Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

marcos Jiménez nunca se queja. O al menos el escribiente este no tiene constancia. Es un optimista irreductible. Seguramente si tuviera que alinear once juveniles contra el Baleares encontraría motivos para soñar. Quizá con ello lo que consigue es convencer a sus jugadores que todo es posible. Y no parece que lo haga mal. Porque ante el Sporting, un buen equipo maltratado por la tabla, tuvo que inventar un once. Literalmente. Entre sanciones y lesiones pudo contar con 17 jugadores, quince sanos, incluidos dos juveniles. Con esos mimbres supo sacar adelante un partido con todos los componentes para la derrota.

No fue así y no puede negarse el mérito del filial sportinguista. El punto se lo quitó el Inter a puro h..o (de avestruz por más señas). Cierto que pudo arrancar de la mejor manera posible, marcando cuando casi ni habíamos colocados a los jugadores en la planilla. Una buena combinación por la derecha de los madrileños acabó con centro de Rubén al segundo palo que Herrero acertó a mandar, de cabeza, a la red. Los minutos siguientes pudieron dejar el partido “listo de papeles”. Lo que pasa es que al Inter le faltó precisión para liquidar a un Sporting que acusó sobremanera el gol.

Bastó una buena combinación asturiana con llegada que no aprovechó Garci para que el Inter entendiera que no podía ofrecer espacios para que los “chavales” corrieran. Apostó por el control y la cosa funcionó más o menos bien. El único lunar fue la obra de arte de Gaspar desde la frontal del área que quitó las telerañas de la portería de Valero para poner el empate. Tuvo que tirar el Inter de oficio para no verse sorprendido otra vez. De hecho atinó a poner coto al empeño rival por volver a visitar a Valero que no sufrió grandes sustos hasta el descanso.

El Gijón entendió que ese partido no le iba. Se adueñó de la pelota nada más volver de los vestuarios y apretó a la defensa madrileña. Sin grandes ocasiones esa es la verdad. Ahora bien el balón ahora pasaba más tiempo en campo de los de Marcos Jiménez que esperaban una contra para desnivelar. La mejor ocasión, no obstante, fue madrileña y mereció el premio del gol el soberbio remate de Rubén Ramos desde la frontal que se fue por un pelo. Los gijoneses también tuvieron la suya pero se toparon con Valero lo que hizo que el partido se espesara en el momento en que los interistas decidieron adormecer el partido.

No les interesaba un ritmo alto de juego porque el rival tenía más recorrido, porque no tenía repuestos de verdad en el banco y porque enloquecer un encuentro ante un filial es prestar un revolver a un chimpancé. El Inter desarmó al Sporting sobre la base de no perder balones en zonas complicadas, teniendo la pelota y exponiendo lo justo. La segunda mitad fue más bien fea para el espectador, emocionante porque cualquier despiste desequilibraba aunque en realidad el control fue casi siempre madrileño. Hubo poco para anotar, ofensivamente hablando, porque con el paso de los minutos el empate se dio por bueno. Para el Inter tal y como avistaba el partido, fue un premio. Y estos puntitos que no se escapan pueden valer una salvación.

INTERNACIONAL Valero; Juanjo, Moyano, Llerena, Aitor; Mancebo (Simón 80´), Junior, Del Pozo (A), Herrero; Rubén Ramos y Siaj.
SPORTING B
Javi Benítez; Guille (A), Villalón (A), Aizpiri, Pablo García; Cobo (Iván 83´), Mecerreyes (A); César, Gaspar, Garci; y Chiki (A) (Alejandro 83´).
GOLES 1-0 Alvar Herrero (1′); 1-1 Ángel (40′).
ÁRBITRO Ruiz Aguilera, colegio andaluz.
INCIDENCIAS Ángel Nieto, unos 200 espectadores.
Los Importantes 2019/2020
INTERNACIONAL

3. Alvar Herrero 3.
2. Moyano 2.
1. Rubén Ramos 1.
E: Marcos Jiménez 2 E:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí