacían todo frente a un Leganés B extrañamente muy tranquilo, que de no ser porque el vetusto marcador del Román Valero marcaba el 1-0, se podría pensar que tenía todo bajo control.

Como decimos, todo lo que pasaba sobre el césped lo hacía el Moscardó, al que solo le faltaba acierto en la finalización. No es que los de Usera arroyaran a los pepineros, pero si eran superiores, y merecían el gol. Sin embargo, por ahí se le notaron las carencias que viene acusando todo el curso el cuadro rojiblanco, puesto que a la hora de finalizar, le faltaba veneno al equipo de Poves. Y es que aunque los locales gozaron de varias ocasiones para hacer el 2-0 incluso antes de la pausa de hidratación, la única intervención de mérito que tuvo que hacer Garrido fue en un disparo de Messoussi que fue camino de la escuadra, porque antes lo desvió un defensa.

Parecía que la justa victoria local por la mínima iba a ser el resultado al descanso, hasta que los pepineros lograron uno de esos tantos llamados psicológicos. Tras una jugada individual (y casi aislada) de Piri -el mejor del Leganés B una vez más- por la izquierda, Koke recibió el balón cerca de la semiluna del área. Por allí se acomodó el balón, y soltó un zapatazo que se coló cerca del palo, a media altura tirando hacia abajo, que hizo inútil la estirada de Guille.

Con el tanto del filial se llegó al descanso tras un amplio y sorpresivo descuento.

En el segundo tiempo la calidad del choque decayó. Aunque el Moscardó tuvo de nuevo algo más el balón, ya no lograba acercarse tanto al área rival. El Leganés B ajustó bien presionando en mediocampo, impidiendo los ataques a los de Usera, y, sobre todo, haciendo lento el partido. Extrañamente los jugadores pepineros trataron de arañar segundos al crono siempre que pudieron, como si se tratara de un partido de vuelta, lo que hizo que el choque bajara de ritmo e intensidad. El balón no circulaba con velocidad, sin que los hombres de ataque de unos y otros entraran en juego. Eso sí, los jugadores del filial llegaban más frescos a los últimos metros, por mediación de juego directo.

La mejor ocasión de gol del segundo tiempo fue para los visitantes, tras un nuevo centro de Piri que Koke cabeceó muy duro, rozando el palo. Por su parte, el Moscardó pareció muy cansado en los últimos metros, y en los últimos minutos. De hecho, los dos únicos cambios que introdujo Poves fueron para sustituir al punta y al mediapunta, metiendo a Asensio y Maganto. Aún así, a los locales les costaba un mundo llegar, y casi todo era por el perfil zurdo con un Messoussi muy activo, que rozó el gol en un par de ocasiones.

En definitiva, empate en el que mereció más el Moscardó, y que deja todo pendiente para la vuelta, que por cierto, no tiene todavía fecha de programación -ni siquiera escenario-, en función de lo que ocurra con el primer equipo pepinero, de si logra el ascenso directo, o si tiene que jugar play off.

 

COLONIA MOSCARDÓ Guille; Fran Sánchez, Cuevas (A), Ivi López, Borja Paris; Isaac, Arturo; Mba (A), Marouane (A) (Maganto 70’), Messoussi; y Náder (Asensio 70’).
LEGANÉS B
Garrido; Robert (De Castro 86’), Ramírez, Sekou (A), Víctor, Huecas; Nepo (Sidney 77’), Guirao; Hugo Solozábal; Piri (Álvarez 86’) y Koke.
GOLES 1-0 Cuevas (penalti) (6’); 1-1 Koke (42’).
ÁRBITRO López del Amo, colegio balear.
INCIDENCIAS Román Valero, unos 1.000 espectadores.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí