Publicidad

Sin entrar a valorar el potencial deportivo de uno y otro rival, se puede decir que el último sorteo ha sido benévolo con los equipos madrileños. Tanto Atlético B como Navalcarnero se enfrentarán a los equipos con la clasificación más baja que les podía tocar, jugándose la vuelta en nuestra Comunidad en ambas eliminatorias. Además, se enfrentarán a viejos conocidos.

El primero en conocer rival fue el Atlético de Madrid B. El equipo de Luis García Tevenet se enfrentará al UCAM Murcia, el único quinto clasificado para la fase final. Al equipo murciano lo entrena el madrileño Víctor Cea desde finales de Marzo. De los nueve partidos que ha dirigido el ex del Adarve a los universitarios, cinco se han saldado con victoria, por tan solo dos derrotas. Una de ellas en liga frente al filial del Cartagena; y la última hace apenas diez días en la ida del play off frente a la Peña Deportiva. En todo este tiempo, los murcianos tan solo han encajado tres goles.

El UCAM es un equipo hecho con la única idea de ascender. Tras descender el pasado curso de Primera RFEF, desde la Universidad solo tienen en mente el retorno a la división de bronce. Un exigente proyecto, por el que han pasado hasta tres entrenadores esta temporada, hecho a base de talonario, aunque con pocos nombres con pasado en el fútbol madrileño. Aparte del mencionado Cea, dos canteranos del Real Madrid -que no llegaron al Castilla- forman parte de la plantilla como son Orozco e Isra Salazar. También cuenta Cea con dos canteranos del Atlético de Madrid, aunque con más recorrido en sus trayectorias como Rafa Chumbi y Vicente Romero; completando el póker el ex del Fuenlabrada José Fran. Chumbi, junto con Manu Ramírez son los máximos goleadores del UCAM.

Dejavú del 2016 para el Navalcarnero

Por su parte, el Navalcarnero se enfrentará al Tarazona. El equipo aragonés no es un rival cualquiera, puesto que ya se enfrentaron a los rojiblancos en 2016, también en búsqueda de una plaza en la tercera categoría de nuestro fútbol, la por aquel entonces Segunda B. Y no puede traerle mejores recuerdos a los navalcarnereños, puesto que el equipo dirigido por aquel entonces por Juanjo Granero logró el que hasta la fecha es el último ascenso conseguido en el Mariano González, a pesar de que a los nueve minutos del partido de ida iban dos goles por debajo en el marcador.

El hecho de disputar la fase de ascenso ya era un premio para el Tarazona, como reconocía ya en el primer sorteo su entrenador Javi Moreno, ex entrenador del Alcorcón B, y ex jugador de Alavés, Milán y Atlético de Madrid entre otros. Un equipo humilde, y al igual que el Navalcarnero, confeccionado con jornaleros del fútbol, sin grandes nombres. Tres de ellos tienen pasado en nuestro fútbol. Se trata del lateral Razvan (ex del Fuenlabrada) y de sus dos máximos goleadores: Adrián Carrasco y Marcos Mendes. El primero, madrileño de Torres de la Alameda, acumula diez goles, y ha defendido las camisetas de Alcalá (categorías inferiores), Azuqueca, Rayo B, Las Rozas y el Móstoles en la segunda vuelta de la temporada pasada. Con doce, Marcos Mendes es el máximo artillero de los zaragozanos, y bien conocido por todo el entorno rojiblanco, puesto que la pasada temporada vistió la camiseta del Navalcarnero.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí