Publicidad

El debut del Sanse en casa ha ido rodado. Ganó a un Pontevedra, muy aseado, al que le faltó pegada y un poco de pimienta para desorganizar a un equipo que mostró saber a qué jugar. Los sanseros fueron un bloque granítico, ninguna concesión atrás, y letal delante para finiquitar un duelo que realmente fue bastante igualado. La diferencia de pegada no puede resumir por sí sola las virtudes de un Sanse que parece que tiene cinco o seis partidos más de rodaje que el resto de acompañantes en este grupo uno de la primera REF.

Medio porque el Sanse era el local y eso obliga, medio porque el Pontevedra no mostró mucho interés por exponer arriba, el arranque fue más para los locales. Aunque el primer sustillo lo dieran los gallegos con una jugada embarullada que ni los defensas acertaban a despejar, ni los atacantes a finalizar. Así que en su mayor parte la posesión sansera fue estéril porque tampoco obligaba a los visitantes a un desgaste defensivo grande. A los veinte minutos todo el almuerzo había sido alguna llegada y alguna acción a balón parado sin mucha chicha la verdad. Porque pese a que Jime y Alex querían incidir por su banda, el entramado visitante taponaba cualquier aproximación al área.

Lo más noticiable en la primera media hora fue una supuesta mano de Borja en área propia que pareció absolutamente involuntaria y, además el árbitro muy cerca, lo tuvo claro desde el principio. A partir de ahí se animaron algo más los locales con una mayor posesión de balón y con llegadas más claras por los costados. Faltaba la precisión del último pase pero el color del partido era otro. Y el Pontevedra estaba cada vez más recostado en su área. Eso sí un disparo de Baquero fue el primer aviso visitante. La respuesta del Sanse fue el primer gol. Un robo en medio campo origina una cabalgada de Arturo que deja en la frontal para Raúl Hernández que remata con mucha mala idea abajo haciendo inútil la buena estirada de Cortés que llegó a tocar. La primera clara acabó en las mallas y al descanso los madrileños mandaban, por acierto más que por futbol, pero…. Es así este juego.

Tan así que nada más arrancar la segunda mitad Abelenda tuvo en su cabeza el empate pero su magnífico cabezazo se topó con una mano increíble de Pedro López. Y lo que es este juego, en una contra el segundo. Colada por derecha de Borja, deja atrás para Arturo que remata, paradón de Cortés pero en el rechace llega Raúl Hernández para hacer el segundo. Dos ocasiones, dos goles. Seguramente el Pontevedra no merecía tanto castigo mas este juego no entiende de méritos. Pudo sentenciar el Sanse en doble ocasión de Arturo aunque esta vez sin tanta fortuna cara a gol.

Lógicamente el Pontevedra se tiró para arriba con todo y generó algunas llegadas aunque sin concretar en el remate ante una ordenada defensa sansera. Quizá a los locales les sobró control y les faltó un puntito de osadía para explorar la contra y liquidar el partido. Claro que eso se ve desde fuera muy fácil; con dos cero a favor, es comprensible que no se quisiera arriesgar. Sobre todo cuando repasas la nómina de ogros que hay en esta categoría y te das cuenta que has sumado seis de seis.

SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES Pedro López; Navarro (A), Juanra, Charlie (A), Sergio Nieto; Jime, Borja Sánchez, Javi Gómez (Coulibaly 62´), Raúl Hernández (Borja Martínez 69´); Pedro Benito (Rodenas 62´) y Arturo (Mecerreyes 80´).
PONTEVEDRA
Cortés; Bastos, Churre, David Soto, Baquero (Gueye 55´); Miguel Román (Rubio 67´), Yelco Pino; Calvillo (Borja Domínguez 66´), Abelenda, Alex González; y Rufo (Charles 55´)
GOLES 1-0 Raúl Hernández (39´)    2-0 Raúl Hernández (50´)
ÁRBITRO Conejero Sánchez (Colegio extremeño)
INCIDENCIAS Matapiñonera: 600 espectadores. Estreno de césped natural de acuerdo a la normativa de la categoría.
Los Importantes 2022/2023
SANSE
3. Raúl
2. Arturo
1. Charlie
E: Luis Ayllón 2

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí