Foto: @RCD_Mallorca.
Publicidad

Duro rival para los azulones en la lucha por el ascenso de categoría. Los de lolo Escobar han llegado con excelentes sensaciones a la ronda final y, aunque no es fácil, están muy cerca de poder optar al premio del ascenso. El obstáculo aún pendiente es el filial del R.C.D. Mallorca, un enemigo que presenta unos registros estadísticos similares a los roceños y que se caracteriza por una enorme pegada y una solvencia defensiva más que notable. En la liga regular ambos acabaron como segundos y como máximos anotadores de sus respectivos grupos, lo que augura una eliminatoria interesante entre dos equipos con hambre de ascenso. Los rojillos han afrontado los últimos compromisos como locales y tras terminar la eliminatoria en tablas y sin encajar gol, finalmente  han terminado resolviendo las eliminatorias en Son Bibiloni, escenario en el que suelen mostrar una gran eficacia.

La regenerada política bermellona de apostar por la cantera le ha llevado a consolidar un bloque  de futuro con jugadores de mucha calidad y que ya en la presente campaña, algunos de ellos, han podido debutar con el primer equipo (también inmerso en la pelea por ascender a Primera División). En el camino de los rojillos se quedaron  Zaragoza B, Beti Kozkor y Utrera. Contra los andaluces pasaron gracias a un gol espectacular de Pablo Ramón y otro de Stephen. Los de Julián Robles han demostrado que saben sufrir y que pese a su juventud leen bien los partidos y casi siempre sacan el máximo provecho de sus recursos. Son un rival incómodo por su facilidad anotadora y eficacia defensiva, conceptos que manejan a la perfección y han propiciado su avance indiscutible en las sucesivas eliminatorias. Víctor con 16 goles en liga, Ibra con 15 y Tovar con 11 certifican que su delantera es letal y contra Las Rozas pondrán a prueba  a una zaga que también ha demostrado estar a excelente nivel. Rival con ambición que augura un partido grande. Duelo de altura  entre dos equipos que nunca bajan los brazos y en su mente tienen el ascenso como prioridad.  180 minutos para seguir creyendo y alimentando un sueño construido a base de trabajo y mucho tesón.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí