Publicidad

Ceuta y Alicante no son tierras de meigas, aunque este año lo parece para los equipos madrileños. Al igual que le ocurrió al Navalcarnero la semana anterior en Alcoy, el Unión Adarve cayó a manos de un Ceuta que no fue tan superior como en la anterior eliminatoria, pero si fue muy efectivo.

Los dos equipos saltaron al terreno de juego con mucho respeto al rival, pero sin renunciar a su estilo. Tanto, que ambos entrenadores repitieron el once de la pasada eliminatoria. Con un esquema táctico muy parecido ambos, con el otro clásico 4-4-2 aunque cada uno con sus matices. Mientras que el de Nogales era más clásico, con los Álvaros fijando a los centrales (Telis parecía la sombra de Montejo); mientras que el equipo de Trujillo tenía más movilidad, sobre todo en la figura de Guzmán que a veces se retrasaba a la media punta; a veces caía a banda.

El partido, sobre todo en la primera mitad, no tuvo mucha historia. Mucho respeto, y sobre todo mucho miedo a cometer un error que pudiera ser letal. El Ceuta tenía más el balón, aunque si tener un dominio avasallador. El cuadro norteafricano se entretenía más con el balón, pero con mucho toque en horizontal, sin apenas profundidad. Por su parte, el Adarve tuvo más el balón que en el Rico Pérez ocho días antes, pero el planteamiento era muy similar. Buen posicionamiento táctico en campo propio, aunque sin estar tan metido atrás, y sobre todo, saliendo más. En ese sentido, aunque el Ceuta tenía más el esférico, estuvo más equilibrado jugándose más en el centro del campo.

En cuanto ocasiones de gol, poco que llevarse a la boca, sobre todo en un primer tiempo muy aburrido. Como decimos, el miedo y el respeto estuvo muy presente durante todos los cuarenta y cinco minutos. Tanto, que solo se vieron un par de remates desviados por equipo, y un único tiro a puerta que acabó en gol. El primer chut fue para los caballas, obra de Castro, que desde fuera del área la envió muy desviada. Por los rojinegros, Llamas la tuvo con un remate de cabeza que se marchó por encima del larguero, tras un centro por banda izquierda.

Todo apuntaba al 0-0 al descanso (y casi al final del partido), cuando de la nada, a un minuto para el final del reglamentario, los ceutís se adelantaron en el marcador. En una jugada que parecía que acabaría sin más (como todas las del primer tiempo), Guzmán tiró de movilidad para recibir cerca de la semiluna. Tras acomodarse el balón, busco el hueco, y con un disparo raso de jugado de calidad, ajustó el balón al palo, junto a la cepa, entrando tras llegar a impactar en el poste.

Tras el paso por vestuarios, el partido mejoró y ganó en emoción. Los dos equipos jugaban más abiertos y sin miedo, incluido el Ceuta a pesar de su ventaja. De hecho, el equipo de Trujillo dio un susto nada más empezar, tras un córner en el que Gallardo evitó el segundo.

Pero sin lugar a dudas, la más clara fue para el Adarve. A los siete minutos de la reanudación, Montejo era claramente derribado dentro del área, decretando Ortega Herrera esta vez si la pena máxima (poco antes se había reclamado otro sobre el mismo Montejo que también pudo ser). La responsabilidad de lanzar desde el punto fatídico (y nunca mejor dicho) fue de un veterano como Calleja, que vio como Montagud le adivinó la intención, repeliendo su lanzamiento, el posterior de un compañero, sacando la zaga también un tercero casi sobre la línea.

Viendo que su equipo podía bajar enteros moralmente, Diego Nogales introdujo un doble cambio, hombre por hombre. Cruz y Nouman entraron por un discreto Maganto y por el mencionado Calleja. Un cambio que prácticamente no había asimilado el cuadro madrileño, cuando llegó el mazazo del segundo tanto. Alain peleó hasta la extenuación un balón por la banda diestra con Mayorga, metiendo el balón al área hacia Guzmán, bien encimado por Salama. En la pelea entre delantero y defensor, el balón quedó muerto (y casi clavado) en el área, apareciendo Pito Camacho cual cazagoles, para golpear fuerte y batir a Guille con un disparo que entró junto al poste.

Aunque el palo fue muy duro, no bajó los brazos el Unión Adarve, sabiendo que tenía casi media hora para intentar cuanto menos empatar el partido, y con ello forzar una prórroga en la que el mismo ya le valdría para lograr el ascenso. Pero parecía que estaba escrito en algún sitio que los lobos no ascenderían, puesto que al minuto de marcar el segundo el Ceuta, Álvaro Portero estrelló el balón en el larguero, en lo que parecía una maldición.

Aunque no bajó los brazos el equipo de Diego Nogales, según fueron pasado los minutos fueron dejando de creer los rojinegros. Sobre todo, a raíz de la pausa de hidratación. El control y el dominio eran del Adarve, ante un Ceuta muy seguro, que sabía que sino pasaba nada más, la Primera RFEF sería suya, pero sin recurrir al otro fútbol. Los nuestros eran un quiero y no puedo, y las pocas veces que fueron capaces de crear peligro, Cruz se topó con una volada espectacular del portero para evitar sufrimientos a los suyos.

A última hora, el Adarve ganó más presencia en área rival. Aunque los de Nogales no lograban finalizar, jugando ya con más corazón que fútbol. Y ahí si fue cuando el Ceuta comenzó a perder todo el tiempo posible, ante la euforia de su afición, que ya durante los siete minutos de prolongación se dedicó a celebrar un ascenso, que al menos para el Adarve, tendrá que esperar.

 

UNIÓN ADARVE Guille; Gallardo, Dani Ramos, Salama, Mayorga; Maganto (Nouman 57’), Llamas, Calleja (Cruz 57’), Tellechea (Miñambres 70’); Álvaro Montejo (A) (Cidoncha 82’) y Álvaro Portero.
CEUTA
Montagud; Alain (A), Carrasco (A), Telis, David Alfonso; Aisar (Samu Casais 70’), Castro, Reina (Benji 85’), Ismael César; Guzmán (Misffut 85’) y Pito Camacho.
GOLES 0-1 Guzmán (44’); 0-2 Pito Camacho (59’).
ÁRBITRO Ortega Herrera, colegio valenciano.
INCIDENCIAS Nuevo Pepico Amat, unos 700 espectadores.
Publicidad

1 COMENTARIO

  1. gran temporada del adarve, una lastima la segunda vuelta donde con poco que se hubiera hecho habrian sido campeones.
    a meditar y reformar la plantilla en su justa medida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí