Foto: www.clubatleticodemadrid.com
Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Seguramente me equivoque. De 10 partidos como este en 9 de ellos pierde el filial. Un filial, no este de Oscar Fernández que ha vuelto a mostrar un oficio incompatible con el DNI de sus futbolistas. Porque hay que poner en valor el empate por la entidad del rival y por lo bien que estuvieron los castellanos. Pocos equipos le aguantarían los “doce” asaltos al conjunto rojillo (esta vez de verde) sin una cuenta de protección por lo menos. El Atleti lo hizo. Se hizo acreedor al combate nulo por méritos propios, no por deméritos del rival.

Incluso pudo sorprender el equipo colchonero con una salida en tromba. A los diez minutos había acumulado más ocasiones y llegadas que en el resto de la primera mitad. De los pies de Toni Moya brotaba el fútbol como a borbotones. Una colada del medio centro (seguido por media España) tras un gesto técnico maravilloso para irse de su par debió haber tenido premio de mallas. Su centro no lo encontró en boca de gol Darío por milímetros. Otro disparo suyo desde la frontal avisó de su calidad de golpeo que luego volvió a mostrar poniendo una falta en la cabeza de Tachi que sacó Limones in extremis. Apoyado en la solidez de Cristian soltaba fútbol, sobre todo para Joaquín y el partido apuntaba a problemas para los visitantes.

Pero que el Mirandés es un equipazo lo demuestra que supo revertir la situación sin recurrir a dar “mucha leña”. Lo primero recuperar la pelota para no correr detrás de ella, lo segundo mecer el balón y dormir el partido. Evitar que Mollejo (algo precipitado) y Joaquín entraran en ebullición para que su defensa no acabara recurriendo a prótesis de cadera antes de tiempo. Hasta la media hora no tuvimos noticias ofensivas del paciente equipo castellano. Hugo Rama desde la frontal avisó que ellos también tienen argumentos. Le respondió San Román a la primera y en la segunda se fue lamiendo el palo. En cuanto a ocasiones nada más que inventariar.

Tensísima primera mitad, eso sí aderezada por un árbitro impropio para un envite de este calibre que, por no saber, permitió demasiados contactos en las contras del filial. Lo dijo Oscar al final “no nos han dejado correr”. Ávalos Martos (siete campañas en esta división) no entendió (pensemos bien) nada de nada; seguramente sin voluntad, perjudicó al filial y el que lo propuso sabrá el porqué. Cosas del arbitraje español.

A la vuelta de vestuarios el Mirandés dio otra muestra de oficio. Anestesia para arrancar. Balón al piso, combinaciones eternas sin pisar área y a esperar. Se defendió, inteligente, con el balón y lejos de su área. Casi ni inquietó a San Román. Claro, cuando el filial recuperaba estaba a años luz de Limones. El partido no le convenía al Atleti y Oscar propuso una alternativa. Camello al campo por un desgastado (pelea sin premio) Darío. El cambio revolucionó al filial. Mollejo tuvo en su cabeza el 1-0, su remate salió besando el palo; Cristian probó desde la frontal sin puntería y Tachi a balón parado se topó con Limones.

Ocurre que el visitante entendió que eso no le convenía. Cambio para poner un centrocampista más y recuperar el control del juego. Duelo táctico de altura entre dos entrenadores de nivel. Para el espectador quedaba la emoción porque los detalles no abundaban. Se quedó, eso sí, con la polémica de dos acciones en el área burgalesa. Primero una caída de Montero en la típica pugna del balón parado y luego unas manos de Sergio que el árbitro juzgó involuntaria aunque huyera de la jugada como si le persiguiera el demonio. Hasta en los detalles mostró el árbitro que no está para duelos de esta altura; es decir, ascenderá. Al tiempo.

ATLÉTICO DE MADRID B San Román; Solano, Tachi, Montero, Samu; Joaquín, Cristian, Toni Moya, Óscar Pinchi; Mollejo (Manny 82’) y Darío (Camello 63’).
MIRANDÉS
Limones; Paris, Odei, Sergio, Kijera (Cerrajería 63’); Hugo Rama (Guridi 88’), Romero, Álvaro Bravo, Carlos Julio; Yanis y Matheus (Claudio Medina 84’).
GOLES No hubo.
ÁRBITRO Ávalos Martos (colegio catalán).
INCIDENCIAS Cerro del Espino, lleno 4.000 espectadores. Numerosa y animada presencia de seguidores burgaleses.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí