Publicidad

Informa: Isma Corregidor

Empate amargo para Alcalá y Villanueva del Pardillo en el partido que cerraba la jornada del sábado. De la fría tarde en El Val, ninguno salió satisfecho, cada uno por sus motivos. El Alcalá, porque se quedó sin sumar de tres de nuevo ante su público, a pesar de adelantarse en el marcador. El Villanueva del Pardillo porque dio mejores sensaciones y acabó mejor el partido, a pesar de que dadas las circunstancias extradeportivas, un punto en la tierra de Cervantes podría ser considerado como positivo.

El partido lo afrontaron ambos entrenadores con cambios en su alineación. En el bando local, Salvachúa introdujo cuatro novedades con respecto al once que venció al Moscardó, destacando el retorno al mediocentro único, jugando con tres nueves. En el Villanueva del Pardillo, Javi Zamorano apostó por el 4-3-3, con tres cambios con respecto al once del pasado domingo frente al Torrejón.

Como viene siendo habitual esta temporada, el Villanueva del Pardillo jugó sin complejos. Ni el cambio de superficie, ni el tamaño del escenario hizo variar a Javi Zamorano su idea. Es más, el buen estado del césped y las amplias dimensiones, favorecían el juego alegre de los blanquiazules. En todo momento, los exiliados del Pardillo trataron de jugar le balón, sin meter un balón largo y directo. Una apuesta que hizo que los visitantes tuvieran más el esférico que un Alcalá muy partido, en el que se diferenciaban mucho los cinco hombres de ataque de los cinco de atrás.

A pesar de las buenas intenciones de unos y otros, se vieron muy pocas ocasiones de gol. En los locales, porque los tres delanteros no recibían balones en zona de peligro, al estar muy vigilados los dos hombres encargados de surtírselos (Riveiro y Borja Sánchez), gastando mucha energía en las disputas. Y en los visitantes porque les faltaba claridad y último pase para que los delanteros superaran a los defensores.

De hecho, en la primera ocasión clara del partido, llegó el primer gol. Módula botó un córner que escupió Damián, y que volvió a meter al área Álvaro Portero. En el segundo palo cabeceó muy bien Moyano, repeliendo de nuevo el meta. El balón le cayó forzado y vigilado a Manu Toledano, que poco más pudo hacer que meter el pie, estrellándose el esférico de nuevo en el cancerbero. El balón suelto lo cazó Barca, que, con Damián tirado en el suelo, poco más tuvo que hacer más que empujar el balón a puerta vacía.

El gol en contra no hizo bajar enteros al Pardillo. Es más, en la siguiente jugada, Chuky tuvo un mano a mano con Manolo, del que salió victorioso el guardameta de La Solana, en la que fue la segunda y última ocasión de un primer tiempo, en el que apenas se pisaron las áreas.

El segundo tiempo comenzó con un cambio en las filas visitantes. El amonestado Andrés dejó su sitio a Rulo. Un cambio ofensivo, al meter Javi Zamorano un jugador con un perfil más de ataque y de banda, a pesar del cual no varió su 4-3-3 ni su idea. A decir verdad, el partido cambió poco, aunque según fueron pasando los minutos, los blanquiazules fueron ganando terreno, al estar más frescos que un Alcalá que corrió mucho durante todo el partido, y que lo acusó en el tramo final.

Cumplida la hora de partido, Pablo Sánchez igualó la contienda. Tras una doble pérdida de balón de los rojillos en el centro del campo, Rulo metió el balón en profundidad para la carrera de Pablo Sánchez, que entraba por el perfil diestro. Y cuando prácticamente se le acababa el campo, el diecinueve blanquiazul tiró de calidad para ajustar el balón por alto, junto al larguero. Un gol que hacía justicia a lo que se veía sobre el césped, a pesar de que minutos antes Álvaro Portero rozó el gol en dos ocasiones.

El empate despejó las posibles dudas que podían tener los jugadores del Pardillo, al ver que su idea funcionaba. Como se demostró en el gol, solo les faltaba precisión en el último pase a los forasteros, para crear peligro, y con ello rematar a puerta. Con mucho espacio para correr, solo le faltaba al equipo blanquiazul la mencionada precisión (o calidad) en los últimos metros, para generar situaciones reales de peligro, puesto que superaban a un Alcalá muy partido, que era un quiero y no puedo, y que llegaba tarde a la mayoría de balones.

Para tratar de ponerle remedio, Salvachúa movió el banquillo, modificando su esquema en el tramo final, sin éxito. Salvo en una doble acción de Jaime que salvó Damián, a servicio de Danilo (dos de los hombres de refresco), los locales no crearon situaciones de peligro, ni daban sensación de ser capaces de crearlas. Enfrente, el Pardillo tuvo dos remates claros que se marcharon por poco, para llevarse los tres puntos.

De este modo, Alcalá y Villanueva del Pardillo sumaron un punto que les sabe a poco. A pesar de ello, los alcalaínos mantendrán el puesto de play off, tras sumar diez partidos sin perder, aunque no logran recortar puntos al tercer clasificado, objetivo marcado en el partido de hoy tras conocer el nuevo pinchazo del Leganés B. Por su parte, el Villanueva del Pardillo acumuló una semana más sumando como visitante (solo ha perdido en uno de sus últimos nueve partidos fuera, en El Soto), aunque lamenta no poder aumentar la ventaja con respecto al descenso, al haber empatado el Trival precisamente frente al Leganés B.

ALCALÁ Manolo Delgado; David López (A), Tito, Moyano, Navarro (A); Módula (A); Borja Sánchez (A), Iván Riveiro (A) (Pablo Zotes 70’); Álvaro Portero (Danilo 76’), Manu Toledano (Jaime 70’) y Barca (A).
VILLANUEVA DEL PARDILLO
Damián; Josele, Ander, Papo (A), Jorge Martínez; Andrés (A) (Rulo 46’) (A), Pablo Suárez, Jorge Sánchez; Pablo Sánchez (Beto 80’), Chuky y Ji.
GOLES 1-0 Barca (20’); 1-1 Pablo Sánchez (62’).
ÁRBITRO Espinosa Sedano.
INCIDENCIAS Municipal del Val, unos 300 espectadores.
Los Importantes 2023/2024
ALCALÁ PARDILLO
3. 3.
2. Iván Riveiro 2. Pablo Sánchez
1. Barca 1. Pablo Suárez
E: Carlos Pérez Salvachúa 1 E: Javi Zamorano 2
Á: Espinosa Sedano 2

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí