Publicidad

nueva victoria del Alcalá, la tercera consecutiva de la temporada, que le permite seguir escalando puestos en la tabla. Todo lo contrario le ocurre al Carabanchel, que todavía no sabe lo que es puntuar en La Mina, lo que le hunde en el último puesto de la clasificación.

Viendo las dinámicas de uno y otro equipo, la victoria podría parecer fácil y predecible, aunque realmente no se ajusta a la realidad. Los visitantes tuvieron que bregar mucho frente a un Carabanchel que está más vivo de lo que dice la tabla clasificatoria, y solo un detalle de uno de los jugadores con más talento de la categoría, Dani Ponce, hizo desequilibrar la balanza.

Sí que es verdad que los rojillos salieron a dominar el partido. Tras dos jornadas en las que tuvieron menos posesión que el rival, los de Jorge Martín de San Pablo tenían claro que sobre el césped de La Mina los que querían llevar el peso del partido eran ellos. Aunque salieron mejor y con más empuje los de Jesús Lucas, rápidamente los cervantinos se hicieron con la posesión, y con ello con el control del juego. Eso sí, sin desbordar a un equipo blanquinegro, que quería replicar rápido al contragolpe. Dos equipos jugándose de tú a tú, sin miedos ni complejos.

Eso sí, a pesar de las intenciones de unos y otros de buscar la portería contraria, peligro real se veía poco. La buena organización de ambas defensas, impedía a los atacantes desbordar a los adversarios. Los alcalaínos lo intentaban con más asiduidad, sobre todo por las bandas, pero a la hora del último pase hacía Hervías, no andaban finos. La zaga carabanchelera sabía que era superior en el cuerpo a cuerpo con el delantero, pero no así en velocidad, por lo que centraban todos sus esfuerzos en cortar balones más que en la marca al delantero. En el lado contrario, Goal si se veía muy marcado por Luis Enrique, costándole también a los jugadores de banda conectar con el delantero.

De este modo, parecía que el partido solo podía decidirse a balón parado. Las áreas apenas se pisaban, y los dos porteros vivían plácidamente el partido. Eso sí, ambos tuvieron que realizar una parada de mérito en el primer tiempo para evitar irse perdiendo al descanso. El primero en intervenir fue Figueroa, en un córner a su izquierda en el que Ángel buscó repetir el olímpico de Navarro de hace dos temporadas, repeliendo el ex del San Fernando. Por su parte, ya con el marcador apurando el tiempo reglamentario, Aarón tuvo que meter una mano salvadora junto al larguero, en un remate con la testa de Goal a servicio de Blasco desde la banda izquierda. El propio Goal (que reclamó un penalti que pareció, al igual que otro de Izan) poco antes había tenido también el 1-0 a servicio de Blasco, marchándosele muy desviado al ex del Pinto.

La segunda mitad comenzó dando un aviso de que iba a ser mejor que la primera, o que al menos iba a tener más emoción. En los primeros cinco minutos, cada equipo tuvo una opción para adelantarse en el marcador. La más clara fue para el complutense Garci, que tras robar un balón cerca del círculo central, corrió en solitario como alma que lleva el diablo. Le faltó al extremo rojillo la guinda del gol, puesto que en el mano a mano, vio como Figueroa le ganaba la partida, sacando el remate estirando la pierna, en una parada más clásica del fútbol sala o del balonmano, tras quedarse a media salida. Poco después la tuvo Malote desde la frontal, rematando desviado desde la frontal del área, al igual que Edu Río en la portería contraria minutos antes.

El partido ganaba en emoción, aunque el nivel de revoluciones del juego bajó. Además, ambos técnicos parecían contentos con lo que estaban viendo sobre el césped, ya que no movían el banquillo ninguno de los dos. Y curiosamente, fue un futbolista que entró desde el banquillo el que desequilibró el choque. A falta de un cuarto de hora para el final, Dani Ponce daba los tres puntos al Alcalá con un gran lanzamiento de falta. El diez repitió el golazo de la segunda jornada frente al Complutense, en una falta muy centrada, a unos seis-siete metros de la frontal del área, colando el balón cerca de la escuadra diestra de Figueroa, que solo se pudo lanzar para salir en la foto, ya que el misil parecía imparable.

Por debajo en el marcador, al Carabanchel, como es lógico, le entraron las prisas. No es que el empate anterior les valiera a los de Jesús Lucas, pero sí les valía mucho más que una nueva derrota. El técnico metió todo el potencial ofensivo del que disponía, sin éxito. El Alcalá retrocedió unos metros sobre el césped, para evitar que el empuje local les dejara sin victoria. Y ahí salieron vencedores los rojillos, puesto que no concedieron opción ninguna a un Carabanchel, que aunque jugaba más en campo contario, era incapaz de finalizar jugadas. Lo mismo le ocurrió a los forasteros, que en las contras que tuvieron, tampoco lograban finalizar ni rematar. Es verdad que en los últimos minutos, lo que más intentaban los de Jorge Martín de San Pablo era escorarse, para arañar segundos al crono y metros sobre el campo.

Al final, trabajados tres puntos para un Alcalá, que gracias a su tres victorias consecutivas se encarama a puestos de play off, dejando su portería a cero por primera vez como visitante esta temporada. Todo lo contrario que un Carabanchel, que ha ido por debajo en el marcador en todos sus partidos, hundido en el último puesto a ocho puntos de la teórica salvación que fijan los equipos que suman nueve puntos.

CARABANCHEL Figueroa; Juanan, Tapia, Jaime, Blasco; Edu Río, Pablo Suárez (Nico 66’), Juancar (Barroso 85’), Viti (Aitor 85’); Santa (A); Goal (A) (Raúl Pérz 78’).
ALCALÁ
Aarón; Huelves, Jose Ángel, Luis Enrique, Adri; Favio; Garci, Ángel (A) (Jaime 71’), Malote (Murci 91’), Izan (David Fernández 80’); y Hervías (Dani Ponce 71’).
GOLES 0-1 Dani Ponce (75’).
ÁRBITRO Hidalgo Alejo.
INCIDENCIAS La Mina, unos 200 espectadores.
Los Importantes 2021/2022
CARABANCHEL
ALCALÁ
3. 3.
2. 2. Dani Ponce
1. Blasco 1. Ángel
E: Jesús Lucas 1 E: Jorge Martín de San Pablo 2
Á: Hidalgo Alejo 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí