Foto: www.clubatleticodemadrid.com.
Publicidad

Al filial rojiblanco se le escapó una gran ocasión de clasificarse para la siguiente ronda del play off de ascenso, y si nos atenemos a cómo se desarrolló el partido, la mala suerte y el absurdo penalti de Samu a escasos minutos para el final fueron determinantes para los burgaleses para pasar a la siguiente ronda.

No se arredró el Atlético B y desde un primer momento salió en busca de ese gol que marcara distancias con su rival, y ya al minuto de juego, Joaquín disparó desde el perfil diestro y el balón se perdió a la derecha de la meta defendida por Limones, y seis minutos más tarde una galopada desde su propio campo de Sergio Camello puso en apuros a la defensa rojilla que acabó conjurando el peligro.

Al cuarto de hora fue el cuadro rojillo el que empezó a cercar el área de Sanromán. Una internada de Álvaro Rey por la derecha con centro final raso al área y Sanromán, muy atento, detiene con seguridad. Y un disparo tras una falta muy centrada de Hugo Rama que golpeaba en la barrera desbaratando el peligro.

El centro del campo rojiblanco se hacía con el control del juego y no permitía maniobrar a los centrocampistas burgaleses. El buen trabajo de Toni Moya y la movilidad en banda de Joaquín y Oscar Pinchi junto con la brega de Mollejo y Sergio Camello no dejaban maniobrar a los hombres de Borja Jiménez. Con todo ello fue el Mirandés el que tuvo la ocasión de adelantarse en el marcador, ya que una mano de Cristian tras una acción por banda del ataque burgalés acabó en falta que ejecutó Hugo Rama y el balón golpeó en la cruceta.

Del posible 1-0 se pasó al 0-1 en tres minutos. Mollejo recibía un balón en el interior del área, centraba raso y Montero y Oscar Pinchi entraban al remate casi en línea de gol y fue el ex del Deportivo Fabril el que tocaba en última instancia y el balón entraba por alto y a la derecha de Limones. Fueron los mejores momentos del filial que volvieron a la carga, esta vez con Joaquín como protagonista, que tras un balón en largo sobre Mollejo, terminaba la defensa mandando a córner.

En la reanudación, Borja Jiménez sustituía a Romero dando entrada a Claudio para dar más movilidad al ataque burgalés, pero no fue la entrada del delantero lo que activó el conjunto local, sino las subidas por banda de Paris y el gran trabajo de Álvaro Rey. Tanto uno como otro se convirtieron en los estiletes por banda derecha. Tras un remate de Matheus, que golpeó en Montero, llegó el tanto de la igualada. Se cumplía el minuto cincuenta y cinco, centro de Álvaro Rey al área, tocaba Claudio de cabeza y Matheus empalmaba una volea que sorprendía a Sanromán.

El filial no se arrugó y buscó las contras para sorprender a Limones. Dos acciones de Samu y Sergio Camello y el balón que se perdía muy cerca del poste, y una falta en el lateral derecho del ataque rojiblanco por agarrón de Paris sobre Oscar Pinchi, que fue lanzada por Toni Moya sin consecuencias.

El partido entraba en una dinámica de juego sucio y el árbitro empezaba a mostrar tarjetas. Hugo Rama y Montero son amonestados por un rifirrafe entre ambos tras una falta del central madrileño. El Atlético estaba siendo dominado, pero Sanromán por alto se mostraba muy seguro en los balones aéreos. Álvaro Rey se mostraba en ataque y era un peligro constante para la zaga rojiblanca. Mollejo ya había sido sustituido ya que había tenido sus más y sus menos con la defensa burgalesa.

Cuando se cumplía el minuto ochenta y seis, un centro desde la izquierda sin peligro aparente, no podía ser controlado por Samu que golpeaba con la mano extendida al balón. El árbitro señalaba el punto fatídico y Álvaro Rey transformaba la pena máxima con un disparo a media altura y por la izquierda de la meta de Sanromán. Cuatro minutos para empatar el partido más el añadido. El colegiado prolongaba seis minutos, de los que no se jugaron ni dos. Entre medias la expulsión de Matheus que golpeaba en el rostro de Montero y la expulsión del delegado local por hacer caso omiso a una indicación del colegiado.

Al final, clasificación del Mirandés que pasa a la siguiente ronda y un filial que se queda en el camino.

MIRANDÉS Limones (A); Paris, Odei, Sergio (A), Carlos Julio; Álvaro Bravo, Hugo Rama (A), Antonio Romero (Claudio 46′) (A), Yanis (Guridi 80′); Álvaro Rey (Cerrajería 93′), Matheus (AA R 94′)
ATLÉTICO DE MADRID B
Sanromán; Solano (A), Tachi (A), Montero (A), Samu (Dario 83′); Cristian (A) (Many 86′), Toni Moya (A), Joaquín; Oscar Pinchi; Mollejo (Mikel Carro 71′), Sergio Camello.
GOLES 0-1 Oscar Pinchi (29′), 1-1 Matheus (55′), 2-1 Álvaro Rey (p) (86′).
ÁRBITRO Muñoz Pérez (comité valenciano).
INCIDENCIAS Anduva. Unas 10.000 personas.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí