Publicidad

Informa: Isma Corregidor

Que el fútbol lo marcan las dinámicas, es algo muy oído. Y que muchos partidos se deciden por el estado de ánimo de las mismas también. Y aunque eso realmente se vio sobre el césped de El Val, no se puede afirmar categóricamente que fuera el factor decisivo para la goleada local. El Alcalá se mostró muy superior a un Pozuelo, que, aunque -al menos desde fuera- parece resignado al descenso, trató de dar una buena imagen a orillas del Henares.

Para recibir al colista, Salvachúa decidió repetir el mismo once que partió de inicio el pasado domingo en Paracuellos, y que tan buen resultado le dio. Enfrente, Víctor Aguirre planteó una defensa de cinco, con dos mediocentros defensivos por delante como son Parla y Héctor Fuentes, fiando todo lo ofensivo a Saugar, Lorite y Héctor Gutiérrez.

Desde el inicio el partido tuvo color rojillo. Los complutenses se hicieron con la posesión prácticamente desde el pitido inicial, sin especular con el balón. Jugando siempre hacia adelante, con unos muy participativos Borja Sánchez e Iván Riveiro que volvían locos a los jugadores verdes. Unos jugadores del Pozuelo, que, aunque tenían un planteamiento defensivo, cuando tenían el balón, trataban de jugarlo, sin buscar tanto el juego directo. Sin embargo, los encargados de crear fútbol -Lorite y Óscar Saugar- apenas entraban en juego, por lo que los visitantes apenas llegaban al área contraria.

Aunque el Alcalá no se puede decir que arroyaba a su rival, si daba la sensación de que sería cuestión de tiempo que se adelantara en el marcador. No es que el equipo de Salvachúa creara muchas ocasiones -aunque sí pudo marcar pronto por mediación de David López y Álvaro Portero-, pero si daba sensación de peligro real. Al final, al filo de la media hora, Iván Riveiro rompió a dos zagueros visitantes con un recorte dentro del área, poniendo el balón atrás para la llegada de Borja Sánchez, que, tras controlar, batió por bajo a Willy.

Lo más difícil para los alcalaínos parecía hecho. Además, tras encajar el gol, el Pozuelo volvió a ser el equipo apático de las últimas jornadas. La losa del gol en contra pesó y mucho sobre las cabezas de los jugadores de Víctor Aguirre, que parecían entregados. Prácticamente a medio gas, el Alcalá tenía metido en su campo al Pozuelo, y generaba peligro con más continuidad que anteriormente. Willy salvó dos goles prácticamente cantados a dos killer como son Barca y Álvaro Portero, para un Alcalá que no se conformaba con el 1-0 obtenido, y que en los últimos partidos ante su público no le ha valido para amarrar los tres puntos.

La ventaja mínima al descanso parecía que iba a ser el resultado al descanso, hasta que en tiempo de prolongación, Belloso Rivero (del que se quejó mucho la expedición visitante) decretó penalti en favor de los locales, por leve agarrón de Novo sobre Borja Sánchez, en el que además amonestó al central. Álvaro Portero asumió el reto de transformar la pena máxima, a pesar de no ser su especialidad, para lograr así un gol especial. Y es que el 2-0 desde los once metros no solo era un gol que daba tranquilidad a los suyos, sino que era el gol número 100 del delantero en Tercera división.

Tras el paso por vestuarios, las prestaciones del Pozuelo bajaron aún más. Los forasteros dieron la sensación de que estaban jugando un trámite, ante un Alcalá mandón que pareció jugar con una marcha menos. Aún así, los de Salvachúa mandaban cómodamente sobre el césped, y creaban ocasiones. Era cuestión de tiempo que la cifra goleadora local aumentara, aunque el tercer tanto llegó de nuevo desde el punto de penalti. En esta oportunidad, el colegiado marcó el punto fatídico tras una mano de Manu Chanque en el lanzamiento de una falta directa de Tito. Esta vez, el encargado de transformarla fue el encargado habitual de los rojillos, Borja Sánchez, que de este modo puso la guinda a su gran actuación.

Con el 3-0 el Alcalá se relajó, ante un equipo que ni podía, ni parecía querer intentarlo. Para revitalizar el choque, ambos entrenadores comenzaron a mover el banquillo (curiosamente hicieron a la vez las dos primeras ventanas). Los hombres de refresco rojillos le dieron otro aire a su equipo, que seguía intentando marcar más goles.

El cuarto local llegó en trono al ecuador del segundo tiempo. El último de los tantos locales fue el más espectacular de todos, al anotar Zotes -uno de los hombres de refresco- con una vaselina desde unos 30 metros, escorado desde la izquierda.

Evidentemente, el partido estaba totalmente sentenciado, aunque el Pozuelo vio un mínimo brote verde. El equipo del Valle de las Cañas logró romper su sequía goleadora. Los pozueleros, que no marcaban un gol desde que despidieron a Juanjo Granero, lograron el llamado gol del honor por mediación de Sosa -otro hombre salido desde el banquillo-, al ganar el argentino la carrera y la posición a la zaga rojilla, que andaba ligeramente adelantada. Solo ante Álex Quesada, el argentino no falló, batiendo por bajo al meta, dejando la cifra anotadora en 760 minutos sin ver gol. Siete partidos consecutivos, prácticamente completo este de El Val, y la mitad frente al Canillas, equipo que había recibido el último gol verde.

El anecdótico tanto visitante fue lo último reseñable positivo de un partido que el Pozuelo acabó en inferioridad numérica. Belloso Rivero completó su discutida actuación para los visitantes, con una roja directa a Heras, en un descuento tan largo como innecesario. Aunque el trio arbitral argumentó “aplicar el reglamento”, los cinco minutos prolongados parecieron excesivos por lo visto sobre el césped.

De este modo, tras su segunda goleada consecutiva (el balance goleador es de 7-1) el Alcalá recupera puesto de play off, antes justo de medirse a los dos primeros. Por su parte, el Pozuelo acumula ya trece jornadas sin ganar, quedándose a nueve puntos de una quimerísima permanencia, sin contar con un posible descenso por arrastre.

ALCALÁ Álex Quesada; David López, Tito, De Felipe, Navarro; Iván Riveiro (Arribas 73’), Aitor Monroy, Módula (Rubén Expósito 67’), Borja Sánchez (Pablo Zotes 59’); Barca (Jaime 59’) y Álvaro Portero (Manu Toledano 67’).
POZUELO
Willy; Fariñas (A) (Iván Fernández 59’), Amaya, Novo (A), Manu Chanque (A), Manu Martínez (Heras 59’) (R 93’); Sergio Parla (Yerpes 66’) (A), Héctor Fuentes (Sosa 71’); Óscar Saugar (A), Lorite (Robles 71’); y Héctor Gutiérrez.
GOLES 1-0 Borja Sánchez (29’); 2-0 Álvaro Portero (penalti) (45’+3’); 3-0 Borja Sánchez (penalti) (56’); 4-0 Pablo Zotes (72’); 4-1 Sosa (84’).
ÁRBITRO Belloso Rivero. Amonestó al segundo entrenador del Pozuelo, Víctor Herrera.
INCIDENCIAS Municipal del Val, unos 400 espectadores.
Los Importantes 2023/2024
ALCALÁ POZUELO
3. Iván Riveiro 3.
2. Borja Sánchez 2.
1. Pablo Zotes 1. Willy
E: Carlos Pérez Salvachúa 3 E: Víctor Aguirre 1
Á: Belloso Rivero 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí