Publicidad

Incluso en un campeonato tan corto como la planteada por Rubiales para los equipos de Tercera, las ligas son somo se suele decir “una carrera de fondo”. Eso es lo que piensan ahora mismo en la RSD Alcalá, que en esta penúltima jornada pisa por primera vez en la temporada los puestos de play off. Una posición que debería ser habitual para un club con la historia como el rojillo, pero que tras el mal comienzo liguero, en la jornada, cumplido un 25% de la competición, era penúltimo.

La última víctima de los de Salvachúa fue el Collado Villalba, que, lejos de lo que pueda parecer por dinámicas y clasificación, no fue una comparsa o trámite para los alcalaínos. El equipo de Walter Caprile, que se jugaba la vida en forma de permanencia, no se arrugó, dando una gran imagen en El Val. Solo la falta de pegada, y algo más de claridad de ideas en los últimos metros, impidieron a los serranos puntuar en la tierra de Cervantes. Es más, pese a que el inicio de partido fue arrollador por parte de los complutenses, el primer aviso fue de los villalbinos, con una acción individual de Robert a la contra que acabó en córner.

Como decimos, el inicio de partido fue un rodillo rojillo. El equipo de Salvachúa salió muy enchufado al partido, buscando con ahínco la portería contraria, logrando rápidamente adelantarse en el marcador. Apenas se había llegado al séptimo minuto, cuando Abel Molinero entró por la banda diestra, disparando desde el interior del área. La zaga del Villalba no acertó a despejar, algo especialmente grabe cuando por las inmediaciones está un cazagoles como Álvaro Portero, que, según vio el balón, remató a portería por puro instinto de goleador, batiendo a Taillet.

Por delante en el marcador, el Alcalá no levantó el pie del acelerador. Gracias a la confianza que dan las victorias, los jugadores alcalaínos volaban sobre el césped, y a renglón seguido del 1-0, Manu Toledano estrelló un balón en la cepa del poste. Poco después, era Macho el que rozaba el palo con un disparo cruzado.

El Villalba parecía muy tocado sobre el césped, pero poco a poco el equipo de Walter Caprile se fue rehaciendo. Según iban pasando los minutos, los serranos se iban asentando sobre el césped, ganando metros sobre el césped, y sobre todo, posesión de balón. Sin nada que perder y sin complejos, el equipo amarillo no solo se sacudió el dominio local, sino que le jugó de tú a tú al equipo más en forma del grupo. Solo les faltaba a los visitantes crear peligro, lo que fue su gran talón de Aquiles. Las buenas sensaciones forasteras no se traducían en ocasiones de gol, dado que no lograban conectar con sus hombres en punta.

En el tramo final del primer tiempo, el Villalba vivió sus mejores minutos del partido, teniendo dos ocasiones muy claras para marcar. La primera fue a balón parado, con un disparo desde el interior del área chica de Bassim, que, incompresiblemente, mandó el balón por alto en una de esas acciones que parece más fácil meterla que fallarla. Más tarde la oportunidad fue para Vivi, con un disparo escorado desde fuera del área, que despejó bien Manolo junto al larguero, a cuatro para el descanso.

Tras el paso por vestuarios, el Alcalá volvió a salir arrollador, buscando aumentar la renta para evitar sufrimientos innecesarios, conocedor de que el resto de resultados le estaban situando en la cuarta posición, siendo el gran beneficiado de la jornada. Prueba de ello fue que, antes de que se cumpliera el primer minuto, Macho volvió a rozar el palo con otro remate cruzado.

Pero al igual en el primer tiempo, el equipo local fue como la gaseosa, perdiendo fuerza según iban pasando los minutos. La gran diferencia fue que en el segundo acto, el equipo de Salvachúa no le concedió nada a su adversario. El Villalba jugaba cómodo, pero no lograba saltar tan siquiera el centro del campo rojillo. El equipo alcalaíno era una roca defensivamente, buscando la sentencia al contragolpe, al darles los amarillos muchos metros para correr, jugando con la defensa muy adelantada.

Y eso fue el segundo tiempo, que, aunque no tuvo ocasiones claras de gol, fue un buen partido. El Villalba porque era un quiero y no puedo, incapaz de superar la defensa del equipo local; que tuvo varias ocasiones para ponerse mano a mano con Taillet; anticipándose el meta en varias acciones, evitando peligro. Y cuando los atacantes complutenses lograron pisar área, erraron en la finalización que les habría dado tranquilidad en el tramo final, en el que el Villalba se volcó con todo; cerrando en ocasiones el Alcalá con 5 atrás al situarse Garci a la altura de la línea defensiva en los últimos minutos.

En definitiva, un buen partido de fútbol, que acabó llevándose el Alcalá , el equipo con mejor dinámica de los dos últimos meses; lo que le permite ascender a la cuarta posición. Y lo que es más importante, depender de sí mismo en la última jornada para clasificarse para fase de ascenso. Lo mismo le ocurre al Collado Villalba, que, aunque actualmente ocupa uno de los puestos de arrastre, en caso de victoria, se garantizaría mínimo la duodécima plaza, que solo sería de descenso, en el caso de dos descensos desde Segunda RFEF y un no ascenso en play off.

ALCALÁ Manolo Delgado; Tito, Javi Jiménez, Moyano, Navarro; Abel Molinero (Garci 61’), Aitor Monroy, Chato, Macho (Jorge Sánchez 79’); Manu Toledano (Hervías 72’) y Álvaro Portero (Noman 79’).
COLLADO VILLALBA
Taillet; Sergio (Ayoub 89’), Jona, Talavera, Mendi (Mario 84’); Bassim, Luis Juárez; Robert, Diego Altamirano (A) (Juancar 65’) (A), Vivi; y Bariden (Pitu 65’).
GOLES 1-0 Álvaro Portero (7’).
ÁRBITRO De la Mata Martínez. Amonestó al técnico visitante, Walter Caprile, y al jugador Pablo, que no participó en el partido.
INCIDENCIAS Municipal del Val, unos 800 espectadores.
Los Importantes 2022/2023
ALCALÁ VILLALBA
3. Macho 3.
2. Tito 2. Vivi
1. Álvaro Portero 1. Robert
E: Carlos Pérez Salvachúa 2 E: Walter Caprile 1
Á: De la Mata Martínez 1
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí