Publicidad

le faltó un puntito de suerte al Inter. Ciertamente nunca sabremos qué hubiera pasado si el Badajoz hubiera necesitado los puntos, lo que sí sabemos es que una decisión errónea del colegiado del partido privó al Dux de un empate que mereció sobradamente. Porque sus argumentos futbolísticos estuvieron a la altura del encuentro. Ni una pega a lo expuesto por los de Santa Elena porque lo que les faltó tampoco puede cargarse en su haber y sí en el debe del portero rival. De verdad que no se les puede pedir más: bien atrás sin recurrir a las faltas, muy correcto con el trato de balón, intenso sin pelota y con las ideas claras sobre cómo afrontar el partido.

No se dejó asustar de salida el Inter por los primeros arreones del campeón que fue capaz de llegar hasta Yelco con un par de andanadas más de rugido de la parroquia que de preocupación ofensiva. Enseguida se adaptó a la propuesta pacense alternando toque con desplazamientos en largo. Ello sin olvidar la presión que le condujo a la primera clara, clara con un remate de Reguera que se fue alto. Su presión en medio campo complicaba la conexión del Badajoz y cuando tenía la pelota no asustaba por el escenario. El buen planteamiento, la ejecución y un Badajoz menos intenso ayudaban a que los madrileños se sintieran cómodos.

Especialmente porque tenía a los albinegros lejos del área de Yelco, tarea no tan sencilla (pregunten al Sanse o la Madrid) con lo que las opciones de sorprender se mantenían intactas con el transcurrir de los minutos. Especialmente porque el Badajoz mostraba un peligro extraordinario cuando llegaba al área. En una de estas el colegiado andaluz (y casero, casero) se inventó un penalti que no fue por mano (involuntaria) de Expósito. Corredera, exquisito, puso el uno cero con un penalti a lo Panenka magistral. Un detalle desequilibraba una primera mitad mucho más igual de lo que dispuso un trencilla desafortunado, por decirlo suave. El gol animó más a los locales que, ahora sí, le pusieron al Dux contra las cuerdas. El descanso fue, en esta ocasión, una bendición para los madrileños.

El asueto no le vino mal a los de Santa Elena porque salieron otra vez con el plan claro. Competir. Se dice muy fácil pero con este Badajoz enfrente es más complejo de lo que parece. De no mediar un mal control, Arribas, se habría plantado sólo ante el meta rival en una ocasión inigualable que los “rojillos” desaprovecharon. Al igual que la primera mitad los madrileños llevaban bien el duelo, lejos de Yelco y con aproximaciones al área rival. Tuvieron los madrileños el empate en un remate de De Mesa a bocajarro que sacó el meta pacense milagrosamente.

El Inter seguía haciendo méritos en campo del líder para algo más que una derrota mínima. Faltaba un puntito arriba de suerte o sobraban las paradas de Kike Royo que volvía a sacar de forma inverosímil un cabezazo de De Mesa. Luego Reguera probó desde la frontal y se fue por poco. Apretaba el Dux sin fortuna. Y ahí se nos fue muriendo el partido porque las prisas de los visitantes chocaron con el oficio de un Badajoz que supo meterle cloroformo al partido para llegar sin más apuros al final del encuentro.

 

BADAJOZ Kike Royo; Dani Fernández (Cedenilla 60´), Vázquez, Morgado, Tomás Sánchez (A) (Tahiru 60´); Aitor Pascual (A), Corredera (Forgas 79´), Concha,  Aquino (Otegui 72´(A)) y Santamaría (Casaseca 72´).
INTERNACIONAL
Yelco; Expósito, Cortijo, Moyano (A), Herrero (Blázquez 87´); Rabadán, Reguera (A). Bonaldo (De Mesa 68´); Mancebo (Pablo Aguilera 76´), Arribas (Junior 76´)  y Villacañas (Márquez 87´).
GOLES 1-0 Álex Corredera (penalti) (40′).
ÁRBITRO Morales Moreno, colegio andaluz.
INCIDENCIAS Nuevo Vivero, unos 3.000 espectadores.
Los Importantes 2020/2021
INTERNACIONAL
3.
2. Rabadán
1. Mancebo
E: Alfredo Santaelena 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí