Publicidad

Un punto con doble lectura. Por un lado, el Adarve se midió al Villanovense, equipo que está en zona de play-off de ascenso a Primera Federación y que es uno de los que posee mejores registros defensivos del grupo. Pero, por el otro, de existir un vencedor, habría sido el equipo rojinegro, el que gozó de más balón y aproximaciones a la portería contraria. No así remates, porque los porteros tuvieron una mañana tranquila.

Desde el primer momento, el Adarve asumió el dominio del esférico, con un Villanovense sin tanta pelota y a la espera de su oportunidad. Esta sucedió en el minuto 24 en una salida algo dubitativa de Lombo de su meta, aunque el balón picado de Benji no cogió la dirección del arco y tampoco permitió a Farrell ni a Higor Rocha recoger el rechace.

Del lado local, los intentos de abrir el marcador se sucedieron siempre desde fuera del área. Calleja lo probó antes del cuarto de hora tras la dejada de cara de Segovia, aunque el ’10’ golpeó con la derecha sin precisión. Peor dirección aún llevaron sendos lanzamientos de Maganto al borde de la media hora y otro de Carbonell. Entonces, los de Manu González —amonestado por protestar— ya jugaban sin Julio Cidoncha, obligado a abandonar el césped tras un fuerte golpe sufrido en la espalda en una disputa aérea con el portero Álex Lázaro, del que se pidió penalti.

La segunda mitad fue más animada. Gracias, en parte, a la entrada de Ernest Ohemeng tras el descanso por Javi Sánchez, aquejado de molestias. El extremo con pasado en la élite del fútbol portugués aportó algo diferente a lo que se estaba viendo, sobre todo, por parte de los serones. Aun así, no bastó para que generaran una situación que amenazara, de verdad, a Lombo. Con la incorporación del ghanés, los extremeños dispusieron de un once con mayor vocación ofensiva. Pajuelo retrasó su posición al eje de la defensa y Mario González se situó junto a Javi Pérez en el doble pivote.

Pero, pese a ello, quien más rozó el tanto fue el Unión Adarve, coincidiendo, también, con los cambios. Pineda agitó el encuentro con sus acciones por banda izquierda. Una de ellas provocó una doble ocasión que bien pudo convertirse en el 1-0, pero que, sobre todo, ilustra a la perfección por qué el Villanovense tan solo ha encajado catorce tantos en 26 jornadas. Y es que la zaga bloqueó la volea de Calleja, que llevaba marchamo de gol, y el posterior derechazo de Meseguer desde fuera del área.

Junto a Pineda, Manu González dio entrada a Albur, por lo que Carbonell se ubicó en la punta de ataque, al menos, provisionalmente, porque Harta acabó reemplazando al ex de Las Rozas. No obstante, la mejor oportunidad para marcar no perteneció a ninguno de los delanteros, sino a Dani González, sumado al ataque desde segunda línea para cabecear, en una posición inmejorable, el envío de Albur desde la derecha. Pero el centrocampista lanzaroteño mandó el testarazo arriba.

Prácticamente, así concluyó un encuentro en el que el Adarve podía haber puesto fin a su dinámica sin vencer, que ahora se prolonga a cuatro partidos antes de afrontar, la próxima semana, una de las salidas más duras del curso. Será en el Príncipe Felipe ante el Cacereño, el cuarto mejor local del grupo y que tan solo ha perdido en casa en una ocasión (de un total de trece encuentros).

UNIÓN ADARVE Lombo; Meseguer (A), Juanma (A), Lobato (A), Miñambres; Pablo Rojo, Calleja (A), Cidoncha (Dani González, 25′); Carbonell (A) (Harta, 78′), Maganto (Pineda, 65′) (A), Segovia (Albur, 65′).
VILLANOVENSE
Álex Lázaro; Benji, Javi Sánchez (Ohemeng, 46′), Adri Escudero, Samu Hurtado; Pajuelo, Javi Pérez (Javi Tapia, 88′), Guille Perero, Mario González; Higor Rocha (A) (Andi, 80′), Farrell (Sillero, 65′).
GOLES No hubo.
ÁRBITRO Alejandro Sánchez Alba, colegio aragonés. Amonestó a Manu González, entrenador del Adarve, en el minuto 30.
INCIDENCIAS Vicente del Bosque, unos 350 espectadores.
Los Importantes 2022/2023
ADARVE
3.
2. Lobato
1. Pineda
E: Manu González 1
Publicidad

1 COMENTARIO

  1. vuelta a la realidad para vendedores de humo, faltan 8 jornadas y habra que hacer 8 ptos sin descuidarse en ningun partido.
    equipo sin identidad que crea indiferencia, cada vez mas alejado del paciente espectador y del barrio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí