Publicidad

Primera victoria de la temporada para el Galapagar, que, tras sufrir el varapalo de la goleada del primer partido frente al Torrejón, aparca las dudas que pudieran surgir del nuevo proyecto. Todo lo contrario ocurre en un Alcalá, que cuenta sus partidos por derrotas, sin ver puerta.

El partido se disputó en uno de los campos de césped artificial del Centro Deportivo Wanda del Atlético de Madrid en Alcalá de Henares, debido a los trabajos de resiembra y mantenimiento del Municipal del Val. Un campo más favorable para el Galapagar, dadas sus similitudes -en cuanto al terreno de juego- con El Chopo. Algo que quedó latente casi desde el inicio, pero que no debe servir de escusa para los de Salvachúa, que realizaron un muy mal partido.

Desde el inicio el cuadro serrano parecía más metido en el partido. Con más intensidad, y sobre todo sin complejos, el equipo de Borja Bardera llegó hasta tierras cervantinas a jugar de tú a tú a un rival que se presupone de la zona alta. Además, tuvieron los gualdinegros tuvieron la suerte de cara, puesto que en la primera ocasión del partido, lograron adelantarse en el marcador. No se había cumplido el primer cuarto de hora, cuando tras un saque de banda, Mauro recibía dentro del área, batiendo a Manolo.

Por debajo en el marcador, se esperaba la reacción el equipo local, algo que no ocurrió. Aunque en los primeros minutos tras el gol, el Galapagar pareció jugar con más precaución, pronto vieron los forasteros que hoy no era el día de su rival, y no parecieron temer en ningún momento por el marcador. Aunque los dos estiletes rojillos -Álvaro Portero y Barca- tuvieron una ocasión muy clara cada uno para empatar, lo cierto fue que se veía muy cómodo al equipo visitante. El choque era equilibrado, con mucho centrocampismo, pero se veía mejor en los duelos y las disputas a los jugadores vestidos de negro y amarillo, a pesar de que no lograban crear peligro real sobre la portería contraria, salvo en alguna acción a balón parado que no terminaron de rematar.

Tras el paso por vestuarios, mejoró el equipo complutense, aunque sin llegar a realizar un buen partido. Los de Salvachúa consiguieron tener más el balón, pero no lograban superar al Galapagar, que, no sufría. Los de Borja Bardera cortocircuitaban a los locales con muy poco, puesto que aunque el Alcalá circulaba el balón en el centro del campo, no era capaz de superar a los jugadores visitantes. Los locales intentaban entrar por las bandas, pero no eran capaces de superar a los jugadores que le salían al paso. Y las pocas veces que lo lograban, no conectaban con los hombres en punta, por lo que, de no ser por el mal tiempo que reinaba, se podía decir que Gonzalo vivía el partido plácidamente. Lo mismo le ocurría a Manolo en la otra portería, ya que en el partido se veían muy pocas cosas.

Al poco de cumplirse la hora de partido, el Galapagar logró sentenciar el choque, de nuevo a balón parado. En esta ocasión, fue un córner lanzado a la derecha de Manolo. Del Val sacó raso el córner, cerca del primer palo, probablemente en un lanzamiento que no era el deseado por él. Sin embargo, tuvo la fortuna del catorce gualdinegro de que el balón tocó en una de las muchas piernas que había en el área, cambiando el balón la trayectoria, en dirección portería, despistando al cancerbero, haciendo el 0-2. Tan difícil fue identificar en que pierna había tocado el balón para desviarse, que el colegiado de la contienda, Díaz Rodríguez (que se tragó dos penaltis que parecieron muy claros), decidió otorgarle la autoría del tanto al lanzador del córner.

Con el 0-2, el partido quedó más que sentenciado. Aunque Salvachúa renovó a todo su frente de ataque, con la excepción de Álvaro Portero, el partido era un quiero y no puedo de los rojillos. Aunque el equipo local dio un paso al frente, y trató de cargar más al área, y sobre todo, logró jugar más en campo rival, lo que no logró fue hacer sufrir al Galapagar. El equipo de Borja Bardera anduvo más precavido, pero sin conceder apenas nada. Sabían los serranos que lo tenían hecho, salvo que tuvieran alguna equivocación muy muy gorda, por lo que decidieron nadar y guardar la ropa. Y aunque Zotes y Álvaro Portero tuvieron opción de ponerle picante al partido, lo cierto fue que en ningún momento daba la sensación de que el Alcalá pudiera rescatar algo de su primer partido en el exilio.

De este modo, el Galapagar se llevó los tres puntos para El Chopo, despejando todas las dudas aparecidas la semana pasada tras el 2-5 del Torrejón, venciendo por primera vez al Alcalá, con el que habían empatado en sus cuatro enfrentamientos. Un Alcalá que es todo lo contrario, al no haber sido capaz ni de sumar, ni de marcar en las dos jornadas de liga disputadas.

ALCALÁ Manolo Delgado (A); David López, Tito, Moyano (A), Navarro (A); Kofi (Danilo 81’), Aitor Monroy, Módula (A) (Max 56’), Pablo Zotes (Arribas 77’); Barca (Jaime 56’) (A) y Álvaro Portero (A).
GALAPAGAR
Gonzalo; Carlos Daniel, Pliego (A), Rubén Darío (A), Mario Domínguez (Buceta 77’); Ángel Aguilar (A) (Julio Martín 77’), Manu Serrano, Javi Redondo (A) (Del Val 58’); Gonzaga (Nacho Martín 77’), Mauro y Borre (Barrionuevo 68’).
GOLES 0-1 Mauro (14’); 0-2 Del Val (62’).
ÁRBITRO Díaz Rodríguez.
INCIDENCIAS Centro Deportivo Wanda Alcalá de Henares, campo 4. Unos 250 espectadores.
Los Importantes 2023/2024
ALCALÁ GALAPAGAR
3. 3.
2. 2. Pliego
1. 1. Carlos Daniel
E: Carlos Pérez Salvachúa 1 E: Borja Bardera 2
Á: Díaz Rodríguez 0
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí