Publicidad

cualquier ascenso es siempre muy difícil. Cuando además el calendario se reduce igualando presupuestos y plantillas es aún más complicado porque los tropiezos se pagan más caros que de costumbre. Si además, para poner la guinda, el ascenso es consecutivo pues roza los aledaños de machada. Eso ha hecho el Ursaria. Es elucubrar pensar en que sería de esta plantilla a treinta y pico jornadas pero la diferencia de plantel, de oficio, de experiencia y calidad seguramente habría abreviado el trámite, aunque dudamos que les sabe igual de bien el merecido ascenso. Enhorabuena

Que el que se jugaba algo (mucho) era el Ursaria quedó de manifiesto en cinco minutos y con el mismo protagonista: Bassim. Tarjeta amarilla por ir con todo (tarde pero de verdad) y llegada en segunda línea para rematar como si le fuera la vida en ello el primero de la mañana. Cinco minutos después el segundo, en un centro chut que la defensa local acabó introduciendo en su portería. En diez minutos boleto para tercera. Sin compasión. El Fepe no supo por donde entró la mano que le mandó a la lona aunque, honrara su escudo levantándose para seguir la brega.

A partir de ahí se imponía controlar el partido, sin dejar que los getafenses pudieran creer en algo más que acompañar en la celebración. De hecho su primera incursión con algo de chicha se demoró casi media hora y acabó con un disparo muy alto. El Ursaria se atornilló al campo y, pese a ceder la pelota a los locales, el control pertenecía a los de Carlos Cura. De hecho Abraham bien podía haber cogido un resfriado por falta de trabajo. Al descanso la sensación era que nos podíamos ahorrar la segunda parte. Claro que esto es fútbol y….

No hubo más que mayor control del Ursaria, amo de los tiempos, del balón, de las ocasiones. Aunque los locales intentaron engancharse al partido, la verdad es que no se les puede negar el esfuerzo, había demasiada distancia en todo, sobre todo en el ánimo que empuja a unos a llegar a lo más alto y a otros (no es poco) a cumplir con dignidad. De hecho de no mediar el palo (dos veces) de la portería de Jaime y un línea demasiado predispuesto a levantar banderín el tercero hubiera llegado antes de los primeros cambios.

Se fueron consumiendo los minutos con los locales empeñados en apretar aunque para entonces apareció la jerarquía de Rubén Muñoz y Ramírez, centrales como Dios manda, para que su portero siguiera siendo el espectador más privilegiado. Luego llegaron los cambios y aquello tornó en homenaje a los campeones del grupo dos de preferente. Más tarde la fiesta. Nos vemos en tercera, a disfrutar.

FEPE GETAFE Jaime (A); Manu (Guille 65´), Merino, Blanco, Luis (Calce 77´); Sergi (A), Pozu (Albalat 65´), Nachete (Lucas 77´), Nito (Mario 65´); Dani Llano y Peña (A).
URSARIA
Abraham; Paulo, Rubén Muñoz, Ramírez (A), Chondi (A); Borja (Millán 87´), Bassim (A) (Nacho 68´), Royo (Jony 46´), Sánchez, Charlie (Osquitar 85´); y Peli (Jaime 68´).
GOLES 0-1 Bassim (4′); 0-2 Blanco (propia puerta) (9′).
ÁRBITRO Sánchez Cortés.
INCIDENCIAS Arcas del Agua, unos 100 espectadores.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí