Publicidad

inolvidable temporada para el Ursaria. En medio de mil y un rumores de cambio de sede, proyecto y nombre, el equipo dirigido por Carlos Cura se proclama campeón absoluto de Preferente, que a diferencia de los dos últimos años, no tendrá el premio de jugar la Copa del Rey.

En líneas generales, la final resultó mejor y más entretenida que la de la temporada anterior, disputada el pasado mes de Octubre. Galapagar y Ursaria apostaron por jugar el balón, y tratar siempre de rasearlo, alejándose del juego directo y los pelotazos habituales de la categoría.

De inicio, saltó mejor el Galapagar. El equipo de Álvaro Gómez Rey, tenía más el balón y lo jugaba con más fluidez. Con su atípico 4-4-2, en el que toda la banda zurda era para el lateral Martínez, metiéndose Greci de enganche por detrás de los dos puntas. Enfrente, en el que pudo ser su último partido, Carlos Cura apostó por el ahora clásico 4-2-3-1, con el que contenía más que proponía, pero con el que no renunciaba a jugar el balón, aunque se veía obligado a salir a la contra.

Pero aunque el control y el peso del partido correspondía a los gualdinegros, tampoco es que tuvieran sometidos a los blancos. Sí jugaban los serranos más en campo rival, y creaban más ocasiones, aunque no es que el Ursaria se viera agobiado. Además, las mejores opciones del Galapagar fueron a balón parado, en lanzamientos de falta desde la frontal. Desde ahí, lo intentó Facu hasta en tres ocasiones (en la primera de ellas a más de uno el efecto óptico le jugó una mala pasada). También tuvo un mano a mano a los diez minutos Marcos Gil, solventando Carlos el mano a mano por bajo, en la que fue su única intervención del primer tiempo. Y curiosamente, aunque solo tuvo una el Ursaria en los primeros cuarenta y cinco minutos, fue la más clara de todo el partido. Al correr de la media hora de partido, cuando Peli ganó la carrera a su par por la banda diestra, y puso el balón al primer palo, en el interior del área chica. Por allí apareció Borja Pascual, que envió el balón a la escuadra de ese primer palo, volando Sergio para meter la mano y evitar lo que iba a ser un auténtico golazo.

La segunda mitad comenzó más igualada. Aunque el Galapagar continuaba llevando el peso del partido, su superioridad bajó. Les costaba más a los de Gómez Rey mover el balón con claridad, ante un Ursaria que ganaba metros sobre el césped, lo que hizo que se viera más cómodo a los de Carlos Cura.

Y como el choque se equilibró, también se equilibraron las ocasiones de gol, que apenas se vieron. De hecho, antes de la pausa de hidratación ambos solo llegaron a balón parado. Por los blancos la tuvo Joni en un lanzamiento de falta directa que se le marchó alto; y en un lanzamiento lejano tras una mala salida de balón gualdinegra que se le marchó aún más alto que la falta. Por su parte, los de El Chopo la tuvieron en una falta que colgó Facu y que remató cayéndose como buenamente pudo Greci con Carlos vendido.

Mediado el segundo tiempo, llegó la acción que decantó el partido. Joni corrió en un balón largo, y se coló entre los dos centrales galapagareños. Y una vez dentro del área, Jaime Cid le tocó lo justo para derribarle, decretando Muñoz Moreno sin dudarlo penalti. La pena máxima se encargó de ejecutarla el propio Joni, que con un lanzamiento al centro batió a un Sergio que se venció a su derecha.

Con el juego detenido por el gol, el colegiado aprovechó para realizar la pausa para la hidratación, tras la cual, se esperaba un Galapagar volcado en tromba, a la desesperada. Y aunque Gómez Rey movió rápidamente el banquillo, no le resultó frutífero. El Ursaria tenía controlada la situación. Al Galapagar le costaba un mundo avanzar con el balón, y no lograba asomarse a la portería rival, aunque Boceta desperdició un contragolpe en el que se iba a plantar solo ante Carlos, robándole ya dentro del Rati.

En el tramo final, el Galapagar lo intentó más con corazón que con cabeza y fútbol. Aprovechando su superioridad numérica por la expulsión de Sánchez, los serranos se volcaron sobre el campo de un Ursaria que se defendía como gato panza arriba, y solo concedió una opción por mediación de nuevo de Facu, que detuvo Carlos por bajo. Además, en los últimos compases, el partido se embruteció, acabando también el cuadro gualdinegro con diez por roja directa a Pliego tras una trifulca, en lo que fue lo último a descatar en el último partido de la temporada.

GALAPAGAR Sergio; Zamorano (A), Jaime Cid (A), Pliego (R 94’), Martínez (Gille 66’); Marcos Gil, De la Torre (Íñigo 84’), Facu, Greci (Alegría 79’); Boceta (A) (Carrasco 84’) y Más (Nacho Martín 79’).
URSARIA
Carlos; Rati, Paulo, Rubén Muñoz, Darío (A); Sánchez (AA 88’), Charly (Jaime 77’); Peli (Cejudo 79’) (A), Bassim (Nacho 92’), Borja Pascual (Millán 93’); y Joni (Royo 77’).
GOLES 0-1 Jony (68’).
ÁRBITRO Muñoz Moreno. Realizó dos pausas de hidratación.
INCIDENCIAS Valdebernardo, los 100 espectadores permitidos.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí