Publicidad

no es mal equipo la Peña Deportiva. En un par de meses le ha cogido el aire a la categoría y se desenvuelve con el oficio impropio de un debutante. Cierto que tiene jugadores con nivel en segunda B y eso ayuda, pero para ser un recién ascendido parece que ya sabe a lo que juega. En Boadilla entendió pronto que al Inter no le puedes dar espacios porque Ramos dirige con maestría en el espacio. Cerró todo lo que pudo, esperó su oportunidad y tuvo algo de suerte. O no porque cuando acariciaba la victoria un zapatazo de Junior equilibró el partido. No era lo más justo pero algo era.

Hubo mucho respeto en los primeros minutos. El Inter tenía más tiempo el balón, intentaba más cosas con el desparpajo de Rubén y el bullir de Nouman (incansable) y Mancebo. Sin descubrirse tampoco en demasía porque el rival es un equipo con mucha capacidad ofensiva y a la contra se maneja muy bien. De hecho en un par de pérdidas hubo algún apuro para la defensa interista, no tanto para Felipe que se vio poco obligado en la primera mitad. No así el jovencísimo Leo que tuvo que poner sus guantes a una falta que olía a red de Simón y se vio mucho más requerido.

Como de costumbre el Inter maduraba el partido. Desde la solvencia defensiva de su medios que no conceden casi nada fue estirando el campo, haciendo que la pendiente se fuera paso a paso hacía el área visitante. Éstos se sostuvieron porque su pareja de centrales se mantuvo, su portero no flojeó y porque los de delante corrían como liebres de record del mundo. Incluso, algo que no le vimos en el Cerro, rascaban algo más. Nada del otro mundo. Su trabajo encontró recompensa en el único error defensivo local que sirvió para que Bernal adelantará a los ibicencos en su primera ocasión de verdad. El fútbol no hacía mucha justicia, claro que nadie dijo que fuera equitativo.

Dejamos en el aire el poco valor del colegiado vasco para no dejar (antes) a los insulares con diez. Detalle no menor porque quedaba casi una hora cuando le perdonó la segunda amarilla a Casado. Como tampoco podemos obviar que el palo le privaba a Ramos de un merecido gol. Y eso no es achacable al colegiado que, por cierto, no estuvo tan mal.

Así que el Inter tenía que remontar. A este equipo que le sobra la fe y a su entrenador valor. Sin temeridad el equipo madrileño se hizo con el mando, empujó sin temor a verse sorprendido en una contra.  El empeño, es cierto, nubló algo la claridad especialmente en el último pase pero esto es segunda B; el romanticismo aparece pocas veces. Con la expulsión de De Val el dominio tuvo fases de asedio; ahí mostraron los baleares su capacidad para sufrir. Aguantaron el chaparrón de agua y fútbol al que les sometieron los de Marcos Jiménez. Y de no mediar la aparición de Junior con el noventa asomando se habría consumado una injusticia.

INTERNACIONAL Felipe; Gallardo, Moyano, Llerena, Simón (Herrero 81´) ; Mancebo, Del Pozo (A) (Joao 71´), Chevi, Nouman (Junior 68´); Rubén y Aythami (A).
PEÑA DEPORTIVA
Leo Román; Andrada, Borja Navarro, Copete, Cruz; Marc de Val (AA 68´), Marc Fraile (Núñez 77´); Casado (Mena 66´), Bernal, Pipo; y Nacho López (Rocha 89´).
GOLES 0-1 Pepe Bernal (penalti) (29′); 1-1 Junior (89′).
ÁRBITRO Velasco Arbaiza, colegio vasco.
INCIDENCIAS Ángel Nieto, unos 200 espectadores.
Los Importantes 2019/2020
INTERNACIONAL

3. 3.
2. Rubén 2.
1. Gallardo 1.
E: Marcos Jiménez 2 E:
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí