Publicidad

Informa: Dani Domínguez

El Canillas cumplirá a partir del próximo mes de agosto su tercera temporada consecutiva en Tercera Federación. Es un éxito, no cabe ninguna duda. Lo certificó este domingo con su victoria por 2-0 con los goles de Pitu y Chengue ante un Villanueva del Pardillo que, por el contrario, acaricia el abismo. De hecho, los visitantes se quedaron a un gol del Villalba en El Soto de consumar matemáticamente su descenso a Regional Preferente. En la última jornada, frente al Tres Cantos en Serranillos del Valle, tratarán de eludirlo… aunque no dependen de sí mismos. Todo pasa por una victoria y esperar acontecimientos favorables, entre ellos que el propio Canillas le eche una mano contra el Rayo Vallecano «B».

Eso será dentro de siete días, donde la situación nada tendrá que ver con lo que se vio en la penúltima fecha, en la que los pupilos de Jorge Mendoza afrontaban una final. La mejor forma de representarlo es con el hecho de que, en caso de haber perdido, el Pardillo les habría superado en la tabla. No fue así y de manera merecida. Ganó quien siempre dio mayor sensación de peligro, quizá no el que más se aproximó al área rival, pero lo cierto es que los de Javi Zamorano nunca crearon una verdadera oportunidad. Es más, la mejor parada de Álvaro García en el encuentro, justo en el primer minuto de la reanudación, no se puede contabilizar como tal debido a un fuera de juego previo.

Se puede afirmar sin ningún temor al error que Pitu generó, por sí mismo, más peligro que cualquier jugador de ataque que pudo utilizar el Pardillo en Agustín de Iturbide. Y no solo por el hecho de anotar el 1-0 en el minuto 14 cuando el partido se encontraba dividido, sin un dominador claro —como suele ocurrir en el feudo canillista—, sino porque exigía el 100% de los defensas adversarios en todas y cada una de las acciones. De no ser así, podía suceder lo que se vio en el primer tanto local, cuando Damián, presionado por el delantero, estrelló su despeje contra el cuerpo de Jorge Sánchez, de modo que el esférico quedó muerto para que Pitu, más adelantado pero completamente habilitado, prácticamente solo tuviera que empujar.

Un fallo grosero y que a estas alturas de la competición lo lógico es que sea muy penalizador. Sin duda, así fue. Porque el Pardillo venía de un mazazo, al no poder ver portería ni puntuar contra un Rayo Vallecano «B» que concluyó con ocho futbolistas. Y de golpe y porrazo se topó con otra adversidad nada fácil de contrarrestar, al tratarse de un duelo a domicilio, en un campo de reducidas dimensiones, frente a un rival directo… A todo ello trató de sobreponerse, pero la estadística de cero tiros entre los tres palos desde el 1-0 es demoledora. La única intervención de Álvaro García tuvo lugar en el minuto 8 a un lanzamiento raso de Pablo Sánchez desde media distancia que, en cualquier caso, no implicó grandes apuros para un guardameta que ya ha finalizado su tarea este curso, al recibir la quinta amonestación que le deja fuera de Vallecas.

En definitiva, existió una tremenda falta de clarividencia en los metros finales por parte del Villanueva del Pardillo, partidario de no rifar el cuero. Sin embargo, ni por abajo, pese a pequeños y esporádicos chispazos de Pablo Sánchez por el costado derecho, ni por arriba, donde Papo pasaba por ser la principal amenaza en el juego aéreo, aunque sin fructificar ningún lance en este sentido. Josele volvía al once en el puesto de carrilero derecho, pero se mostró muy impreciso al colgar balones a la zona de castigo. Rulo tampoco tuvo su día, mientras que Pablo Suárez, de los más talentosos de la plantilla, apenas pudo jugar la última media hora por problemas musculares en la parte posterior del muslo.

También hay que decir que, hasta el gol, el Canillas no había dado muestras de peligro. De hecho, la precipitación se apoderaba de algunos de sus jugadores, como Tiago, que probó un disparo desde muy lejos cuando gozaba de mejores opciones. A tenor de los primeros compases, parecía que ambos tenían la premisa de finalizar sus acciones y no conceder transiciones rápidas… hasta que llegó el error garrafal que supuso el 1-0. Después, el partido no fue mucho más diferente ni vistoso, con ausencia de ocasiones claras y de detalles de calidad. Felipe Gaviria y Chengue, dos jugadores que suelen marcar diferencias con el balón en sus pies, perdieron la posesión muchas veces. El segundo de ellos, incluso, no estuvo nada inspirado en varios libres directos. O no lo estaba.

Porque el 2-0, el tanto que sentenció la contienda, llegó así. De nuevo, con Damián como protagonista por la parte negativa y Pitu por el lado positivo. El ariete, que nunca da un esférico por perdido acumule tres o 70 minutos en sus piernas, obligó al portero a salir de manera precipitada a agarrar un envío en largo, pero lo hizo en un lugar tan fronterizo entre dentro y fuera del área que terminó rebasando la línea. El árbitro lo apreció y señaló la infracción sin amonestación, al no existir ataque prometedor ni ocasión manifiesta de gol —Pitu ya estaba fuera de la acción—. La ejecución, inapelable: al larguero y para dentro.

Entonces, los transistores y los dispositivos móviles ya echaban humo para conocer qué resultados se estaban produciendo en Móstoles, Alcalá de Henares o Paracuellos de Jarama, pero también en Cobeña, Talavera de la Reina, Badajoz, Segovia… Con el encuentro controlado por el Canillas y con el Pardillo incapaz de crear peligro (estuvo más cerca el 3-0 en el tiempo añadido con un mano a mano de Talavera y un posterior tiro de Nacho al larguero), las atenciones se centraban en las otras citas del grupo de la parte baja, además del desenlace de Segunda Federación, puesto que la lucha de los dos madrileños de evitar el descenso tenía consecuencias directas en Tercera Federación por posibles arrastres. Felizmente para todos, Ursaria y Navalcarnero conservaron la categoría y solo bajarán tres equipos de Tercera a Preferente. Uno ya se conoce: el Pozuelo. Los otros dos quedan reservados para la última fecha, donde el Pardillo cuenta con muchas papeletas para bajar.

Para salvarse, los de Javi Zamorano han de adelantar al Villalba y Rayo Vallecano «B» en la última fecha. O lo que es lo mismo, solo les sirve una victoria ante el Tres Cantos y esperar que ambos no ganen. Pero, para mayor infortunio para ellos, serranos y vallecanos se miden a dos conjuntos que ya tienen su vida deportiva resuelta —Real Madrid «C» ascendió y Canillas se ha salvado—, mientras que el Pardillo recibe a un Tres Cantos que aún cuenta con opciones matemáticas de alcanzar el playoff de ascenso a Segunda Federación. El Pardillo, de más a menos en la liga y al borde del precipicio.

CANILLAS Álvaro García (A); Ivo (A), Vicent, Cristian, Dani Gil (A) (Tobías, 86′); Chozas, Tembleque (Marcos, 86′); Gaviria (Nacho, 62′) (A), Tiago (Talavera, 86′) (A), Chengue; Pitu (A) (Pepe Lora, 76′).
VILLANUEVA DEL PARDILLO
Damián; Ander (Puertas, 86′), Papo, Albares (Beto, 74′); Josele, Andrés, Jorge Sánchez (Pablo Suárez, 60′), Chuky (A); Pablo Sánchez (Ji, 74′), Rulo (A), Goal.
GOLES 1-0 Pitu (14′); 2-0 Chengue (74′)
ÁRBITRO Daniel López Montalbán
INCIDENCIAS Municipal de Canillas, unos 250 espectadores.
Los Importantes 2023/2024
CANILLAS PARDILLO
3. Pitu 3.
2. Chozas 2.
1. Chengue 1. Papo
E: Jorge Mendoza 2 E: Javi Zamorano 0
Á: López Montalbán 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí