Publicidad

Dicen los expertos que un filial puede o ser un “chollo” (por bisoñez) o hacerte un traje (por la calidad). Miren el marcador y tendrán respuesta de lo que hizo el Celta b. Una primera media hora de fútbol primoroso acompañado de la fortuna cara a gol definió un partido que se suponía más apretado a priori. Ocurre que el Sanse se topó con el infortunio del primer tanto y sin tiempo para reaccionar había encajado el segundo. Con marcador a favor el Celta pareció su primer equipo y no el filial. Una maravilla el despliegue por banda, sobre todo la izquierda, y tremenda capacidad para finalizar. No le busquen tres pies al gato, no señalen a nadie en el Sanse; por Matapiñonera pasó una apisonadora de fútbol. Estas cosas pasan…. Con los filiales.

Sin habernos acomodado el Celta se ponía por delante. Mal despeje de la defensa local, el rechace lo empala Gabri desde la frontal, la pelota pega en un defensa y despista a Miguel para acabar en las mallas. Sin nada, 0-1. La cosa empeoró aún más, justo antes del 0-2 Bañuz se había lucido ante Miguel Rodríguez. Se aplazó la sentencia no más, acto seguido un centro desde la banda izquierda no lo desaprovechó el ariete celtiña cabeceando a la red. Los gallegos eran un ciclón a la contra y castigaban la portería local con llegadas muy claras que, además, le procuraban rédito. Poco se puede apelar al buen hacer celeste y su fortuna cara a gol.

El Sanse quiso sobreponerse y trató de llegar a importunar al portero visitante pero sin puntería. Lo contrario que los celestes: una colada de Javi Gómez al segundo palo la deja Cedric al área chica y Miguel Rodríguez de tacón hace el tercero. Una obra de arte, una maravilla. En menos de media hora el partido se había vuelto imposible para los de Marcos Jiménez. Y había pocas pegas porque el Sanse no era, ni mucho menos, un desastre. Ante al contrario quien estaba de dulce era el equipo de Onésimo que desarrollaba el plan de robar y salir como gamos con una perfección digna de equipo grande. Tampoco tuvo suerte Jaúregui que se topó con el portero local en un balón que persiguió por encima de lo razonable. Para el Celta todo era cara, para el Sanse todo cruz.

Cuatro cambios se atrevió a hacer Marcos Jiménez para arrancar la segunda mitad y buscar un milagro. Lo que encontró fue la sentencia y el 0-4 en el primer disparo de la segunda mitad y aunque quedaba un rato largo, aquello estaba liquidado. Hay días así. Además, otro problema con los filiales es que no paran, un equipo hecho suele dormir el partido, dejar las cosas como están y ahorrar esfuerzos; cada chaval quiere su cabellera y no paran. El Celta no fue una excepción. Así llegó el 0-5, el 0-6, el 0-7… a todas luces un castigo excesivo. Queda dicho, hay días así.

SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES Miguel Bañuz; Juanra, Mario González (Sergi 46′), Baro; Fer Ruiz, Llorente, Borja Sánchez, Raúl Hernández (Molina 46′) (A); Jime (Carlitos 46′) (A), Borja Martínez (Arturo 46′); y Jauregui (A).
CELTA B
Ruly García; Carrique, Javi Castro, Alex Martín (A), Diego Pampín; Carbonell (A) (Medrano 73′), Holsgrove (Beitia 67′); Cedric (Alfon 67′), Gabri Veiga, Javi Gómez (Fabricio 67′); y Miguel Rodríguez (Lautaro 73′).
GOLES 0-1 Gabri Veiga (2′); 0-2 Miguel Rodríguez (11′); 0-3 Miguel Rodríguez (24′); 0-4 Gabri Veiga (47′); 0-5 Cedric (66′); 0-6 Alfon (68′); 0-7 Lautaro (77′)
ÁRBITRO Orellana Cid (Colegio andaluz)
INCIDENCIAS Estadio de Matapiñonera, 500 espectadores.
Los Importantes 2021/2022
SANSE
3.
2.
1. Jauregui
E: Marcos Jiménez 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí