Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

no pudo ser. El sueño de jugar la Copa del Rey contra un equipo de Primera División tendrá que esperar. Los Yébenes, que llegó a forzar la prórroga, se vio superado y sometido por el potente Cazalegas, que hasta la fecha, ha ganado todos los partidos de esta temporada.

Desde el inicio, el Cazalegas se mostró muy superior. El equipo de Rubén Pulido se hizo con el control del balón, moviéndolo con mucho criterio, y sobre todo, sometiendo a los Yébenes. El partido se jugaba en la mitad del terreno de juego en la que jugaban los madrileños, que dicho sea de paso, achicaban agua bastante bien. Los de Samuel Fernández Avilés defendían a buen nivel, anticipándose a cortar los últimos pases. Y cuando no, los zagueros repelían los centros, evitando que los jugadores locales remataran a gol, despejando infinidad de balones a córner.

Al final, tanto fue el cántaro a la fuente, que se acabó rompiendo. Dos minutos después de cumplirse el primer cuarto de hora de partido, Rubén Rivera botó un córner a la derecha de Marcos Rubio hacia el segundo palo. Por allí saltó más que nadie Barrientos, enviando el balón al fondo de la red con un gran cabezazo, ajustado al palo, y no muy lejos de la escuadra.

Por debajo en el marcador, el equipo de Aluche se sacudió el dominio local. Aunque el balón seguía siendo del equipo talaverano, el juego comenzó a desarrollarse más en el centro del campo. Aunque los gualdinegros (vestidos de negro) no lograban asomarse al área rival, al menos ya no se veían sometidos en su campo, y tenían que repeler menos ataques prometedores del Cazalegas. De hecho, el equipo toledano apenas volvió a crear peligro real en el primer tiempo, salvo en una falta directa y un remate cruzado que se marcharon directamente fuera.

Tras el paso por vestuarios, salió mejor el equipo madrileño. Seguramente tras una buena samueliña, el equipo de Los Yébenes saltó con otra actitud, yendo a comerse al rival desde el inicio. En los primeros compases de la reanudación, se jugaba en la parte del terreno de juego en la que defendía el equipo local, que eso sí, no sufría. Los de Aluche no lograban conectar con los puntas, por lo que ni creaban peligro, ni mucho menos finalizaban jugadas.

Según fueron pasando los minutos, el Cazalegas se fue sacudiendo el dominio madrileño. Poco a poco el equipo de Rubén Pulido fue haciéndose con el control del juego y el peso del partido, dando una versión más similar a la del primer tiempo. El mayor peligro salía de las botas de Rubén Rivera, que era una pesadilla para Los Yébenes por banda izquierda. Desde ese perfil, llegaban todos los balones con peligro, que afortunadamente los Alfre Ramos, Diego Prados y compañía no acertaban a introducir entre los tres palos.

Parecía que sería cuestión de tiempo que el equipo local sentenciara el partido, y con ello se llevara el premio de la Copa del Rey. Sin embargo, una de esas máximas del fútbol, la que dice “el que perdona lo acaba pagando” hizo acto de presencia en la comarca de Talavera. A ocho para el final del tiempo reglamentario, el mismo córner que dio la alegría a los locales en el primer tiempo se la quitó. En esta ocasión, Álex envió el balón al primer palo, desde donde remató Juárez para forzar la prórroga.

Al tiempo extra volvió a saltar mejor el equipo de Samuel Fernández Avilés. Jugando más en campo rival, y esta vez sí, creando peligro sobre la portería de un Raúl Calvo, que a los cinco minutos voló para salvar a los suyos en un lanzamiento de falta directa de Álex. Y es que el balón parado fue la mejor arma de los rojigualdos, puesto que desde la esquina también pudieron anotar en un par de ocasiones.

Sin embargo, todo lo bien que le fue a Los Yébenes en el primer tiempo de la prórroga, le fue mal en el segundo. El equipo de Aluche se metió atrás, pareciendo pensar más en la lotería de los penaltis que en un contragolpe, y le salió mal. El Cazalegas se volvió a enseñorear, y el sueño se esfumó, aunque a balón parado. De nuevo, como en los dos goles anteriores del partido, el segundo tanto local llegó desde la esquina. En esta ocasión, fue Alfre Ramos el que remató en el segundo palo el centro de Cristian, despertando del sueño al equipo madrileño. Y peor se le puso, cuando en el 111’ Valde fue expulsado por roja directa, por una agresión.

Con diez, a Los Yébenes le costó aún más tener el balón, secuestrándolo totalmente el equipo naranja, haciendo posesiones muy largas en campo propio. El equipo de Rubén Pulido logró que no se vieran muchas más cosas sobre el césped, llevándose así el premio de jugar contra un equipo de Primera División en menos de un mes.

CAZALEGAS Raúl Calvo (A); Cristian Romero, Alonso, Ollero (A) (Chicha, 90’+2), Álvaro Gil; Barrientos, Víctor Meneses (Crespo, 84′) (A), Rober Nuevo (Nombela, 90’+2); Rubén Rivera (Bersieres, 119′), Alfre Ramos (A) y Diego Prado (Borja Escoredo 106’).
LOS YÉBENES SAN BRUNO
Marcos Rubio; Tesoro, Rodri, Novo (Maroto 80′) (A), Marcos (Arias 80′); Parra (Patric 67′) (A), Álex; Valde (R 111′), Juárez (Diego Moulet 92′), Cuatri (Barry 80′); y Bravo (Jaime 60′).
GOLES 1-0 Barrientos (17’); 1-1 Juárez (82’); 2-1 Alfre Ramos (109’).
ÁRBITRO Agraz Díaz, colegio extremeño. Amonestó al portero suplente local Luchoro, por protestar, a Víctor Meneses, cuando ya había sido sustituido, por invadir el campo para celebrar el 2-1; y a Bravo, jugador de Los Yébenes, estando ya en el banquillo y por protestar.
INCIDENCIAS Ciudad Deportiva Ébora Formación, 1.000 espectadores.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí