Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hace cuatro años, tras una larga, fructífera y enriquecedora etapa, decidí poner fin a mi estancia en Elgoldemadriz, una criatura que ayudé a alumbrar y que se ha convertido en un auténtico referente en el fútbol modesto de la Comunidad de Madrid. Por pura convicción me prometí, también, que no volvería porque cuando las decisiones se toman son para siempre, sin vuelta atrás. Es mi humilde opinión.

Pero hoy es distinto. Creo que la ocasión lo merece y con creces. Podrá parecer un artículo de defensa o en defensa de alguien. No es así, es más un desahogo, un ponerme en la piel de más de cincuenta personas que lo están pasando muy mal y contra la que se cargado, de forma muy injustificada, muchas y malas tintas.

Y es que es así. Un encarnizamiento con personas inocentes que, a la cruz de sentirse amenazados por el estigna de un virus que no es mortal en la mayoría de las ocasiones pero que sí contribuye a sentirse señalado. Ya lo he dicho en redes sociales. Lo que deben haber sentido esta semana jugadores, cuerpo técnico, directivos y compañeros de prensa no se lo deseo a nadie.

Primero, porque la gente, en lo más hondo de su crueldad, ha hablado con total desconocimiento. Los ciudadanos de a pie, esos que nos permitimos opinar de todo, que somos entrenadores, jugadores, presidentes e licenciados en Ingeniería Aeronáutica si nos dejan, hemos concedido credibilidad a todas las especulaciones y, nosotros mismos, hemos opinado y acusado sin ningún tipo de criterio ni información veraz.

La prensa deportiva, o, mejor dicho, cierta prensa deportiva, que se ha permitido, fueran verdad o no, desvelar detalles escabrosos que no contribuían a nada, que no tenían valor informativo para nada y que no han si no ahondar más en la desazón de todos los afectados encerrados en el Hotel NH Finisterre de A Coruña.

Los clubes: esos que han reaccionado tarde, que han estado a la expectativa, que no dieron su apoyo desde el primer momento a un club hermano de la categoría y que lo han hecho en tromba cuando se ha visto que el CF Fuenlabrada era una víctima o, al menos, no el responsable directo y primero de viajar a A Coruña. Tras ellos, muchos compañeros jugadores han hecho lo mismo. A todos, clubes y jugadores, les honra su apoyo, aunque haya llegado tarde, muy tarde. Han sido cinco días en los que estoy seguro que se han sentido asustados, con mucha incertidumbre, acusados, señalados, sin apoyos. Ahora no vale con un simple apoyo, pero bienvenido sea.

Y luego la actitud de los clubes afectados, con especial atención a un Real Club Deportivo de la Coruña, que, en mi opinión, ha perdido todo el señorío que siempre pensé que tenía. Lo de Real no se le puede quitar, porque es una concesión del rey, pero lo de Deportivo debería ser retirado ahora mismo del nombre del equipo. Es una incongruencia. Un club que se aferra, mirando por sus intereses, que me parecen lícitos, a una categoría que ha perdido depotivamente, y que hubiese perdido igual aunque el partido se hubiese disputado. Ha utilizado todo tipo de tretas, desde denunciar al CF Fuenlabrada por no llevar médico como servirse de los poderes políticos para asustar a un club, el fuenlabreño, que ya de por sí estaba noqueado, sin saber que rumbo tomar y que se veía estremecido por las constantes y desgarradores noticias que se iban produciendo.

A rebufo han ido CD Numancia, otro que tal baila, más inteligente porque ha dejado toda la responsabilidad y la campaña de derribo al equipo gallego. Y el Elche, CF, con algo más palpable y posible en juego pero al que le ha faltado tacto y sensibilidad para aparcar sus intereses viendo cual era la situación.

Y, en medio de todo esto, se van conociendo noticias que van dejando claro que el CF Fuenlabrada viajó porque así se le indicó y ordenó, que posiblemente no haya hecho todas las cosas bien (lo desconozco) pero al que no se le ha dado la oportunidad ni la presunción de inocencia. Ahora que todo parece esclarecerse un poco llegan los apoyos por todos lados. Como decía el dicho, “a buenas horas, mangas verdes…”. El CF Fuenlabrada ha sido la involuntaria víctima de los males de esta sociedad y de las terribles consecuencias que está originando el COVID 19. Le ha tocado, como le podría haber tocado a cualquiera. Cuando se sepan las causas concretas y exactas, se podrá opinar y exigir y depurar responsabilidades, pero de momento, ha faltado humanidad.

Mucha humanidad y afecto, lo que necesitaban y no ha tenido la familia del CF Fuenalbrada. Personas que tienen familias y a los que no se ha tenido en cuenta. Lo más fácil era criticar, acusarles de responsables y ellos mientras, alucinando, encerrados en una habitación sin comprender nada. Repito que no quiero ni imaginarme como han debido y como deben estar pasándolo. Cinco días que han parecido cinco años, solos en la inmensidad del desierto, siendo el foco mediático en todos los lados, con una directiva y un departamento de prensa esquivando, cual capítulo de Vikingos o Juego de Tronos a todos los enemigos que se acercaban, espada en mano, a intentar dañarles.

Muy triste e injusto, no puedo decir otra cosa. Una situación que pintaba bonita, con la gran temporada realizada, y que se ha empañado drásticamente. Afortunadamente, en medio de todo lo malo, ha habido cosas buenas. La más importante: el gran apoyo de la afición, que nunca ha dejado a los suyos, que siempre ha creído en ellos, la ecuanimidad de cierta prensa a la que no tiraban los colores ni el sensacionalismo, el gran y profesional trabajo del Hotel NH Finisterre de A Coruña o la profesionalidad y grandeza del médico del Deportivo, que siempre ha estado para cuando le han necesitado, o eso me cuentan.

Una situación puntal que nos tendría que hacer pensar a todos, aunque se que no va a ser así. Una muestra, por el contrario, de lo hipócritas, cínicos y crueles que podemos ser cuando queremos y nos conviene. Y cada vez sucede más.

Sobra decir que, por mi pasado en ese club pero, sobre todo, por humanidad y coherencia, tienen todo mi apoyo y comprensión. Un abrazo a toda la familia fuenlabreña. ¡¡AUPA FUENLA!!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí