Publicidad

No todos los días se recibe a un Primera en casa. No todos los días se juega una ronda eliminatoria de la Copa del Rey. Y no todos los días te encuentras arropado por una grada abarrotada que cree que es posible. Hoy, sin embargo, sí era ese día para el San Agustín de Guadalix, que recibía a Osasuna para vivir lo que -desde el propio club- han calificado como “un partido histórico”.

No les bastó a los de Rodolfo Urías con estar frente a frente con los rojillos, necesitaron ponerle las cosas difíciles para vivir esta competición en todo su esplendor. No sería la primera vez que un equipo modesto da la sorpresa y, al menos en el primer tiempo, el San Agustín tuvo serias oportunidades de cara a portería.

Especial mención merece Joselu, que amenazó varias veces a Osasuna, aunque los visitantes guardaban un seguro bajo palos encarnado en la figura de Darío. El 19 del San Agustín gozó de una peligrosa ocasión en el minuto veintiséis, blocada por el meta rojillo. Dos minutos antes, también había parado un chut de Rubén Bas que por poco hace estallar a la grada. Aunque, sin duda, la más clara para el San Agustín llegaba en el minuto cuarenta. Lo hacía también por medio de las botas de Joselu que, tras bailar solo en el centro del campo, optaba por un tiro lejano que se marchó por alto. ¿Qué hubiera pasado si ese balón hubiera entrado? Nunca lo sabremos, pero la ovación antes del descanso agradeció los méritos del San Agustín.

Hasta entonces, Osasuna había dispuesto algunas ocasiones que también pudieron valerle la ventaja en el marcador, pero que no llegaron a materializarse. Un par de Roberto Torres, algún centro envenenado de Ontiveros y un disparo raso de Cote que Farru atrapó salvando el 0-1 antes del descanso.

El San Agustín salió al segundo tiempo sintiendo que la victoria no era una utopía, pero poco tardó el conjunto dirigido por Jagoba Arrasate en diluir las esperanzas de los locales. Apenas cinco minutos después de la reanudación, Barbero adelantaba al combinado visitante en una acción que rozó los guantes de Farru, pero no fue suficiente para evitar que el cuero acabara en el fondo de la red.

Comenzó entonces a notarse el abismo entre unos y otros. El San Agustín sufría; en ese momento, todo lo que en la primera parte había arreado ahora era subordinación ante un Osasuna que cada vez apretaba más las tuercas a su rival. La impotencia llegó en el sesenta, con el 0-2. Roberto Torres, el capitán, recibía un balón al primer palo y batía a Farru aumentando la ventaja para Osasuna.

El San Agustín no se rendía; de hecho, Joselu -de nuevo- obligó a Darío a intervenir en el minuto sesenta y seis con un potente disparo que parecía llevar aires de “aquí seguimos”. Esa sería, sin embargo, la única acción destacada de los locales en el segundo tiempo, pues a medida que corría el tiempo, el abismo entre ambos era mayor.

La sentencia llegaba en el minuto setenta y dos, y no de cualquier manera: Ontiveros anotó un golazo por la escuadra desde fuera del área. Farru se convirtió en un espectador más de aquella obra maestra. No sería la última vez que el esférico se colaría en la jaula, pues hubo tiempo para que en el ochenta y nueve el Chimy Ávila rematara con la testa un balón colgado al área y anotara el cuarto para el conjunto rojillo.

Sonó el pitido final y, pese al resultado, seguía siendo el día para el San Agustín de Guadalix. Un día imposible de empañar, pues dicen que “solo está derrotado el que deja de soñar” y este club de Preferente regaló momentos para hacerlo.

SAN AGUSTÍN DEL GUADALIX Farru, Hugo (A), Riki (Hoyos 61´), Gali, Rubén Bas (Mario Castillo 75´), Lucas Nitz (Max 61´), Kani (Pinilla 75´), Luisle, Jesús Sánchez (Lalo 61´), Edu Ruiz, Joselu
OSASUNA
Darío, Juan Cruz, Roberto Torres, Jaume, Ramalho, Ontiveros (Chimy Ávila 73´), Barbero (Kike García 73´), Íñigo Pérez, Aridane (Oier 77´), Javi Martínez (Kike Barja 77´), Areso
GOLES 0-1 Barbero (50´); 0-2 Roberto Torres (60´) ; 0-3 Ontiveros (72´) ; 0-4 Chimy Ávila (89´)
ÁRBITRO Jaime Latre, comité aragonés
INCIDENCIAS Polideportivo Municipal de San Agustín, unos 2.000 espectadores.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí