Publicidad

primer partido de 2021, y primera victoria para un Alcalá que espera revertir la situación para tratar de ascender de categoría. Pero mal harían los de Jorge Martín de San Pablo en no hacer autocrítica, puesto que la victoria vino en un partido muy gris, frente a un inocente Santa Ana, al que se le notaron y mucho las carencias que le tienen anclado en el último puesto de la clasificación.

Ya fuera por el horario, por la inactividad, el estado del césped o por la extrañeza de esta temporada, el caso fue que a los dos equipos les costó y mucho entrar en el partido. Como se preveía, el Alcalá quería tener más el balón y llevar la iniciativa, frente a un Santa Ana precavido, que para evitar que el partido se le hiciera muy largo, planteó su habitual línea de cinco en defensa, aunque sin meterse atrás. Tampoco ayudo que cuando los dos equipos parecían coger el ritmo (Villada sacó un balón bajo palos) el partido se interrumpiera unos minutos debido a la lesión del cancerbero local Degre.

El cambio de cancerbero sentó muy mal a los locales, no por la actuación de Aarón (ninguno de los tres cancerberos que disputaron el partido tuvo apenas trabajo), sino por el parón en el juego. Un volver a empezar que hizo que el partido se convirtiera en un discreto pasar de minutos sin nada destacable. Ninguno de los dos equipos andaba fino con el balón, y había multitud de errores y pérdidas por parte de los dos equipos. Todo hasta que en el tramo final del primer acto, los rojillos despertaron de su letargo, viviendo sus mejores minutos del encuentro. En los últimos diez minutos de partido, los alcalaínos comenzaron a crear peligro, entrando por bandas, y a balón parado (Benítez vio como le sacaban un gol sobre la línea). Todo hasta que, a cuatro minutos para el descanso, Álex Fernández se estrenara con la camiseta rojilla. El delantero remató en el primer palo, desde el pico del área chica, un buen centro de Izan desde la banda diestra. Un Izan que en el tiempo de prolongación tuvo el segundo en sus botas, deteniendo Medina (no sin apuros) el disparo.

Tras el paso por vestuarios, Paco Luna introdujo un doble cambio. Mata y Fer Alonso dejaron su sitio en el campo a Blanco y Manu, siendo este juvenil de primer año. Y sin alterar su esquema, puesto que aunque la posición natural de Blanco es la de delantero centro, jugó de lateral zurdo.

De inicio el segundo tiempo parecía más entretenido, puesto que en los dos primeros minutos cada equipo rozó el gol tras un saque de esquina. Por los locales fue de nuevo Benítez, mientras que por los visitantes Villada pudo lograr la igualada. Poco después, fue Álex Fernández el que a punto estuvo de marcar, de nuevo a servicio de Izan.

Pero el partido se cayó. La posesión de balón se equilibró algo, aunque el esférico pasaba algo más por los pies de los locales, aunque sin mucha precisión. Ninguno de los dos equipos andaba atinado, y no lograban darle ritmo al partido. Aunque ambos querían jugar y proponer, no tenían precisamente su mejor tarde, y las buenas intenciones morían.

Aún así, en acciones aisladas los dos equipos creaban peligro, sobre todo a balón parado (se botaron quince córners en el segundo tiempo), aunque sin hacer trabajar en exceso a los porteros. De hecho, cada meta solo tuvo que intervenir una vez con algo de mérito, ya que la mayoría de los remates se marcharon directamente fuera.

El público local andaba intranquilo, puesto que lo ajustado del marcador y lo extraño del partido, podía hacer que en cualquier momento, una de las comentadas jugadas aisladas, les dejara de nuevo sin triunfo. Pero hete aquí que la bisoñez del cuadro amarillo hizo de nuevo acto de presencia, cuando a tres minutos para el final, Julio tirado en el suelo tocó el balón con la mano tras una ocasión de Álex Fernández. Con Nanclares ya sustituido, el nueve rojillo asumió la responsabilidad de lanzar el penalti, lanzándolo a la derecha de un Medina, que aunque adivinó la intención, no pudo repeler el cuero.

Con el 2-0 el partido definitivamente murió, acumulando así el Alcalá su sexto partido sin perder, lo que le permite (al menos hasta el miércoles que se dispute el Torrejón-Paracuellos) salir de los puestos de descenso que ocupaba desde la tercera jornada. Curiosamente, desde que estalló la crisis del coronavirus en España (el último partido antes del confinamiento fue un Alcalá-Santa Ana), los rojillos han ganado cuatro partidos en los últimos once meses (tan solo han sido doce encuentros), siendo en tres de ellos el Santa Ana su rival. Un Santa Ana, que por otra parte con el nuevo año vio como cambiaba también su dinámica, perdiendo por primera vez desde que llegó Paco Luna al banquillo de Fuencarral.

ALCALÁ Degre (Aarón 17’); Huelves, Rafael (A), Benítez, Durán; Gonzalo Rodríguez; Sergio Jerez (Maikel 68’), Malote (Alamancos 81’), Izan (Adri 68’); Nanclares (Rober 81’) y Álex Fernández.
SANTA ANA
Medina; Villada (A), Julio, Guirado (A), Dani Cid, Fer Alonso (Blanco 46’); Imanol (A) (Toni 66’) (A), Luengo (Iván Mateos 76’), Mata (Manu 46’); Duffort (Isla 76’) y Joaquín.
GOLES 1-0 Álex Fernández (41’); 2-0 Álex Fernández (penalti) (88’).
ÁRBITRO Alonso Campos.
INCIDENCIAS Municipal del Val, unos 300 espectadores.
Los Importantes 2020/2021
ALCALÁ
SANTA ANA
3. 3.
2. Álex Fernández 2.
1. Benítez 1. Manu
E: Jorge Martín de San Pablo 1 E: Paco Luna 1
Á: Alonso Campos 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí