Publicidad

El Real Madrid Castilla debutó en la primera RFEF con una derrota mínima (y gracias) en un partido donde casi no tuvo opciones arriba y si no entregó antes la cuchara fue porque su portero le sostuvo en los momentos más complicados. A los locales les bastó una primera media hora arrolladora para primero empatar y luego tomar la delantera ante un rival que no entendió el partido hasta la segunda mitad, cuando ya perdía. Un campo con césped irregular, el aire gaditano que vuela los balones como si fueran globos y un rival que parecía jugarse la vida pudieron con los de Raúl. Buen ejercicio para tomar notas de cara a lo que se avecina en esta nueva categoría para un equipo que, en su mayoría, ya estuvo en la promoción a segunda la temporada pasada.

El inicio de partido es para amar este deporte. Ambos se predispusieron a buscar las cosquillas al rival, nada de especular. Al minuto ya tuvimos una caída en área madridista que no pareció nada y servía de aviso de intenciones. Entendió el Castilla que no podía quedarse atrás y se aventuró a buscar el área rival con una gran jugada de Arribas que sacó, apurado, el meta local. A la segunda llegó el premio: una buena combinación por banda derecha acabó con un buen centro al segundo palo que Latasa mandó a las mallas de cabeza. Quizá, sólo quizá, los blancos tuvieron que parar un poco. No fue así porque, lo dicho, querían ir “palante” y en una estrategia maravillosamente golpeada por Ñito, Muñoz puso el empate. No se podía discutir. De hecho poco después el portero visitante tuvo que emplearse por partida doble con brillantez.

Para rematar un inicio tremendo de los albinegros (17 minutos por más señas) Santos tuvo que sacar bajo palos un remate de que se colaba y acto seguido, otra vez, Luis López dejaba impronta de su clase con una parada espectacular. El Levante que fue la Balona encontró premio a su insistencia, casi siempre por banda izquierda, en una colada por dicha banda de Dorrio (qué pesadilla) con centro rasito que deja pasar Iván Martín desconcertando a la defensa pero no a su compañero Coulibaly que remata, más despierto, a la red. Pocas pegas se le podía poner visto lo visto. Con la ventana en el marcador los locales bajaron una marcha lo que permitió al Madrid hacerse con el balón. No se tradujo en ocasiones que pudieran convertirse en gol por lo que al descanso llegaron con ventaja los locales. Merecidamente, hay que reconocerlo.

El guion inicial del segundo acto fue previsible. La Balona arropada atrás a esperar una contra y el Madrid con el balón a buscar un agujero en la defensa local. A diferencia de la primera mitad la reanudación fue más pausada porque los albinegros sí que supieron poner pausa para que el ritmo no se desbocara. Arriesgó pronto Raúl con los cambios buscando un cambio de timón porque su equipo, salvo Arribas no encontraba el golpe de pedal para complicar la vida al rival. La traducción es una ausencia casi total de ocasiones salvo un centro envenenado de Arribas al que no llegó Latasa porque se adelantó el portero rival.

En el lado contrario un remate a bocajarro de Gerard Oliva volvió mostrar las cualidades de Luis López que se lo sacó de encima con reflejos felinos. El Madrid tenía la pelota, quería llegar, empujaba y llevaba al rival más cerca de su área a riesgo. Ponía muchos centros con intención pero faltaba remate y la realidad es que no daba la impresión de poder voltear el duelo. Claro que teniendo calidad siempre cabe una genialidad, un chispazo para que las tornas cambien. No ocurrió y de hecho si la derrota no fue a mayores la culpa fue del portero madridista que cerró una gran tarde con un mano a mano providencial ante Koroma que dejó el marcador como se fue al descanso.

BALOMPÉDICA LINENSE:  Nacho Miras; Loren, Morante, Jesús Muñoz, Víctor Mena (A); Koroma, Masllorens (Bandaogo 60´) Coulibaly (Chironi 88´), Dorrio (A) (Lavela 76´) ; Ñito (Cham 88´) e Iván Martín (Gerard Oliva 46´).
REAL MADRID CASTILLA: Luis López; Santos, Carrillo (Marvin 53´), Gila (A), Pablo Ramón; Arribas, Antonio Blanco, Morante (Dotor 71´), Peter (Gudjonhsen 80´); Theo (Aranda 53´) y Latasa.
GOLES:
0-1 Latasa (4′); 1-1 Jesús Muñoz (9′); 2-1 Culibaly (25′).
ÁRBITRO:
Arberola Rojas, colegio castellano manchego.
INCIDENCIAS:
Municipal de la Línea, unos 2.500 espectadores.
Los Importantes 2021/2022
CASTILLA
3.  Luis López
2.
1. Arribas
E: Raúl González 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí