Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

N

o fue un rival menor el Marino, por si acaso. Se agradece que quisiera jugar al fútbol con sus armas y no “dar patadas” para competir honestamente con este Atleti. No se crean que es tan fácil ver pasar a tu alrededor camisetas rojiblancas a velocidad de vértigo y no ofrecer respuesta en forma de choque para pararlo. Es como los indios (perdón por el mal chiste) rodeando sin tregua caravanas indefensas; es obvio quienes son los “pieles rojas”. Y da igual que el plan tuviera que ejecutarse con Ricard y Medrano (dos laterales) jugando de extremos. Funciono igual, no se crean que es fácil entender el porqué. Si acaso porque este equipo está ahora mismo embalado.

Hasta el entrenador visitante, un ilustre con una “mochila” futbolística incuestionable, tuvo que reconocer que la forma de jugar de este filial, ahora mismo, es un huracán desatado. Porque la principal diferencia del filial con otros equipos que juegan bien es la velocidad. Entrenar con el Cholo es lo que tiene, lo repite Nacho constantemente: no es lo mismo encarar a Savic o Tripier y defender a Morata o Vitolo que a los mejores de esta categoría. Luego viene lo que el míster rojiblanco no menciona: su trabajo, la forma en la que convence a estos chicos que cada partido es una final de Champions.

La traducción es un partido en el que el fútbol se desarrolla como un síntoma natural en estos chicos. Si además el rival no se atrinchera y pega patadas, sino que sale a plantar cara el espectáculo está garantizado. A eso salió un dignísimo Marino, a intentarlo sin violencia. Su argumento, el balón largo a Saha para tratar de aprovechar el oficio de “los pequeños” que le circunvalan parecía una buena idea porque evitaba la presión arriba de los colchoneros. No funcionó porque los centrales y Tropi entendieron dónde estaba la disputa: ABAJO. Tras el toque. El medio centro estuvo colosal en la recuperación y permitió que su pareja en la zona Toni Moya desplegara el mucho fútbol que tienen sus botas.

Como además Oscar volvió a aparecer en la media punta para generar “el caos” y las bandas respondieron con solidaridad y oficio, el filial desplegó un fútbol en la primera mitad capaz de tumbar al más “guapo” de la división, no del grupo, de la división. La nota discordante, para el filial, la puso el portero asturiano con algunas manos fabulosas que permitieron a su equipo irse al vestuario medio vivo, con la ropa hecha jirones pero respirando.

La respiración no le faltó nunca a este Marino, ni siquiera cuando nada más comenzar la segunda mitad Carlos Isaac ponía rubrica a una colosal jugada de su equipo. Los de Oli pensaron, consecuentemente, que ya no había nada que perder y se fueron arriba sin importar la retaguardia. Cambiaron el guion apostando por el juego a ras de hierba y descentraron un tanto al filial que tardó en ofrecer respuesta. Como siempre en este equipo tuvo que aparecer su portero (hoy Conde) para evitar que las brasas propuestas por los visitantes se convirtieran en hoguera de San Juan.

En cuanto el filial entendió la propuesta aquello fue una maravilla para el espectador. Si sólo hubo un (valioso y emotivo) gol fue por estas cosas que tiene el fútbol y porque los porteros se ganaron el jornal y una extra. Qué delicia la transición sin estaciones del balón, corriendo de área a área como si el partido se fuera a acabar en el siguiente suspiro. En una de estas una pillería de Camello (accidentalmente regañado con el gol) propició un pase atrás que Borja Garcés (pongan el emoticono de las palmas) mandó a la red para desbordar las emociones. Atrás quedan casi nueve meses de túnel minero oscuro, tétrico, amargo; algo tremendo para un chaval que hace bastantes años estaría aún en la mili.

ATLÉTICO B
Conde, Carlos Isaac, Mejías, Álvaro García (A), Manu (A); Ricard, Tropi (A) (Mikel 73’), Toni Moya, Medrano (Borja Garcés 63’); Oscar (Nando 87’) y Camello.
MARINO DE LUANCO
Javi Porrón, Borja (A), Trabanco (Miguel Prado 73’), Pablo Pérez, Mikel; Iván (Boedo 63’), David González (Mathe 72’), Lora, Luis Morán; Arias y Saha.
GOLES 1-0 Ricard (26´), 2-0 Carlos Isaac (47’), 3-0 Borja Garcés (68’)
ÁRBITRO Domínguez Fernández, colegio andaluz.
INCIDENCIAS El Cerro del Espino, unos 1.000 espectadores
Los Importantes 2019/2020
ATLÉTICO B

3. Toni Moya 3.
2. Carlos Isaac 2.
1. Tropi 1.
E: Nacho Fernández 2 E:
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí