Publicidad

El Adarve ya se ha abonado a las emociones fuertes desde el inicio de la temporada. Ganó in-extremis al Torrejón el pasado fin de semana y lo ha vuelto a hacer contra el Móstoles URJC, un triunfo que supone el pase a la final de la fase autonómica de la Copa Federación. Fran García fue el héroe al borde del minuto 90 al definir en el mano a mano tras recibir de Fer Harta. El atacante culminó una remontada que inició Nouman en el primer tiempo, poco después de que Hornero adelantara a los azulones.

Todo ello en un encuentro que podría haberse tratado de uno de liga (en caso de que los dos compitieran en la misma categoría) por la manera en la que ambos se emplearon. La tensión fue una de las notas predominantes de un partido en el que se mostraron hasta diez amarillas, además de una roja directa al visitante (y ex del Adarve) Santi Lagreca. El uruguayo se revolvió en el tramo final del primer acto tras recibir una falta de Álvaro Sánchez y propinó una patada a su rival que Martínez Bachiller no pasó por alto.

El árbitro ya tuvo que intervenir disciplinariamente antes del gol mostoleño, y eso que se produjo antes de cumplirse el primer cuarto de hora. Tras un saque de banda desde el lado derecho del ataque, el despeje de la zaga rojinegra cayó en el borde del área a los pies de Adrián Hornero, que armó un remate al que Pantoja no ofreció respuesta. Tapado por una maraña de futbolistas, el meta no vio el esférico a tiempo y reaccionó tarde.

Aunque la respuesta local no se demoró mucho. Llegó desde el punto de penalti tras un contacto de David Gómez con el brazo. Álvaro Sánchez se topó con Marcos Contreras, que aguantó en el centro de su portería, pero Nouman devolvió el empate al marcador en el rechace. Un resultado más acorde a lo que estaba sucediendo sobre el césped, que tampoco eran demasiadas oportunidades para marcar…

Porque el juego sufrió muchas interrupciones, y no solo por la pausa por hidratación. Principalmente, por faltas que, en su mayoría, acarrearon amonestación. Por ejemplo, la de Narbona en mediocampo sobre Iván Sánchez después de que este cortara el esférico de manera limpia. Se formó una tangana que también conllevó amarilla para Ortolà. Y, ya en el tiempo añadido (se jugó hasta el 50:30 en la primera parte), la mencionada roja a Lagreca que dejó al Móstoles URJC para el resto del encuentro con diez futbolistas.

Algo que, lógicamente, notó el conjunto entrenado por Víctor González. Por el propio hecho de la inferioridad numérica, por el calor, por el momento de la temporada e, incluso, por tener enfrente a un rival de un escalón por encima. Pero lo cierto es que los de Mario Escolante, más allá de llevar la iniciativa en el juego, generaron pocas ocasiones. De hecho, hasta permitieron que los mostoleños se aproximaran muy de vez en cuando a las inmediaciones de un Pantoja que no tuvo que esforzarse, porque los intentos de Camacho (minuto 49) y Raúl Espinosa (73′) no encontraron portería.

Víctor González no renunció a la línea de cinco en defensa y formó con un 5-2-2 / 5-3-1, con Camacho alternando entre el apoyo a Aguirre, jugador más descolgado en ataque, y la ayuda en el sector izquierdo. Así, transcurrían los minutos con un Móstoles pertrechado en campo propio, pero sin sufrir en exceso, más allá de un arreón local en torno a la hora de juego. En esos instantes, Harta disparó arriba tras ganarle la posición a Leitón (56′), Recalde estuvo muy rápido al corte para tapar in-extremis el disparo de Meseguer (59′) y, en una última acción, Marcos Contreras repelió con los puños el tiro de Albur (minuto 60).

Fer Harta se postulaba como el hombre que podía dar el triunfo al Unión Adarve, por haber entrado al césped tras el descanso —en detrimento de Nouman— y por participar en la mayor parte de las acciones de ataque de su equipo. Al final, fue protagonista en el 2-1. No marcando, sino asistiendo. Y en una jugada de contragolpe, no de ataque posicional. El Móstoles dejó un hueco que vio Harta y fue por ahí por donde coló el pase en profundidad hacia Fran García. Solo frente a Marcos Contreras, el atacante no perdonó y metió a los rojinegros en la final de la fase autonómica de la Copa Federación, convirtiendo en intrascendente el Pozuelo – Torrejón de la tarde. Su rival, Fuenlabrada, Sanse o Las Rozas. Será este domingo en caso de que el otro finalista sea uno de los dos últimos. Si el Fuenlabrada obtiene el billete, se disputará el miércoles 30 de agosto, al comenzar la Primera Federación este fin de semana.

UNIÓN ADARVE Pantoja; Meseguer (A) (Gonzalo Expósito, 75′), Juanma (Blanco, 87′), Adrián Jiménez (A), Miñambres (A) (Sotres, 87′); Iván Sánchez (A), Ortolà (A) (Diego Rodríguez, 62′) (A), Fran García, Nouman (Harta, 46′); Albur (A) (Pitu, 75′), Álvaro Sánchez (A).
MÓSTOLES URJC
Marcos Contreras; Enric Tarrés (A), David Gómez (Recalde, 46′), Leitón; Raúl Espinosa (Aitor, 89′), Cidoncha, Narbona (A) (Hugo, 62′), Hornero (Maroto, 81′); Camacho (Sima, 62′), Lagreca (R 45’+4), Aguirre (Lastra, 81′).
GOLES 0-1 Hornero (12′); 1-1 Nouman (22′); 2-1 Fran García (90′)
ÁRBITRO David Martínez Bachiller
INCIDENCIAS Polideportivo Vicente del Bosque, unos 125 espectadores.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí