Publicidad

Informa: Isma Corregidor

El Leganés B estará en la final territorial en la lucha por el ascenso. El filial pepinero eliminó con toda justicia a un pobre Las Rozas, que, eso sí, forzó la prórroga a pesar de su discreto partido. El filial fue muy superior en todo momento, pero careció de pegada.

Desde el inicio se vio que iba a ser una buena tarde para el Leganés B. Apenas habían transcurrido tres minutos desde el silbatazo inicial, cuando Piri dio el primer aviso estrellando el balón en el larguero. Toda una declaración de intenciones del equipo de Capdevila que desde el comienzo tuvo más balón, y jugó en el campo en el que defendía Las Rozas con su 5-4-1, que se convertía en 5-3-2 las pocas veces que salía de su parcela, al acompañar Barroso a Koné en las pocas veces que atacaban los serranos.

Y es que el partido fue prácticamente eso. Las Rozas trataba de no perder el sitio en su campo, ante un Leganés B paciente, que tocaba y se veía obligado a atacar por fuera, al cerrar muy bien por dentro el equipo de Manu González Millán. En ese sentido, brillaron los dos extremos pepineros, Piri y el juvenil Koke, que eran los que creaban y finalizaban todo el peligro. Al no tener espacios por dentro, y estar bien vigilado Ousmane, los jugadores del filial se veían obligados a tirar desde fuera, topándose siempre con el meta Rodri. No es que el meta tuviera una actuación milagrosa, pero sí se vio obligado a repeler los disparos desde fuera de los Koke, Solozábal, Piri y compañía. Sin mucha dificultad aparente, pero teniendo que mostrar seguridad en sus intervenciones.

Como pasa de tanto en cuando con este tipo de desarrollo de partidos, el Leganés B tuvo que abrir el marcador a balón parado; y las pocas ocasiones que tuvo el equipo sometido, fueron con mucho más peligro. De hecho, en todo el tiempo reglamentario, los visitantes tan solo tuvieron dos ocasiones claras de gol. En el primer tiempo Quivira rozó el gol con un gran cabezazo tras un centro desde la banda diestra; mientras que en el segundo, Sorín hizo diana, tras recibir un balón desde el perfil zurdo. El delantero se desmarcó bien de los centrales, controló sin oposición, y a la media vuelta fusiló a Garrido. Todo a ocho minutos para el final, condenando el partido a una prórroga que parecía que no iba a tener lugar, gracias al cabezazo de Ramírez a la salida de un córner con el que se adelantó el filial antes de la hora de partido. Y sobre todo, dada la pobre imagen de los forasteros, que, ni con el cambio a defensa de cuatro, daban buenas sensaciones.

La prórroga empezó con un cambio en los locales, que conllevó un modificación táctica por parte de Capdevila, y que de primeras conllevó también un cambio de roles en el partido. Piri dejó su sitio a Robert, en lo que era un cambio defensivo, al quitar a un extremo por un lateral, pasando a jugar el filial con cinco atrás. Parecía lógico, puesto que al Leganés B el empate en la prórroga ya le valía para clasificar. Sin embargo, con lo que nadie contaba es con que el lateral hiciera dos auténticos golazos, colando el balón por la escuadra en ambos.

Pero antes de que los goles de los pepineros llegaran, Las Rozas dio un paso al frente. Todo lo que retrocedieron los locales lo ganaron los serranos, que durante el primer tiempo de la prórroga vivieron sus mejores minutos, jugando en campo rival, aunque sin ser capaces de crear peligro. Todo lo contrario que el Leganés B, que, en la primera que tuvo en el tiempo extra, volvió a ponerse por delante en el marcador. De nuevo tras un córner. Esta vez, tras el rechace, el balón fue a parar a la inmediación de la línea del área grande, desde donde Robert soltó un zapatazo que se coló por toda la escuadra. Todo, a dos minutos del descanso de la prórroga, y justo antes de que Diego Altamirano fuera expulsado por roja directa por una fuerte entrada a la altura de los banquillos.

Con diez, y necesitando dos goles para pasar, a Las Rozas se le hizo un mundo. El equipo de Manu González Millán era un quiero y no puedo, ante un filial que parecía ir guardando fuerzas para la próxima semana. Además, los pepineros lograron dos goles en apenas dos minutos, con los que certificaron una goleada justa, aunque fuera a última hora. El primero fue de Álvaro José, al transformar un penalti que le hizo a el mismo Mendi. Poco después, Robert redondeó su fugaz intervención con otro zapatazo que se coló por la escuadra, desde fuera del área.

De este modo (justo, aunque en la prórroga) el Leganés B se clasificó para la gran final, esperando rival mañana del Móstoles-Moscardó.

 

LEGANÉS B Javi Garrido; Joao, Víctor, Ramírez (A), Huecas; Guirao, Ivo Gómez (Nepo 73’) (A) (De la Rosa 118’); Koke (Álvaro José 80’) (A), Hugo Solozábal (Sekou 95’), Piri (Robert 91’); y Ousmane (Ruby 73’).
LAS ROZAS
Rodri; Borao (Mendi 106’) (A), Luis Enrique, Santos (A), Chinchu (Celes 69’) (A), Arribas (Altamirano 69’) (R 105’+2’); Juanito (Sorín 61’) (A), Quivira (A), Mario Hernando (Carlos Pérez 77’), Barroso (Escolano 69’); y Koné.
GOLES 1-0 Ramírez (58’); 1-1 Sorín (82’); 2-1 Robert (103’); 3-1 Álvaro José (penalti) (114’); 4-1 Robert (116’).
ÁRBITRO Morey García, colegio balear.
INCIDENCIAS Butarque, unos 1.500 espectadores.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí