Publicidad

un punto y gracias para el Adarve en su visita a Vilagarcía de Arousa. El cuadro rojinegro no cuajó precisamente un buen partido en A Lomba, y cuando todo apuntaba a la segunda derrota consecutiva, Andrei logró rescatar un punto en tiempo de prolongación.

De inicio salió mejor el equipo de Diego Nogales. Con una presión muy alta, que no dejaba apenas jugar al equipo local, al que le duraba muy poco el balón en los pies. Los lobos se adueñaron del primer cuarto de hora de partido, jugando muy arriba, y teniendo tres ocasiones de gol, en las que eso sí, el meta Álex Cobo no tuvo que intervenir.

Con el paso de los minutos, el Arosa se sacudió el dominio del líder. Poco a poco el equipo de Jorge Otero fue ganando en posesión de balón, y sobre todo fue avanzando metros sobre el césped. A ello también contribuyó que el Adarve tuviera que bajar el alto ritmo impuesto en la presión del primer tramo, puesto que era prácticamente imposible mantenerlo.

Poco a poco el cuadro pontevedrés fue creando peligro, con un claro protagonit¡sta: Nuño. El extremo se convirtió en una pesadilla para los madrileños, rematando con mucho peligro todos los balones que le llegaban, entrando por su carril. El debutante Dani Simón se vio obligado a meter tres manos salvadoras al diecisiete gallego antes de llegar al descanso. Primero con un remate a la media vuelta desde el interior del área, más tarde tras aprovechar un rechace del propio Dani Simón en un centro envenenado de Cotilla. Y sin lugar a dudas, la más clara, en tiempo de prolongación, en un balón que iba camino de la escuadra tras rematar a la altura del punto de penalti un balón de Fontán desde la línea de fondo.

El descanso fue lo mejor que les pudo pasar a los del Barrio del Pilar, que veían como el Arosa comenzaba a someterles, no con posesiones largas, pero si con un juego vertical muy eléctrico, que estaba empezando a superarles.

Tras el paso por vestuarios, el partido bajó. Sin ser un partido malo, el choque bajó en enteros. El juego era más calmado, y apenas se veía nada. Ambos equipos parecían estar esperando un chispazo para que el juego arrancara, quizá con la gente de refresco. Sin embargo, al cumplirse la hora de partido, se adelantaron los locales. En una acción que parecía que moriría sin más como otras tantas. Luismi tenía el balón dentro del área rodeado de tres contrarios. Casi a la desesperada, pareciendo que le pegara por pegarle al balón para salir de ahí, se sacó el delantero una asistencia de oro para los suyos. El balón fue hacia el segundo palo, por donde apareció Porrúa aprovechando el espacio que había dejado la zaga al acudir toda a cerrar al delantero. Y según le vino, cruzó el balón sin que esta vez nada pudiera hacer Dani Simón para evitar el tanto.

Por debajo en el marcador, se esperaba una reacción del líder que no llegó. Los del Vicente del Bosque no se encontraban cómodos sobre el césped, y Nogales comenzó a mover el banquillo. Sin modificar el esquema, pero buscando que los hombres de refresco reactivaran a un discreto y desconocido Adarve. Y no ocurrió. El partido continuaba siendo discreto, ante un Arosa que sin caer en pérdidas de tiempo descaradas, trató de ralentizar el juego y de que pasaran poquitas cosas en el partido, como así fue.

Los últimos quince minutos, ganaron en emoción. El Adarve se volcó sin tener ya nada que perder. Y de inicio, no le salió bien a los rojinegros. Aunque cercaban el área rival, no lograban finalizar y ni mucho menos crear peligro. Es más, con los espacios generados atrás, a la contra pudo matar el encuentro el Arosa en dos acciones consecutivas que salvó nuevamente Dani Simón. Primero con un disparo de Diego Diz desde el área chica, despejando el balón a córner. Y precisamente en ese saque de esquina, le paró a bocajarro un remate a Campillo que entró solo en el segundo palo. Dos grandes paradas que permitieron no marcharse de vacío a los suyos.

Y es que, en tiempo de prolongación (ese que tanta gloria le ha dado al Adarve), lograron los lobos rescatar un punto. Corría el segundo de los cinco minutos de añadido, cuando Miñambres centró desde la banda izquierda. Mayorga bajó y controló el balón en el interior del área, disparando muy fuerte con la pierna izquierda. El balón lo repelió Álex Cobo con una gran parada, cayéndole el cuero a Andrei, que cual cazagoles, con el portero en el suelo, logró rescatar un punto para los suyos.

Con el gol del canterano rojinegro acabó el partido, sumando así el Adarve un punto a última hora, que le permitirá mantener el liderato una jornada más, haga lo que haga el Pontevedra en su partido del domingo.

AROSA Álex Cobo; Javi Fontán, Pedro García (A) (Ross 68’) (A), Campillo, Cotilla; Alberto Martín, Mon (Jorge Fajardo 83’); Nuño (A) (Julio Rey 75’), Pedro Beda (A) (Diego Diz 83’), Porrúa (Sidibé 83’); y Luismi.
UNIÓN ADARVE
Dani Simón; Gallardo, Dani Ramos, Salama (A), Mayorga; Maganto (Miñambres 72’) (A), Cidoncha (A) (Andrei 72’), Cruz (Iker Lamboa 83’), Nouman (Calleja 66’); Álvaro Portero (A) y Montejo (Tellechea 83’).
GOLES 1-0 Porrúa (61’); 1-1 Andrei (93’).
ÁRBITRO Mazo Maruri, colegio castellano-leonés
INCIDENCIAS A Lomba, unos 600 espectadores
Los Importantes 2021/2022
ADARVE
3.
2. Dani Simón
1. Andrei
E: Diego Nogales 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí