Publicidad

inmaculado reestreno de Antonio Rivas como entrenador del Atlético B. Desde el regreso del alcazareño al segundo equipo rojiblanco, el filial cuenta sus partidos por victorias; con el agravante de que ambos partidos han sido a domicilio.

Tras una semana de parón por coronavirus, volvía el filial a la competición frente al Villarrobledo. En el vetusto Barranco del Lobo, los colchoneros se mostraron superiores a un equipo el local, que en función de como acaben los resultados de la jornada, podría acabar ya descendido a falta de cuatro partidos.

Aunque no fue un torrente de fútbol, si se vio desde el inicio que los nuestros estaban mejores. Mejor situados en el terreno de juego, y con más criterio de balón, los de Antonio Rivas tuvieron el partido controlado en todo momento. Los madrileños, querían jugar más el balón que un Villarrobledo, que siempre le pegaba en largo, y con poca precisión. Esto derivó en que los locales apenas inquietaran a San Román, sin tener tampoco que esforzarse mucho la zaga para evitar peligro. Enfrente, el Atlético B tampoco creaba mucho peligro ni llegaba en gran número de veces a portería rival, pero sí tenía más claro lo que hacía. Los visitantes generaban superioridad y peligro las pocas veces que se asomaban sobre la portería de Zárraga; al que eso sí, tampoco se le recuerdan grandes paradas.

Y cuando no generaban superioridad los cachorros rojiblancos, les ayudaba el rival. El Villarrobledo se mostró muy nervioso en todo momento, y precipitado, lo que ayudaba a los hombres del filial. Muestra de ello fue el primer gol. En una jugada fácil y simple, Edu de la Torre se quedó corto en la cesión atrás hacia su portero. Camello rápidamente se dio cuenta, se hizo con el esférico, y avanzó con el mismo. Una vez internado en el área, recortó al portero, se acomodó el balón, y a puerta vacía, hizo el 0-1.

Por delante en el marcador, el Atlético B ganó en tranquilidad y poso sobre el césped. El Villarrobledo seguía como un equipo espeso, sin ideas, que no era capaz de superar a los colchoneros, que vivían el partido cómodamente. Al igual que ocurrió en Villarrubia hace quince días, los jugadores del filial tuvieron muy claro que solo tenían que perder y nada que ganar, asegurando el pase y el balón. El llegar a portería contraria era lo de menos, y más viendo las facilidades que daba la endeble defensa local, por lo que pensaron más en proteger el tesoro que en buscar algo más.; aunque al filo del descanso, Medrano pudo matar el partido, sacando por abajo Zárraga.

Tras el paso por vestuarios, mejoró algo el cuadro local. El equipo de Edu Pérez ganó unos metros sobre el campo, y jugó más en campo, rival, aunque sin peligro. A la hora de finalizar, el cuadro albaceteño era una madre, y aunque generaron situaciones de peligro, los remates no eran nunca peligrosos. Por su parte, el filial dio la sensación de jugar al ralentí, como sin querer forzar la máquina, aunque entraba bien por las bandas, aunque sin finalizar.

Y en una de las internadas por la banda diestra, llegó el tanto que mató el partido. Camello metió un pase atrás a Medrano desde la línea de fondo. Y cuando éste último se disponía a controlar el balón, fue pisado por Chato (el que estaba siendo el mejor de los locales), decretando sin dudarlo Sáez Vital penalti. La pena máxima se encargó de ejecutarla Toni Moya, que aunque no engañó a Zárraga, si logró batirle.

Con el filial dos goles por delante, el partido murió. El balón iba de un campo a otro sin mucho criterio ni peligro. Ambos técnicos agotaron sus ventanas de cambios, sin que éstos ayudaran a que cambiara el desarrollo del partido. Y aunque ambos equipos gozaron de alguna ocasión al final (sobre todo los locales, tirando de orgullo), ninguno fue a puerta, por lo que el videomarcador del Barranco del Lobo no se volvió a mover, sumando así el filial una importantísima victoria

 

VILLARROBLEDO Zárraga; Fer Navarro (A), Ángel Moreno (A), Edu de la Torre, Lúcas (Bruno 46’); Chato (Alfie 84’); Cantave (Jose Carlos 55’), Pablo García, Raúl Llorente (A), Carmelo (Juanma 76’); y Dani Ndi (A).
ATLÉTICO B
San Román; Camús, Moreno, Álvaro García, Medrano (Forcen 64’); Ricard (A) (Davo 64’), Serrano (Calavera 85’), Toni Moya, Abde Damar (Rojas 64’); Mario Soriano (Diabaté 85’)y Camello.
GOLES 0-1 Camello (18’); 0-2 Toni Moya (penalti) (70’).
ÁRBITRO Sáez Vital, colegio andaluz.
INCIDENCIAS Virgen de la Caridad-Barranco del Lobo, unos 500 espectadores.
Los Importantes 2020/2021
ATLÉTICO B
3.
2. Camello
1. Soriano
E: Antonio Rivas 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí