Publicidad

El Atlético de Madrid retornó a la senda de la victoria tras el empate del pasado domingo, imponiéndose a un rival que pecó de poco ambicioso y superando la adversidad de haber jugado durante una hora con un hombre menos, tras la expulsión de Marco cuando apenas se sobrepasaba la media hora de juego. En inferioridad numérica, los de Tevenet estuvieron ordenados y buscaron, con sus armas, estrenar el marcador, aunque bien es cierto que, sobre todo en el segundo periodo, las ocasiones brillaron  por su ausencia.

Fue de más a menos el filial rojiblanco en el primer tiempo. Así, en el minuto cuatro de partido, Diego Bri se internaba en el área y era derribado por la zaga cacereña, aunque el colegiado de la contienda no apreciaba ninguna infracción. Tres minutos más tarde lo intentaban los visitantes con un disparo lejano, desde fuera del área, que atrapaba Iturbe sin problemas. Minutos después, lo volvían a intentar los locales con un balón que Gismera recogía en el área y enviaba al lateral de la red.
En apenas dos minutos, los atléticos pudieron inaugurar el marcador. Primero, con una oportunidad de Carlos Martín, quien se internaba por la banda izquierda y habilitaba el cuero para varios compañeros que llegaban. La zaga extremeña, no sin muchos apuros, despejaba el cuero, alejando el peligro. Sesenta segundos después, el lanzamiento de Diego Bri se estrellaba en la cruceta de la portería de Alfonso.
El sino del partido cambiaría cuando, al lanzar una falta lateral a su favor, por una disputa con jugadores rivales en la colocación, Marco veía la segunda cartulina amarilla y se marchaba expulsado, quedando los de Tevenet con uno menos. El sevillano tuvo que recomponer el equipo, dando entrada a otro central, Fran González, en detrimento de Cala, que hubo de abandonar en el rectángulo de juego.
Esta circunstancia dio alas a los visitantes, que tuvieron la posesión del balón, que no de las ocasiones, que no llegaron, hasta que se llegó al descanso.
El segundo periodo fue apenas nulo en ocasiones. Frente a frente dos equipos en circunstancias opuestas: los atléticos, con uno menos, bien ordenados atrás y arriesgando para adelantarse en el marcador frente a un rival que no era capaz de aprovechar la superioridad numérica sobre el césped y que, incluso, en los últimos minutos pareció más preocupado de no perder que de querer ir a por el partido.
Y lo acabaron pagando. Así, una internada en el área cacereña con el tiempo ya cumplido, el esférico golpeaba en la mano de Traoré. Gordillo Escamilla no lo dudó y señaló la pena máxima que materializó, desde los once metros, el capitán rojiblanco, Carlos Martín.
Apenas daría tiempo para poco más y los tres puntos se quedarían, con merecimiento, en el feudo rojiblanco.
ATLÉTICO DE MADRID B Iturbe (A); Boñar, Marco (AA 3’), Kostis, Joel Arumi; Cala (Fran González 36’), Gismera (A), Alber (Sergio Guerrero 70’), Carlos Martín; Diego Bri (Etyan 70’) (A), Dani González (Santi Miguélez 81’).
CACEREÑO
lfonso; Aguado, Traoré, Relu (A) (Molina 46’), Gomis; Iván Fernández (Sanchidrián 68’), Samu Manchón, A. Clausí, El Kounni (Garci 85’); Bermu, Grande (Víctor Segura 75’).
GOLES 1-0 Carlos Martín (penalti) (90′). 
ÁRBITRO Gordillo Escamilla, colegio andaluz.
INCIDENCIAS Cerro del Espino, unos 400 espectadores.
Los Importantes 2022/2023
ATLÉTICO B
3. Carlos Martin
2. Gismera
1. Diego Bri
E: Luis García Tevenet 2
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí