Publicidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

por cuarta vez en su historia, el Alcobendas Sport afronta la eliminatoria definitiva por el ascenso. Un ascenso que le ha sido siempre esquivo, contando por derrotas siempre sus partidos definitivos. Esta vez, parecía que iba a ser diferente, al ponerse muy rápido con dos goles de ventaja. Pero la maldición que parecen sufrir los alcobendenses salió de nuevo a relucir, remontando el choque el Villarrubia que ve ya muy de cerca el ascenso a Segunda B.

Y es que desde muy pronto se puso todo demasiado bonito. Apenas habían pasado doce minutos, cuando los de Emilio Ferreras iban dos goles por delante en el marcador. Ver para creer. En el diez, el ex del Villarrubia, Pituli, botó un córner muy cerrado al primer palo, introduciendo el balón en su propia portería Víctor Algisí. Dos minutos después, Maganto ganó la espalda a la defensa. Manolo Delgado salió mal, y el diez asistió a Roberto, que con el cancerbero fuera del arco, no tuvo prácticamente más que empujarla para hacer el 2-0.

El sueño del Bronce se veía muy cerca. El play off del Sport estaba siendo perfecto. Sin embargo, el Villarrubia, lejos de venirse abajo, siguió a lo suyo. En una lección de madurez y saber estar, los de Javi Sánchez en ningún momento bajaron los brazos, ni acusaron los goles. El cuadro ciudarrealeño, que tenía más el balón y jugaba más en campo contrario, seguía a lo suyo. El cuadro blanquiazul llevaba el peso del partido, y aunque no lograba finalizar, si daba sensación de peligro, estando muy metidos en el partido aunque lejos en la eliminatoria.

Pero el fútbol es caprichoso, y los visitantes le pagaron a los madrileños con la misma moneda. En apenas tres minutos, el Villarrubia igualó el partido y se puso por delante en la eliminatoria. Copete logró un doblete que vale su peso en oro, gracias al valor doble de los goles fuera de casa. En el primero ganó en velocidad a los centrales, plantándose solo ante Toni Lechuga al que superó con un toque sutil en su media salida. Tres minutos después, fue Carlos el que le ganó la partida a Pituli y centró. El balón botó justo delante de Toni Lechuga, lo que aprovechó Copete para meter la cabeza e igualar el partido. Dos goles que sí que dejaron KO al Alcobendas Sport, que vio como su rival tuvo alguna opción para hacer el tercero antes del descanso.

La segunda mitad tuvo un guion más similar al esperado al inicio de la eliminatoria. Dos equipos parejos, con respeto, y pocas ocasiones. Había miedo a encajar más goles, y además Javi Sánchez cambió su planteamiento. Aunque la posesión del balón seguía siendo para el Villarrubia, los visitantes ya no eran tan atrevidos como en la primera mitad. Por delante en la eliminatoria, a los ciudarrealeños les interesaba que en el partido pasaran pocas cosas, y ralentizaron el juego a través del balón. Enfrente, al Sport se le veía afectado por los dos goles encajados, y por un sueño que vieron real y que parecía tornarse en pesadilla.

Viendo que pasaban pocas cosas favorables a su equipo, Emilio Ferreras comenzó a mover el banquillo. Maganto dejó su sitio a Barca, para jugar con dos puntas; en una clara apuesta ofensiva en búsqueda de la victoria. Y aunque el Alcobendas se levantó de su letargo, le costaba crear fútbol y llegar a portería rival. De hecho, Manolo Delgado tan solo tuvo que intervenir una vez en toda la segunda mitad en un centro-chut de Sergio Arribas que se envenenó y que acabó despejando a córner. Enfrente, Toni Lechuga no tenía que intervenir, pero los visitantes daban más sensación de peligro y de estar más entero, a pesar de que cuando remataban lo hacían muy alto.

A nueve para el final, el sueño se tornó definitivamente en pesadilla. En una buena contra conducida por Dieguito por la banda zurda, el siete visitante tocó para Copete en la semiluna del área. Éste se apoyó en Arroyo, que puso el balón atrás para Diop. Al no verlo claro, el africano se apoyó de nuevo en Arroyo, que volvió a poner el balón atrás al mismo punto que segundos antes. La diferencia estuvo, que esta vez en lugar de Diop (que seguía sumado al ataque), apareció Piojo, aprovechando el espacio libre. Y éste, según le vino, soltó un zapatazo con la diestra, que se coló a media altura junto al palo sin que Toni Lechuga pudiera hacer nada más que tirarse para salir en la foto para evitar el gol.

Con el 2-3 el partido murió. Se jugaron dieciséis minutos más, pero el Alcobendas Sport no dio sensación de reacción. Es más, Toni Lechuga tuvo que meter una mano abajo en la cepa del poste, para evitar el cuarto; acabando así un partido que comenzó de ensueño y acabó de pesadilla. Pero estamos en un año de remontadas, en las que ha pasado de todo en todas las competiciones y niveles, lo que da esperanzas a los alcobendenses de cara a la vuelta el próximo sábado en Villarrubia de los Ojos.

ALCOBENDAS SPORT Toni Lechuga; Gallardo (A), Rangel (A), Dani Ramos, Marcos (A); Pituli (A) (Kang 62’), Amores, Leo, Sergio Arribas; Nacho Maganto (Barca 58’); y Roberto (Conte Fa 85’).
VILLARRUBIA
Manolo Delgado; David Herrera, Rui, Víctor Algisí, Carlos; Arroyo, Toni Seoane (A); Fran Minaya (Diop 61’), Pablo Jiménez (A) (Piojo 63’), Dieguito (Barbero 84’); y Copete (A).
GOLES 1-0 Víctor Algisí (propia puerta) (10’); 2-0 Roberto (12’); 2-1 Copete (36’); 2-2 Copete (39’); 2-3 Piojo (81’).
ÁRBITRO Morad el Ouazghari, colegio melillense.
INCIDENCIAS JDH-Matapiñonera, unos 3.000 espectadores.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí