Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La RSD Alcalá será el representante madrileño con la Copa RFEF, de la cual, por cierto, los rojillos fueron subcampeones en el año 98. Los de Jorge Martín de San Pablo se adjudicaron la final en la tanda de penaltis, en la que no marraron ninguno de sus cuatro lanzamientos. Todo lo contrario que un Ursaria que vio como no logró materializar sus dos primeros lanzamientos.

Pero antes de llegar a la lotería de los penaltis, vivimos 130 minutos (contando los añadidos) muy intensos. A pesar del calor reinante en la mañana de domingo, y de que ambos equipos no llevan ni un mes entrenando, ambos conjuntos mostraron un gran estado de forma.

Territorialmente, sobre todo en los dos primeros tiempos (el reglamentario y el de la prórroga), dominó el equipo complutense. Con más balón, moviéndolo con ritmo y precisión, jugando más en el campo contrario de un Ursaria incómodo sobre el césped. Eso sí, los de Joselu fueron mejorando según avanzaba el partido, sobre todo en la segunda mitad del tiempo reglamentario, en la que tuvieron un rato de dominio y control.

En todo momento, ambos equipos apostaron por jugar. El balón era propiedad de los jugadores vestidos de rojo, que lo movían con criterio, buscando hacer daño por las bandas. Enfrente, aunque se defendía bien, se veía al Ursaria incómodo, al no entrar en contacto con el balón sus hombres más verticales. Todo lo contrario que un Alcalá, que generaba mucho peligro por fuera, sobre todo por la banda zurda de Nouman.

Aunque el partido era bueno, no se veían muchas ocasiones de gol. De hecho, la más clara del primer tiempo, fue para Tito, en una jugada de pizarra que acabó repeliendo Christian Flores. De hecho, la parada del ex del Pozuelo, fue la única de mérito de los dos cancerberos en el primer tiempo, puesto que las dos restantes acciones de peligro (una por bando) de la primera mitad, se marcharon fuera. Por poco, cerca de los palos, pero los disparos de Borja Pascual y Marcos Legaz no fueron entre los tres palos.

Tras el paso por vestuarios, el desarrollo del juego cambió. El Ursaria logró ganar metros, y sobre todo, ganó en posesión de balón, por lo que dejó de verse sometido por el rival. Y aunque ganó presencia en campo rival, y sobre todo merodeó el área, con lo que no pudo el equipo de Joselu fue con la zaga rival. Los balones de peligro de los de Cobeña morían en la imaginaria línea de tres cuartos, sin lograr conectar con Jacobo Alcalde. Y como quiera que los hombres de segunda línea no lograban sobrepasar la defensa alcalaína, las buenas intenciones de los hombres vestido de negro quedaban en nada. Enfrente, el Alcalá hacía daño a la contra, percutiendo esta vez por la banda diestra, con su capitán Huelves subiendo mucho al ataque.

Curiosamente, a pesar de que el Ursaria tuvo el control del segundo tiempo, los goles pudieron llegar en su portería. Curiosamente, el Alcalá fue capaz de crear más peligro cuando no tuvo el control. Así, Marcos Legaz pudo adelantar por dos veces a los rojillos, topándose con un gran Fran Martínez. A cinco para el final del tiempo reglamentario, Tito estrelló un balón en el larguero, a la salida de un córner. Para el Ursaria, la tuvo un cobeñero como Sicilia, en un contragolpe por la banda diestra, plantándose solo en el área, pero estrellando el balón en el lateral de la red.

Al no haber goles, se jugaron treinta minutos extra, en los que el calor y el cansancio hicieron mella en el espectáculo. A los jugadores de uno y otro equipo les costaba más, y el balón se jugaba con menos precisión. Y curiosamente, al igual que en el tiempo reglamentario, en la primera mitad estuvo mejor el Alcalá; mientras que la segunda fue para el Ursaria. Lo que no cambió, es que se siguieron viendo pocas ocasiones de gol. Diego García la tuvo para los de negro, topándose con un gran Manolo Delgado, aunque sin lugar a dudas, la parada de la mañana la hizo Fran Martínez. Nada más iniciarse el segundo cuarto de hora de la prórroga, Nouman obligó a volar a Fran Martínez, en un lanzamiento de falta desde la frontal que iba camino de la escuadra contraria.

Como quiera que ninguno de los dos equipos logró perforar la portería rival, se llegó a la lotería de los penaltis. El Ursaria ganó el sorteo, comenzando a lanzar los hombres de Joselu, algo que suele dar ventaja. Sin embargo, Villalón vio como Manolo Delgado le repelía el primer lanzamiento; mientras que Borja Pascual mandó directamente fuera el segundo. Una ventaja no desaprovechada por un Alcalá que anotó en todos sus lanzamientos, quedándole el decisivo a Guille Macho. A pesar de sus diecinueve años, y de ser su primera temporada como senior, no le temblaron las piernas al canterano del Atlético de Madrid, logrando engañar a Fran Martínez, dando así el título autonómico y el pase a la fase nacional a los alcalaínos.

URSARIA Christian Flores (Fran Martínez 46’); Busto (Alberto Moreno 67’), Villalón (A), Juancho (A) (Higuera 60’), Adrián; Malote (Hugo García 77’) (A), Cortázar; Izan (AA 117’), Borja Pascual (A), Christian (Mario 60’); y Jacobo Alcalde.
ALCALÁ
Manolo Delgado; Huelves, Tito (Macho 91’), Javi Jiménez (Ángel Moreno 62’) (A), Dani Navarro; Aitor Monroy, Chato; Garci (Dani Peinado 110’), Abel Molinero (Jorge Sánchez 62’), Nouman (A); y Marcos Legaz (A).
GOLES No hubo. Penaltis. 0-0 Villalón (para Manolo); 0-1 Nouman (gol); 0-1 Borja Pascual (fuera); 0-2 Marcos Legaz (gol); 1-2 Diego García (gol); 1-3 Chato (gol); 2-3 Mario (gol); 2-4 Macho (gol).
ÁRBITRO López Montalbán. Amonestó al entrenador del Ursaria, Joselu.
INCIDENCIAS Ernesto Cotorruelo, unos 200 espectadores.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí