Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

para poner el broche a la jornada siete, nos esperaba un clásico entre dos que se suponen gallitos de la competición, como son Rayo B y Alcalá. Sin embargo, ninguno de los dos equipos termina de arrancar en este inicio de temporada, y dejaron pasar la oportunidad de quedarse a un partido de los puestos de play off.

Buscando la reacción de sus equipos, ambos entrenadores introdujeron tres novedades en sus formaciones titulares. Por parte local, Ángel Dongil introdujo a Xian, Marc y Aguirre en lugar de Aguado, Messeguer y Diego; mientras que Jorge Martín de San Pablo (poco amigo de los cambios y las revoluciones) dio entrada en el once a Manu Díez, Mario y la gran sorpresa de la jornada, el cancerbero Aarón; en lugar del sempiterno Juancho, Navarro y Alamancos. Unos cambios que resultaron ser de cromos, puesto que no alteró sus sistemas de juego habituales.

Lo que sí repitió el Alcalá con respecto a su último desplazamiento fue una salida en tromba. Buscando huir de la penúltima posición en la que habían caído tras los resultados de la mañana, y rápidamente se pusieron por delante en el marcador. Dani Ponce asistió desde la derecha a Mario, que solo libre de marca en el segundo palo batió por bajo a Dani Merino.

El tempranero gol alcalaíno no varió el guion del choque, puesto que si por algo se caracterizan los dos equipos es por querer jugar y pensar siempre en la portería contraria. Lo que si pudo hacer cambiar su devenir y no ocurrió fue lo que tenía que haber sido una expulsión para el filial a los doce minutos de partido. En un contragolpe, Dani Ponce avanzaba por el centro con el balón controlado, cuando fue sujetado y tirado al suelo por un adversario que le agarró del brazo con las dos manos. Una acción clara, que González Oliva no se atrevió a pitar, seguramente pensando que era demasiado pronto y que marcó el devenir del partido. Y también su propia actuación, puesto que según fue avanzando el partido (y se le iba yendo de las manos), fue tratando de compensar errores de un lado hacia otro, errando al no establecer un criterio claro hacia ninguno de los dos equipos.

Cinco minutos después de la mencionada acción de Ponce llegó el tanto del empate local. Aguirre centró desde la banda diestra, y tras un mal despeje, el balón quedó suelto. Marc se aprovechó de la circunstancia, haciendo el 1-1 desde el interior del área.

El partido comenzaba de nuevo, lo que hizo bajar el pistón a los dos equipos, que no acabaron de encontrarse. Ambos conjuntos basan su juego en crear superioridad a través del balón, dominando al contrario. Pero como quiera que ninguno de los dos equipos era capaz de someter al rival, ninguno era capaz de crear peligro. Las llegadas a las áreas eran escasas, y antes del descanso tan solo puede rescatarse una ocasión de verdadero peligro. Fue favorable a los cervantinos, en un disparo de Mario que atrapó Merino sin muchas complicaciones; tras un rechace anterior tras un chut de Castiella.

Tras un largo paso por vestuarios (el primer tiempo acabó antes de menos diez y el segundo comenzó pasadas las 17:10), el partido no cambió. Aunque de inicio parecía más movido, con llegadas y disparos lejanos de los dos equipos, el juego se fue endureciendo. Entre la tensión que se iba creando entre futbolistas de los dos equipos; y el criterio alterno del colegiado, los jugadores de los dos equipos se fueron despistando, entrando más en guerrillas que jugando al fútbol. Aunque a decir verdad, cuando los veintidós futbolistas se centraban en el fútbol, ahí el filial fue superior merodeando el área rival, y gozando de bastantes acciones a balón parado que terminaron en el limbo.

Viendo que el partido iba tomando unos derroteros que no favorecían a su equipo, Jorge Martín de San Pablo introdujo un doble cambio. Hervías y Fran Pastor entraron en el terreno de juego para dar oxígeno al ataque rojillo. Por su parte, Ángel Dongil no comenzó a mover el banquillo hasta el minuto ochenta, no llegando a agotar los cambios.

Dentro de este juego, ambos equipos tuvieron una opción clara para marcar, y muy probablemente para llevarse los tres puntos. La primera fue para el Rayo B, en un gran remate de Cano a servicio de Alberto que repelió el debutante Aarón con una gran estirada. El meta alcalaíno le quitó lo que parecía un gol cantado, en un remate a bocajarro desde el interior del área, cerca del larguero. Por su parte, el Alcalá si llegó a anotar tras una serie de rechaces (balón botando en la línea incluido), por mediación de Rafa. Sin embargo, el tanto quedó anulado al entender González Oliva que había rematado con el brazo, en una de esas jugadas que el VAR llama oscuras y que tarda minutos en revisar. Tal fue la incertidumbre y la acumulación de hombres en el área, que el árbitro asistente de esa banda de primeras inició la carrera hacia el centro del campo entendiendo que era gol válido.

Sea como fuere, el marcador no se volvió a alterar, finalizando el choque con un justo empate, que no pareció dejar contento a nadie; y que de momento, parece no valer de mucho a ninguno de los dos.

RAYO VALLECANO B Dani Merino; Javi Rubio (A), Jorge, Rubén Atuse, Xian; Arratia, Ángel (A) (Nacho 82’); Aguirre, Cano (Diego 80’), Alberto; y Marc.
ALCALÁ
Aarón; Huelves (A) (Maikel 80’), Rafa (A), Benítez (A), Manu Díez; Gonzalo Rodríguez (A); Dani Ponce (Hervías 58’), Nanclares (A), Mario (Fran Pastor 58’); Saballs (A) y Castiella.
GOLES 0-1 Mario (5’); 1-1 Marc (19’).
ÁRBITRO González Oliva (0). Amonestó al técnico visitante. Hizo dos pausas para hidratación y permitió que el descanso se prolongara más de veinte minutos.
INCIDENCIAS Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano, Campo 4. Unos 300 espectadores.
Los Importantes 2019/2020
RAYO B
ALCALÁ
3. 3.
2. Alberto 2. Benítez
1. Marc 1. Mario
E: Ángel Dongil 1 E: Jorge Martín de San Pablo 1
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí