Publicidad

Informa: Isma Corregidor

Mucho menos sufrido triunfo del Castilla, de lo que pueda hacer entender el marcador. El Real Madrid Castilla fue un ciclón de ocasiones en el segundo tiempo, y mereció un marcador mucho más amplio. Solo la gran actuación del meta gaditano, también aliado con los postes, mantuvo al equipo andaluz con vida.

Pero la gran superioridad blanca se vio en el segundo tiempo. El primer tiempo fue más equilibrado, con más balón para los merengues, y también con más ocasiones, pero sin ser una superioridad aplastante. Ambos equipos afrontaron el partido con el otrora clásico 4-4-2, cada uno con sus matices. En el filial, Raúl apostó por un rombo en el centro del campo; mientras que en el equipo visitante, Alfredo Santaelena puso a Marcelo como segunda punta, por detrás del referente Aquino.

Como decimos, los madridistas tenían más el balón. Jugándolo con criterio y paciencia, los mirlos blancos trataban de encontrar unos espacios que el San Fernando no concedía. El equipo azulillo estaba bien plantado tácticamente sobre el césped, sin perder el orden, esperando su oportunidad al contragolpe, sobre todo, a balón parado. De hecho, los forasteros dispusieron de tres acciones made in Alfredo desde el córner, que no les pusieron por delante por falta de acierto en la finalización. Por su parte, todas las acciones ofensivas locales pasaban por las botas de un gran Palacios que creó mucho peligro. Lo único que le faltó al veintidós blanco fue un poco más de puntería a la hora de rematar, pero el soriano fue una auténtica pesadilla para los centrales. Y cuando no, se topó con un gran Fuoli, que, junto a él, fue el mejor del partido. El meta salvó dos oportunidades muy muy claras de gol en la primera mitad, al mencionado Palacios y también a Gonzalo.

Tras el paso por vestuarios fue cuando el Castilla activó el rodillo. Y desde el primer minuto además, puesto que antes de que se cumplieran los primeros sesenta segundos, Palacios vio como Fuoli le quitaba un gol cantado –despeje con el pie estilo balonmano en un disparo desde el área pequeña- con la fortuna para el meta que el balón impactó primero en el palo y después en el interior del larguero.

Esa primera acción fue un aviso de lo que iba a ser el segundo tiempo: monólogo de un Castilla que iba a crear muchas acciones de mucho peligro, y espectacular actuación del cancerbero Fuoli, que era el único -junto a los palos- que mantenía con vida al equipo visitante. Parecía que era cuestión de tiempo que el filial se adelantara en el marcador, algo que acabó ocurriendo, no sin que los palos y el portero rival intervinieran. Al cumplirse la hora de partido, tras una jugada personal de Gonzalo, Nico Paz estrelló el balón en el palo. El rechace lo sacó también el meta, cayéndole el balón a Peter que envió el balón atrás. Con un espectacular movimiento, Nico Paz acomodó el cuerpo, para de semibolea, sin dejar caer el balón y rematando de primeras, batiera por fin a Fuoli con un golazo.

Por delante en el marcador, el Castilla no levantó el pie del acelerador. El San Fernando se vio obligado a abrirse, algo que aprovecharon los madridistas para llegar con más claridad. Y cuanto más peligrosas eran las ocasiones locales, mejores intervenciones hacía el mencionadísimo Fuoli. El cancerbero hizo tres grandísimas paradas a disparos de Peter -en dos ocasiones- y Nico Paz.

Pero ete aquí, que a menos de un cuarto de hora para el final, pareció cumplirse una de las máximas del fútbol: el que perdona lo acaba pagando. Tras una extraordinaria segunda parte, en el que merecía ir goleando, el Castilla vio como el San Fernando igualaba el partido. De la única manera en la que fue capaz de crear peligro en todo el partido: de córner. En una nueva jugada de pizarra marca de la casa, Carlos Blanco se elevó más que nadie, y rematando sin marcaje tras un buen movimiento de despiste azulilla, empató el partido con un gran cabezazo.

Parecía que se le iban a ir nuevamente dos puntos al Castilla del Di Stéfano. Sin embargo, tan solo seis minutos después del empate forastero, tras una gran jugada personal, Gonzalo abrió a la izquierda para Obrador. El lateral, que había subido toda la banda, centró desde el interior del área hacia la frontal, por donde apareció Peter, que, sin dejarla caer, remató con calidad, batiendo por bajo a Fuoli, colando el balón cerca del poste.

El 2-1 hacía justicia a lo visto sobre el césped, sobre todo en la segunda mitad, pero le quedaba al Castilla saber aguantar los siete más cinco minutos restantes para anotarse una nueva victoria. Y aunque no se puede decir que se echara atrás, si que retrocedió unos metros el filial, buscando más contemporalizar con el balón, ante un San Fernando inofensivo, que ni se asomó por la portería de Mario de Luis, con lo que los tres puntos se quedaron en la Fábrica

 

REAL MADRID CASTILLA Mario de Luis; Loren (Tobías 60’), Asencio, Edgar, Obrador; Mario Martín (A); Peter, Theo Zidane, Palacios (Álvaro Rodríguez 60’); Nico Paz (A) y Gonzalo.
SAN FERNANDO ISLEÑO
Fuoli; Lillo (A) (Selma (61’), Blanco, Víctor Ruiz, Luis Ruiz; Pau Martínez (Estació 61’), David Ramos (Ángel Sánchez 72’), Dani Molina, Nahuel (Carlos León 85’); Marcelo (A) (Dávila 72’) y Aquino.
GOLES 1-0 Nico Paz (61’); 1-1 Blanco (77’); 2-1 Peter (83’).
ÁRBITRO Muresan Muresan, colegio valenciano.
INCIDENCIAS Alfredo di Stéfano, unos 500 espectadores.
Los Importantes 2023/2024
CASTILLA
3. Palacios
2. Nico Paz
1. Gonzalo
E: Raúl González Blanco 3
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí