Publicidad

En una mañana de invierno en Canillas que más parecía de primavera, con un sol en todo lo alto y el termómetro marcando doce grados, se dieron cita el Canillas, en puestos de descenso, y el Pozuelo,  en zona tranquila de la tabla.

Puso el esférico en movimiento el equipo local, e inmediatamente vimos los dibujos de ambos entrenadores. Carlos García colocó tripleta de centrales, dos laterales de largo recorrido, un par de centrocampistas, con un Alan algo mas adelantado funcionando como enganche con la delantera, y arriba Javi Ruiz y Barrena,  un jovencito que jugaba despreocupadamente y fue el mejor de su equipo, un tres, dos, dos, uno, dos.  Juanjo Granero siguió con su planteamiento del domingo pasado, línea de cinco en retaguardia, con pocas concesiones atacantes para los carrileros, dupla en el medio campo, y arriba Chupe escorado a la izquierda, y dos delanteros centros altos para buscar el gol por arriba,  como fueron Héctor Gutiérrez y Sosa, un esquema de cinco, dos, tres.

Las reducidas dimensiones del Agustín Iturbide fueron aprovechadas por los dos conjuntos para jugar lo más fácil, balones profundos en busca de la segunda jugada. El colegiado puso el listón de las tarjetas muy alto cuando a los seis minutos mostró la primera cartulina, algo rigurosa, a Tino.

El primer cuarto de hora siguió la misma tónica, envíos a las áreas por parte de los porteros, que casi siempre terminaban en las manoplas de los guardametas, aunque futbol se estaba viendo muy poco, y  el Pozuelo seguía con su repóquer defensivo inalterable. El primer lanzamiento a puerta por parte del Canillas salió de la bota de Javi Ruiz, estrellando el balón en el lateral de la red. En un libre directo botado por Alan, Rodri remató de cabeza al palo, anulando el juez de línea la jugada por fuera de juego. Chupe probó fortuna desde lejos, directamente fuera por la línea de fondo.

El Pozuelo estaba jugando mas que su rival, se olvidaba de los globos y empezaba a rasear la pelota, pero no creaba peligro a la defensa blanca, mientras el colegiado, a lo suyo, seguía mostrando tarjetas amarillas, en un encuentro que podemos considerar que fue de guante blanco. La lesión de Corrales obligó al míster local a realizar su primer cambio a los veintiséis minutos poniendo a Tiago en su lugar.

Juanjo Granero, visto lo visto, empezó a dar alguna instrucción, como fue la de adelantar sus dos laterales para dar mayor profundidad a su equipo. Tiago a saque de falta estrelló el balón en la barrera. Y en los instantes finales de la primera mitad, lanzamiento  en largo de Alberto Moran que llegaba a Alan, el delantero bajaba con categoría el esférico al suelo y filtraba un pase por la izquierda para la incorporación de Javi Ruiz al área visitante, sacándose el extremo un zurdazo imparable para Parra, poniendo el 1-0 en el marcador, en la única jugada de autentico peligro de ambos equipos en lo que se llevaba de partido. Poco después el árbitro mandó a los veintidós protagonistas a los vestuarios.

Como reflexión del descanso, destacar que el Canillas,  merced  a la lesión de Joselu,  adolecía de poderío atacante, aunque la entrada de Barrena puede suponer un soplo de aire fresco en la delantera. El Pozuelo estaba demasiado atado a su defensa, quedando el centro del campo desierto, los balones viajaban de la defensa a la delantera a ver si los espigados y fuertes delanteros centros pescaban algo,  y sonaba la flauta en forma de gol.

La reanudación no supuso demasiados cambios, los de verde continuaron con balones en profundidad, más si cabe, dado que tanto Héctor Gutiérrez como Sosa se quedaron definitivamente como delanteros centros fijos, en una enorme lucha contra Rodri y Cristian.

Pudo empatar Rodri a pase de Guito, pero su remate en el área chica se perdió por la línea de fondo. Alberto Moran se lució neutralizando un remate de cabeza de un delantero verderón. Héctor Gutiérrez gozó de una gran ocasión tras otro envío de Guito, pero entre los defensas caseros y el portero conjuraron el peligro. El Pozuelo estaba muy intenso y el empate podía llegar en cualquier momento. Sosa remató alto de cabeza. Héctor G. también enviaba el esférico con la testa por encima de la portería. El Canillas se fortificó detrás y no se ponía nervioso para despejar, respondiendo con tímidas contras. Tiago para el Pozuelo se sacó un trallazo que pego en Parla, saliendo el cuero a la esquina.

El crono iba consumiendo el tiempo inexorablemente, y a pesar de los esfuerzos por meter un gol del Pozuelo, que lo intentaba una y mil veces, su resultado era infructuoso. Álvaro muy intenso desde que salió en la segunda parte,  cedió la bola a Sosa y el delantero centro  remato a gol, y cuando la pelota parecía que se colaba en la portería se perdió rozando el poste. Alberto salvó a su equipo con dos paradas seguidas, la primera  desviando  un lanzamiento lejano, y la segunda rechazando un  balón con el cuerpo.

Los últimos diez minutos fueron de dominio total de los de Granero, que vieron como su afán de marcar no se traducia en nada, y así se consumieron los noventa minutos, y seis más que añadió el Sr. Martínez Bachiller, hasta pitar el final. Es cierto que lo mas justo hubiera sido el empate por el entusiasmo que pusieron en la segunda parte los jugadores foráneos, pero quien terminó por llevarse los tres puntos fue el Canillas, que supo sufrir.

CANILLAS Alberto Moran; Álvaro Sánchez (A), Rodri, Cristian (A); Tino (A), Dani Gil (A); Chozas (A), Corrales (Tiago 26´); Alan (Jackson 84´) (A); Barrena (Macias 84´), Javi Ruiz (Rober Sánchez 71´).
POZUELO
Parra; Lorite, Héctor, Bruno (A) (Jorge Sáez 68´), Herrero (A), Guito (Chechu 68´); Parla, Rodri; Chupe (Álvaro 74´), Héctor Gutiérrez (Borrasca 86´), Sosa.
GOLES 1-0 Javi Ruiz (45′).
ÁRBITRO Martínez Bachiller.
INCIDENCIAS Agustín de Iturbide, unos 200 espectadores.
Los Importantes 2022/2023
CANILLAS POZUELO
3. 3.
2. Barrena 2.
1. Alan 1. Héctor Gutiérrez
E: Carlos García Alejos 2 E: Juanjo Granero 1
Á: Martínez Bachiller 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí