Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

primera victoria en esta segunda fase para el Rayo Majadahonda, que demostró por qué se quedó fuera de la lucha por el ascenso a Segunda División. En un partido marcado por la gran tormenta que descargó sobre el Cerro del Espino, se vio un pobre espectáculo entre dos equipos que en ningún momento lograron divertir al público.

De primeras, parecía que todo iba a ser muy diferente. El sol se quería abrir hueco entre las nubes negras que venían, y los dos equipos parecían que querían tener el balón. Lo tenían más los madrileños que un Mérida que jugó con cinco hombres atrás. Una poblada defensa, pero sin que Miguel Rivera metiera a su equipo atrás, para tratar de anular el frente del ataque majariego, sin un referente claro. Aunque de inicio formó de nueve Rubén Sánchez, asomaban e intercambiaban posiciones en la línea de ataque Susaeta, Raúl Sánchez y Mawi.

Visto que los majariegos no lograban traspasar la línea defensiva, podría decirse que la zaga extremeña ganaba la partida; pero tampoco fue mérito visitante. Aunque los dos equipos querían jugar y tocar el balón, lo cierto era que al cuarto-quinto pase erraban, lo perdían. Deméritos ofensivos más que méritos ofensivos, que propiciaron que el partido se convirtiera en un lento pasar de minutos, en los que no ocurría absolutamente nada.

Tal era el aburrimiento de los presentes, que cuando el líquido elemento comenzó a hacer acto de presencia, muchos comenzaron a abandonar el estadio. Según iba incrementando la lluvia, más público comenzaba a desfilar. Y cuando más gente parecía que comenzaba a salir, llegó el primer tanto del partido. Faltaban diez para el descanso, cuando Ángel Bastos filtró por la izquierda un balón a Raúl Sánchez. Éste controló, avanzó, y una vez se internó en el área envió el balón al segundo palo. Por allí, libre de marca, apareció Mawi, para tirándose y aprovecharse de lo resbaladizo del césped, anotar a puerta vacía el 1-0; en la que fue la única y última acción reseñable de un primer tiempo muy plácido para ambos guardametas.

En el descanso, la tormenta cogió aún más fuerza, despoblando las gradas del Cerro del Espino. Apenas cien valientes se quedaron en sus asientos, teniendo casi más mérito que aguantaran el suplicio futbolístico que el climatológico. Y es que tras el paso por vestuarios, de inicio nada cambió. Poco o nada pasaba sobre el césped, por lo que Miguel Rivera tomó cartas en el asunto, introduciendo un doble cambio y una modificación táctica en su equipo. El ex del Leganés pasó a de la defensa de cinco a un 4-3-3, buscando tener más balón, mordiente y presencia en campo rival.

De inicio le salió bien la jugada al técnico romano. El Mérida ganó metros sobre el césped, tuvo más el balón, y jugaba en campo de un Rayo Majadahonda parsimonioso, que ni tan siquiera presionaba. Eso sí, lo que les faltaba a los extremeños era creación en los últimos metros, puesto que no lograban inquietar a Dani Sotres.

Y al igual que le ocurrió al Rayo Majadahonda en el primer acto, a la primera que tuvieron los visitantes, lograron igualar la contienda. Cumplida la hora de partido, tras una posesión muy larga, el cambio de orientación del juego propició que el balón le cayera a Marc Fraile por el perfil diestro. Casi sin dejarla caer, Marc Fraile centró a la frontal del área chica, poniéndole el balón en la cabeza a Jaume Tovar, que cruzando al palo contrario con la testa, igualó la contienda.

Se hacía justicia para los méritos (pocos) de unos y otros. Sin embargo, la diosa fortuna, esa que en jornadas anteriores le ha sido tan esquiva a los majariegos, se alineó con los de Abel Gómez. Apenas dos minutos después, Raúl Sánchez envió el balón desde el circulo central para que Manny (que acababa de entrar), corriera su banda (la zurda). La suerte para los madrileños fue que Javi Montoya, el inédito portero visitante, resbalara cuando pretendía salir a cortar la jugada, a la vez que Manny seguía corriendo. Esto propició que el dominicano pudiera centrar plácidamente (su marca hacía mucho que había perdido de vista al jugador rayista), para que libre de marca, al segundo palo volviera a aparecer Mawi; que si fácil lo tuvo en el primer tanto; mucho más en el segundo.

El partido volvía a donde estaba, machacando las ilusiones de los forasteros. El Mérida no es que bajara los brazos, pero si acusó en demasía el fuerte golpe anímico. Y más, que cuando parecían crecer y que podrían dar más de un susto a los madrileños, vieron como les era mal anulado por fuera de juego el segundo tanto de Jaume Tovar, a la salida de un saque de banda.

El susto eso sí, le hizo a los locales subir un punto la intensidad. La suficiente para que el rival no les hiciera daño, y el partido acabara sin sobre saltos. Y con ello, tres puntos para acercarse a la Primera RFEF, evitando así el que sería un gran fracaso para el ambicioso proyecto majariego.

RAYO MAJADAHONDA Dani Sotres; Borja González, Álvaro Vega, Manu Sánchez, Ángel Bastos; Ayoub (Iago Díaz 82’) (A) Jesús Bernal (A); Mawi (Julio Rico 75’), Susaeta (Manny 55’), Raúl Sánchez (Higor Rocha 82’); y Rubén Sánchez (Iturraspe 55’).
MÉRIDA
Javi Montoya; Rubén Valverde, Mario Robles (Marc Fraile 52’), Nacho González (A), Erik, Javi Zarzo (Dani García 52’); Marc Carbó, Carlos Selva (A), José Gaspar (David Rocha 31’) (Carlos Cinta 72’), Álvaro Barbosa; y Jaume Tovar.
GOLES 1-0 Mawi (35’); 1-1 Jaume Tovar (63’); 2-1 Mawi (65’).
ÁRBITRO Tárraga Lajara, colegio valenciano.
INCIDENCIAS Cerro del Espino, unos 300 espectadores.
Los Importantes 2020/2021
RAYO MAJADAHONDA
3.
2. Mawi
1. Manny
E: Abel Gómez 1
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí