Publicidad

Informa: Isma Corregidor

El Val acogía un partido, que no era un partido más. A pesar de que llevamos un tercio de campeonato, este Alcalá-Móstoles dirimía muchas cosas, que, aunque a priori no parecen tener mucha importancia, sí que la tienen. Y no solo porque frente a frente estuvieran los equipos más representativos de las dos ciudades más grandes de nuestra Comunidad, con la capital obviamente al margen. Aparte de tres puntos, y la distancia (o no) que se podía abrir entre ellos, en juego estaba incrustarse entre los filiales que dominan el grupo, que además tiene el premio gordo de la Copa del Rey. Del duelo salió vencedor el Móstoles, auténtica bestia negra del Alcalá, al que ha ganado sus tres últimos enfrentamientos, lo que dio el billete al play off a los azulones el pasado mes de Abril.

El choque lo afrontó Salvachúa con un 5-4-1, más de contención que de creación. Consciente el técnico rojillo del gusto por retener el balón de los visitantes, los alcalaínos dejaban tocar estérilmente a los mostoleños en línea defensiva, haciendo una fuerte presión en bloque medio, buscando forzar “errores grotescos” como calificó el propio Víctor González, haciendo daño al contragolpe.

Y así se jugó todo el primer tiempo. El Móstoles monopolizaba el balón, pero en campo propio. El Alcalá, con todos sus hombres en campo propio, impedía el avance a los forasteros, que se veían a tocar y tocar atrás, cerca de la divisoria, pero sin avanzar nada a campo rival. Y cuando lo intentaban, rápidamente robaban el balón los rojillos, que salían como flechas en búsqueda de la portería rival, liderados por Barca y Zotes. De hecho, en los primeros compases, rozaron el gol tanto el extremo como el delantero.

Mediado el primer tiempo, se adelantaron los cervantinos en el marcador. En una jugada simple, de las de toda la vida: córner al primer palo, y entrada desde atrás del central. Zotes fue el que centró a la derecha del debutante Contreras, y De Felipe el que cabeceó al palo contrario.

El gol complutense apenas varió el desarrollo del juego. Aunque en la siguiente acción al gol, Álex Quesada tuvo una parada milagrosa ante Torres (que no iba a jugar de inicio, pero Gyesi se retiró en el calentamiento). Pero por lo demás, el partido seguía siendo el mismo: los visitantes tenían el balón sin profundidad ninguna; mientras que el Alcalá comenzó a jugar más lento, esperando que pasaran pocas cosas. Y poco más pasó hasta el descanso, salgo una gran acción individual de Camacho, que rozó el palo para los forasteros; y un remate muy flojo de De Felipe, de nuevo a la salida de un córner.

El segundo comenzó con novedades tácticas en unos y otros. Salvachúa retiró al amonestado y tocado Moyano, entrando en su lugar Danilo. Una sustitución con la que su equipo pasó a jugar con el clásico 4-2-3-1. Un mismo esquema que también adoptó el Móstoles, aunque solo moviendo piezas, sin sustituirlas. Portilla pasó a jugar como estilete, cambiando Camacho de banda; cayendo Torres a la izquierda, con Cidoncha entre ellos, secundados por Narbona y Hugo en el doble pivote.

Los movimientos tácticos hicieron variar ligeramente el partido, al lograr el Alcalá tener algo más de balón, pero poco más. El cuero seguía pasando más por los hombres vestidos de azul, aunque con un juego más embarullado. Ni unos ni otros lograban hacerse daño, y los minutos pasaban más lentos que en el primer tiempo.

Sin embargo, en torno al ecuador del partido, en apenas cinco minutos, el Móstoles logró darle la vuelta al marcador. El encargado de empatar el choque fue el capitán Portilla, tras recibir un buen balón desde la izquierda de Camacho. El ex rojillo volvió a batir anotar ante sus ex, en una jugada típica de nueve, recibiendo y rematando a la media vuelta, colando el balón por alto. Cinco minutos después, Lagreca elevó el balón por encima de los centrales, colándose entre De Felipe y Álex Quesada Sergio Cidoncha, que, tras tocar lo justo, pero con calidad el balón, introdujo el balón con agonía en la portería local.

Tras el 1-2, los locales quedaron muy tocados. Además, el chute de moral de la remontada hizo venirse arriba a los forasteros, que vivieron sus mejores minutos de partido en el último cuarto de hora, teniendo Camacho la sentencia con un balón a la cruceta. Salvachúa trató de quemar todas las naves, jugando con hasta tres nueves, y subiendo a rematar en las últimas acciones el cancerbero Álex Quesada. Para entonces, Víctor González ya había reajustado a su equipo con cinco atrás. De este modo salieron victoriosos los azulones, puesto que los rojillos no lograron ni tan siquiera asustar a los mostoleños, yéndose para El Soto algo más que tres puntos.

ALCALÁ Álex Quesada; Chava, De Felipe (Rubén Expósito 82’), Airoldi, Moyano (A) (Danilo 46’), Navarro (A); Arribas (Álvaro Portero 72’), Aitor Monroy, Módula, Pablo Zotes (A) (Jaime 84’); y Barca.
MÓSTOLES URJC
Contreras; Espinosa, David Gómez, Enric Tarrés, Del Campo (Santi Maroto 54’) (A); Hugo (Recalde 78’), Narbona, Sergio Cidoncha; Portilla (A), Torres (Lagreca 65’) y Camacho (A).
GOLES 1-0 De Felipe (24’); 1-1 Portilla (69’); 1-2 Sergio Cidoncha (74’).
ÁRBITRO Barranquero Sánchez.
INCIDENCIAS Municipal del Val, unos 250 espectadores.
Los Importantes 2023/2024
ALCALÁ
MÓSTOLES
3. 3.
2. Zotes 2. Camacho
1. Barca 1. Lagreca
E: Carlos Pérez Salvachúa 1 E: Víctor González 1
Á: Barranquero Sánchez 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí